Deportes

KICKBOXING

Mohamed Amine, con ambición ante el Mundial

El barbastrense viajó este sábado a Italia y disputa desde este lunes el torneo junior en dos modalidades, Light Contact y Pointfight

Amine y su entrenador, Carlos Alcoba, antes de coger el avión a Venecia.
Amine y su entrenador, Carlos Alcoba, antes de coger el avión a Venecia.
S. E.

El joven barbastrense Mohamed Amine partió ayer junto al resto de la selección española de Kickboxing y a su entrenador, Carlos Alcoba, hacia la localidad italiana de Jesolo, cerca de Venecia, donde desde mañana lunes disputa el Mundial Junior de este deporte de contacto. De hecho, Amine es el primer aragonés que va a disputar esta competición después de que el binefarense Ángel Alcoba participara en el de categoría Senior.

Mohamed es el vigente Campeón de España en la modalidad de Pointfight y Subcampeón en Light Contact, ambos títulos en la categoría junior -57 kilos. Ambos éxitos han sido sin duda el principal impulso para ser seleccionado para el Mundial. Además, en julio Amine y su entrenador ya participaron en una concentración en Madrid para acabar de confeccionar la lista para el Mundial.

Un orgullo y una sorpresa

El deportista del Vero se mostraba en primer lugar ilusionado y orgulloso por poder disfrutar de esta oportunidad. “Para mi es un orgullo representar a Barbastro, mi ciudad natal, a Aragón y a España en un Campeonato del Mundo. En los dos últimos años he conseguido subir al podio junior del Campeonato de España y supongo que eso ha sido importante para que desde la federación hayan decidido elegirme”.

Con 18 años de edad, Amine lleva cinco en este deporte. “Siempre he hecho mucho deporte, he probado el fútbol, el atletismo, el judo... hasta que conocí el kickboxing una Navidad, en la feria Zagalandia, y me enteré de que se practicaba en Barbastro. Me gustó mucho y decidí empezar, y hasta ahora”.

Sin duda para su progresión han sido claves Carlos y Ángel Alcoba, padre e hijo, responsables de la Escuela Barbastro, y también de la de Binéfar, y grandes impulsores de este deporte en la provincia. “Gracias a ellos ahora puedo decir que voy a participar en un Mundial. Con ellos el trabajo diario es duro, pero su implicación es total, se vuelcan contigo, y eso es algo que yo valoro mucho. En otros deportes no he visto esa implicación y desde luego que han sido fundamentales para que haya podido ganar un Campeonato de España”.

Después de sus medallas y de la concentración en Madrid sabía que tenía opciones, pero la llamada final le sorprendió. “Me llamaron hace casi dos meses y fue una gran sorpresa. Estaba de vacaciones en ese momento pero enseguida nos pusimos a la faena para preparar la competición”.

Un final de verano sin respiro

Durante el verano ha trabajado con intensidad, casi a diario con físico por la mañana y técnica por la tarde, y una vez comenzó sus estudios universitarios en Zaragoza, alternando entre la capital aragonesa, Barbastro y Binéfar. “Estas últimas semanas he hecho muchos kilómetros para poder entrenar”, señalaba.

En todo caso, un trabajo que da por bueno. “El trabajo ya está hecho y llego bien, ya afinando cosas y trabajando también lo mental, que es muy importante”.

En cuanto a objetivos, es ambicioso pero no se marca ninguno concreto. “Mi categoría es de las más numerosas en el Mundial, con una treintena de competidores en cada una y los mejores del ranking mundial. Lo primero será intentar superar la primera ronda, y luego ir con ambición. Pero sobre todo mi objetivo es disfrutar y, ya si pudiera ser, colgarme una medalla”.

Etiquetas