Deportes

ATLETISMO

Relevo generacional en Hinaco Monzón

El equipo masculino pierde a Pol Oriach pero los jóvenes están un año más curtidos. Las chicas se quedan sin Elena Guiu y Mireya Arnedillo

El equipo femenino consiguió mantenerse un año más en Primera tras una gran jornada final.
El equipo femenino consiguió mantenerse un año más en Primera tras una gran jornada final.
S.E.

Hinaco Monzón mantiene su apuesta de cantera ante la temporada que se inicia y en la que asegurar un año más la permanencia en la Liga de Clubes de Primera División, con sus equipos masculino y femenino, es el objetivo. Luego están los propósitos individuales, donde la entidad mediocinqueña conserva un buen nivel de resultados en el medallero. Un Hinaco Monzón que este año estrena equipaciones, siempre con el rojo por bandera.

La escuadra masculina presenta como más destacada la baja de Pol Oriach, tras dar el salto al profesionalismo de la mano del Nike. Entre los filiales, tampoco podrá contar con el fragatino Javi Cruz, fichado por el Playas de Castellón, si bien el lanzador no ha llegado a debutar con Hinaco en la Liga.

Con el incremento de las cuotas de las licencias, también ha habido atletas que han decidido no renovar, como es el caso de Eliseo Martín. También han causado baja Pero en general, y con lo expuesto, se mantiene el bloque, en el que destaca el crecimiento del relevo generacional, “con un año más de experiencia y madurez”, observa el presidente del club, José Antonio Andreu.

Y aquí se combinan los veteranos Javier Gazol, Ignacio Vigo, Dani Martí, Iván Espílez o el marchador Rubén Teixeiro, sin olvidar a Álvaro además de Ander Hurtado e Iker Aldama, dos atletas vizcaínos que se consideran de la casa porque ya llevan una década con los colores del club, con los emergentes jóvenes Mario Revenga, Pablo Delgado, Arturo Armisén, Marco Sampedro, Adrián Zaragoza, Noé Simón, José Espier, Jairo Román, Alberto Mendoza o Pablo Mendoza Todos ellos a caballo entre las categorías Sub-18 y Sub-20.

Hay déficit en los lanzamientos, “cuesta que la gente entre en esta disciplina y los jóvenes no pueden competir con los artefactos de la categoría absoluta”, indica Andreu.

El club también puede echar mano de los clubes filiales, entre los que siguen Zuera, Utebo, Tragamillas y Zenit, además de Atletismo Pómez de Barbastro.

“Seguramente en el estadillo estaremos entre los cuatro últimos, pero luego hay que competir. Pensamos que los veteranos se mantienen a gran nivel y que el cambio generacional, con ese buen grupo de atletas de 2002, son los que compitan en la mayor parte de las pruebas”, destaca el presidente.

El club asume de antemano que, al igual que sucedió la temporada pasada, “habrá que sufrir hasta el final”, pero insiste en su convencimiento de que “los jóvenes lo van a hacer muy bien”.

Hinaco está plenamente afianzado en la Primera División, en la que compite desde el año 1993 -estrenó categoría una temporada más tarde- y por medio estuvo dos campañas en División de Honor (2014 y 2015). Son, por tanto, casi tres décadas ininterrumpidas en el primer plano del atletismo nacional.

Más problemas puede encontrarse el equipo femenino, que cuenta las bajas de dos de sus pilares, Elena Guiu y Mireya Arnedillo. La bajocinqueña estrena categoría (Sub-20) y club (Valencia) y la zaragozana, hasta ahora en el Zenit, pasa al Playas de Castellón. Tampoco han renovado la pertiguista Alicia Raso, que ya no compitió el año pasado y está muy centrada en sus estudios universitarios -si bien está abierta a retornar a la actividad-, y la lanzadora Celia Almunia, que de momento ha dejado el atletismo.

La formación femenina seguirá liderada por la velocista Laura Pintiel (este año ya Sub-23) y en esta misma disciplina cuenta con la ballobarina Elena Daniel, recuperada de las lesiones que le mermaron la temporada pasada. Se cuenta asimismo con Verónica Escartín y Noemí García.

Pero también aparecen atletas de clubes vinculados que aportarán un buen nivel, casos de Raquel de Francisco, Paloma Lizana, Vega Artero. Diana Mur, Natalia Benito.

Junto a ellas, la expectativa del papel que puedan desempeñar las más jóvenes, como Paula Ambau, Sofía Nasarre, Jara Mazcaray o Andrea Ordobás, algunas de ellas con un año más de experiencia. En esta combinación también figuran Carmen Nadal, Nerea Supervía, Ana Flores, Silvia Cartiel, Paula Vallés o Julieta Carbajal.

Sin olvidar a las clásicas Nuria Sierra, Mónica Saludas, Saida Busqueta o Sara Sampietro, siempre dispuestas a tirar del carro.

En conjunto, comenta Andreu, “a pesar de las bajas que nos daban triunfos seguros, estoy convencido de que en el medio fondo podemos dar un paso adelante. En los lanzamientos sí que damos un paso atrás pero en la velocidad tenemos una buena respuesta ya que junto al valor seguro que es Laura Pintiel, confiamos mucho en Elena Daniel”.

El objetivo de la escuadra femenina no es otro que el de la permanencia. “El equipo lleva en Primera División, de forma ininterrumpida, desde el año 2015 y antes estuvo otras dos temporadas. Sabe lo que es sufrir y siempre ha salido airoso”, advierte José Antonio Andreu.

Recuerda el presidente del club que tradicionalmente figura en la parte baja de los estadillos y que en las dos primeras jornadas, que son las más complicadas porque hay que afrontarlas con dos atletas por prueba, la posición clasificatoria no ha sufrido muchas variaciones. Y que siempre ha sido en la última y definitiva jornada, a una atleta por prueba, cuando las chicas de Hinaco han dado lo mejor de sí mismo para asegurar la permanencia de manera clara y solvente. “Siempre han sabido sacar excelentes resultados por su nivel de competitividad y compromiso. Estamos super confiados en ellas. Tenemos un grupo en el que muchas empezaron desde cadetes en 2014 y han ido creciendo con el equipo”.

En conjunto, Hinaco Monzón cuenta esta temporada con 129 licencias federadas, de las cuales 77 son masculinas y 52 femeninas, apreciándose un descenso de aproximadamente el 30 por ciento de fichas con respecto a la temporada pasada.

La cuenta atrás ya ha comenzado con la preparación invernal, las primeras competiciones de pista cubierta todo ello con el foco puesto en la jornada inaugural de la Liga, el 30 de abril, para seguir afinando con la segunda a mediados de mayo y afrontar la final en la segunda semana del mes de junio.  

El equipo masculino logró la permanencia en San Sebastián el año pasado.
El equipo masculino logró la permanencia en San Sebastián el año pasado.
S.E.
Etiquetas