Deportes

BALONCESTO/LEB ORO

Una competición casi parada y con mucho por recuperar

En las próximas semanas hay que disputar veintitrés partidos aplazados en las últimas cuatro jornadas  

La competición apenas ha podido jugar partidos en el último mes.
La competición apenas ha podido jugar partidos en el último mes.
Pablo Segura

La LEB Oro lleva tres semanas en las que se ha rozado la paralización de la competición debido a los brotes de covid que han afectado prácticamente a todos los equipos.

En las últimas tres jornadas se han disputado sólo seis de los veintisiete encuentros previstos. En las jornadas decimotercera y decimocuarta se jugaron tres de los nueve partidos, mientras que en la decimoquinta se produjo el pleno de suspensiones y no se jugó ningún encuentro.

A estos veintiún encuentros aplazados se unen otros dos correspondientes a la duodécima jornada, para un total de 23 encuentros aplazados. Son casi tres jornadas completas.

Esta semana, de momento, sólo se va a recuperar uno de los veintitrés, el Juaristi ISB-Valladolid, programado para mañana. El equipo local es, precisamente, el rival del domingo del Levitec, que visitará la pista de Azpeitia.

Ello implica que quedarán veintidós partidos por recuperar, siempre que no se añadan nuevos aplazamientos.

La decisión de la Federación Española de dar hasta el día 30 de enero para jugar todos los encuentros de la primera vuelta se quedó desfasada apenas aprobada, dados los nuevos aplazamientos. Hay intención de que, al menos, los equipos implicados en la clasificación por la Copa Princesa, acaben lo antes posible la primera vuelta.

De momento, este fin de semana hay programa completo con una nueva jornada, la decimosexta y penúltima de la primera vuelta.

Y la próxima semana debería comenzar la recuperación masiva de partidos. De hecho, ya hay fijados para el miércoles 19 y para el jueves 20 de enero siete encuentros, es decir, casi una jornada completa.

El día 19 se jugarán el Estudiantes-Levitec, el Coruña-Alicante, el Melilla-Palencia, el Almansa-Cáceres y el Granada-Castelló. Y el 20, el Oviedo-Palma y el Lleida-Girona.

El día 23 se disputará la decimoséptima jornada, última de la primera vuelta, en la que, por el momento, se mantiene un horario unificado: el domingo a las 12:30 horas.

El miércoles 26 se jugará el Aicante-Granada. Y todavía quedan por fijar fecha para quince encuentros.

El margen no es muy amplio, pues hay que tener en cuenta los desplazamientos que implican y los equipos que están inmersos.

Febrero, semana con dos jornadas y ventana

En la primera semana de febrero hay establecidas dos jornadas. Por tanto, los equipos ya tiene fijados tres partidos entre el 28 de enero y el 6 de febrero, lo que les hará imposible jugar partidos aplazados en esas fechas, salvo que haya nuevos aplazamientos coincidentes que lo posibiliten.

Después de esa jornada hay un parón por una ventanas de selecciones. En la misma se podrán jugar aplazados, siempre que no haya equipos perjudicados por la ausencia de jugadores seleccionados.

El Levitec Huesca, casi un mes sin jugar

Para el Levitec Huesca los aplazamientos han supuesto romper totalmente el ritmo de competición y hacerlo en un momento en que el equipo parecía ir hacia arriba, con una victoria contra el Oviedo y buenos minutos en Lleida, pese a las circunstancias y las bajas.

El equipo jugará en Azpeitia este domingo, 16 de enero, prácticamente un mes después de su último partido, el que jugó en Lérida el 17 de diciembre.

En una competición en la que teóricamente no había semanas de descanso, ha estado tres sin jugar y regresará, si la covid no lo impide, a la cuarta.

Su rival, el Iraurgi, llegará habiendo jugado el 28 de diciembre y el 11 de enero, con parones, pero algo más rodado.

Y en este mes de enero y febrero, con estas circunstancias y con la acumulación de partidos que se va a producir, va a ser clave la adaptación rápida a la competición y la de recuperación entre encuentros.

El Palma ficha al escolta Elijah Brown

El Palmer Palma, equipo que marcha colista en la LEB Oro con sólo una victoria se ha reforzado con el escolta estadounidense Elija Brown, que la pasada campaña jugó con Oviedo, realizando una buena campaña y con destacados números en su haber.

Brown disputó entonces 26 partidos en los que promedió 13,6 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias. Antes había jugado en el Breogán, aunque el confinamiento apenas le permitió competir. Y este año estaba en Francia para cubrir una baja por lesión.

Etiquetas