Deportes

DATCHBALL

Disfrute y deportividad en datchball en Panticosa

El VI Campeonato de Navidad reunió a doscientos sesenta jugadores de todas las edades

El pabellón La Paul de Panticosa disfrutó de una fantástica jornada.
El pabellón La Paul de Panticosa disfrutó de una fantástica jornada.
Alberto Navarro

Panticosa acogió con éxito el VI Campeonato de Navidad de Datchball, que se disputó el sábado pasado con la participación de 260 jugadores.

Promovido y organizado por la Federación Aragonesa de Datchball y a través del Club Datchball Utebo y el ayuntamiento panticuto, y con el patrocinio de Energías de Panticosa, esta edición contó con 34 equipos distribuidos en 6 categorías a partir de los 6 años.

El creador y artífice de este deporte, el serrablés Roberto Navarro, dice que ha sido un torneo “fabuloso, limpio, muy emocionante, con la gente muy comprometida, partidos muy vibrantes. El comportamiento de los jugadores fue impecable algo que nosotros valoramos mucho porque es un deporte en el que cada uno tiene que reconocer cuándo ha sido golpeado, y la labor del árbitro también fue impecable. Desde los más pequeños hasta nosotros los adultos y los veteranos, todos lo pasamos estupendamente y muy contentos con las medallas, cada uno por participar tuvo la suya, y con las copas, jamones y paletillas que tuvieron los dos primeros de cada categoría, así que muy contentos con el resultado”.

El concejal de Turismo y Deportes del ayuntamiento de Panticosa, José Pueyo, dice que el balance de este evento “es positivo” y argumenta que ese fin de semana “hemos tenido mucha gente en el valle y no solo jugando al datchball en Panticosa, también ha habido público disfrutando del esquí de fondo en el Balneario, del alpino en las estaciones de Aramón Formigal-Panticosa, en la tirolina de Hoz de Jaca, o en el parque de Lacuniacha. El valle de Tena tiene muy buena oferta turística”.

El torneo se disputó durante toda la jornada en el polideportivo La Paul y terminó con las finales de las distintas categorías y entrega de premios. “Montamos siete campos con redes y con unos bloques de goma espuma que nos subieron de Zaragoza. La organización de un evento así es muy compleja pero ya tenemos experiencia”.

En cuanto al número de jugadores, Roberto Navarro apunta que la covid y el miedo a la situación mermó el número final. “Hubiéramos tenido unos cien más, pero las circunstancias que vivimos son entendibles. Nosotros habíamos apostado por seguir adelante con el torneo y fueron las familias que estaban inscritas las que nos empujaron a seguir adelante con el evento. Esperamos que las próximas navidades lo podamos organizar ya con total normalidad”.

Esta semana unos 2.500 niños y niñas disfrutaran del Datchball en los Juegos Escolares de Aragón que se disputan en Huesca y Zaragoza, y que organiza Club Datchball Utebo con el amparo de la Federación Aragonesa de este deporte. “Este sábado y domingo tenemos en Zaragoza a mil niños, y en la Almunia de San Juan hay unas familias muy entregadas con este deporte, prácticamente todos los alumnos de la escuela están entrenando, en esa zona de Huesca son más de mil los chavales apuntados en Juegos Escolares. Además, se juntan con la categoría absoluta y organizan una jornada de todo el día por la que pasan jugando todas las categorías. En Teruel los Juegos los organizan las comarcas y nosotros organizamos un torneo para abril en Alcañiz”.

Roberto Navarro argumenta que el datchball “es un deporte que engancha y en el que todo el mundo se siente válido, respetado. Hay momentos de juego que son fantásticos porque los menos habilidosos tienen mucho éxito jugando, y resuelven partidos, es un deporte que tiene magia. Yo no me imaginaba que también engancharía a los adultos. Por ejemplo, en Sariñena, además de los chavales, están entrenando seis mujeres adultas y un hombre. Como es un deporte mixto nosotros potenciamos mucho el deporte femenino. Estamos muy contentos con la acogida”.

Más sobre el datchball

El datchball es un deporte de equipo nuevo nacido en la escuela que se caracteriza por tener una fuerza y un dinamismo único. Trabaja tanto aspectos cognitivos y motrices como afectivos, lo que favorece el desarrollo de autoestima al sentirse todos útiles y necesarios dentro del equipo. “Por encima de todo el datchball es un deporte integrador”, apunta Roberto Navarro. 

Etiquetas