Deportes

senderismo

Excursión circular del CER a las ermitas de Samitier y el Entremón

Una marcha sobre un conjunto impresionante, de poco más de 13 kilómetros y casi cinco horas

El grupo de excursionistas en la ermita de Samitier.
El grupo de excursionistas en la ermita de Samitier.
CER

GRAUS.- El Centro Excursionista Ribagorza organizó el pasado domingo una excursión circular desde la localidad de Samitier, en la comarca de Sobrarbe. En una mañana soleada y de temperatura casi veraniega, el recorrido transcurrió por las ermitas de Santa Valdesca y San Emeterio y San Celedonio y por el congosto del Entremón, en el encajonado tramo del río Cinca que desciende desde la presa de Mediano al puente de Ligüerre.

Los 24 excursionistas salimos de Graus a las 8 horas y nos dirigimos por carretera hasta Samitier, junto a cuya iglesia parroquial y la fuente de su plaza aparcamos nuestros vehículos. Desde allí, a las 8.45 horas, iniciamos nuestro recorrido a pie siguiendo los nuevos indicadores de madera que permiten subir al castillo por un nuevo sendero que ha sido acondicionado recientemente. Este nuevo itinerario es mucho más atractivo para los senderistas que el que transita por la pista de tierra, que era el único que podía seguirse hasta no hace mucho.

En poco rato, y siempre en subida, llegamos a la ermita de Santa Valdesca, una construcción del siglo XVI cuyo interior visitamos. Continuamos subiendo hasta desembocar en la pista y disfrutar de magníficas panorámicas del embalse de Mediano, con una parte de la torre del antiguo pueblo que da nombre al pantano emergiendo de las aguas y con el Pirineo nevado al fondo. Tras un corto ascenso por terreno ya rocoso, llegamos a la ermita de San Emeterio y San Celedonio, extraordinaria construcción románica de tres ábsides que data del siglo XI y fue restaurada a finales de los pasados años noventa. Tras atravesar la ermita, salimos a los restos del viejo torreón del castillo medieval. Todo el conjunto, situado en un lugar vertiginoso sobre verticales paredes de roca, es impresionante. Allí nos hicimos la foto de grupo y disfrutamos de las excepcionales vistas que el lugar ofrece.

Descendimos a la pista y subimos por sendero poco marcado y con alguna fácil trepada hasta los restos de la llamada torre mora, ubicada en un peñasco que está frente al conjunto de ermita y torreón que acabábamos de visitar. Descendimos luego en busca de la pista que por la izquierda baja hacia Ligüerrre de Cinca. Nos salimos de la pista y tomamos un sendero que desemboca en la carretera. Al otro lado de la misma, junto a las ruinas de la ermita románica de San Salvador, hicimos una parada para almorzar y reponer fuerzas.

Volvimos a la carretera, cruzamos el puente sobre el Cinca y tomamos el GR-1 por un sendero a nuestra izquierda que se adentra, por la margen izquierda del río, en el llamado Congosto del Entremón. Pasamos frente a la cueva de las Palomas y por el aéreo paso de la Media Caña y no tardamos en llegar a la presa de Mediano. Continuamos por un tramos de carretera y nos desviamos por una senda a nuestra izquierda que en poco minutos nos devolvió a Samitier, donde llegamos a las 13.30 horas. Habíamos recorrido poco más de 13 kilómetros en cuatro horas y cuarenta y cinco minutos con las paradas.

Etiquetas