Deportes

FÚTBOL/COPA DEL REY

Un Juventud Torremolinos con pasado aragonés

Carlos Cano jugó la pasada campaña en el CD Brea, mientras que Gerrit defendió la camiseta del CD Ebro entre 2017 y 2019

Gerrit y Cano posan con su camiseta.
Gerrit y Cano posan con su camiseta.
S. E.

La SD Huesca se enfrenta este domingo, con motivo de la primera eliminatoria de Copa del Rey, al Juventud Torremolinos, un equipo de Segunda Federación en el que dos de sus futbolistas, Carlos Cano y Gerrit, ya saben lo que es jugar al fútbol en Aragón.

Carlos Cano jugó la temporada pasada en el CD Brea, a las órdenes del altoaragonés Dani Martínez, y define a su actual equipo como un club “muy humilde y familiar, similar a lo que fue el Brea el año pasado, que han empezado desde abajo y que están haciendo las cosas muy bien pasito a pasito”.

“Somos un equipo al que es muy complicado que le metan gol y, aunque ahora venimos de una pequeña mala racha, estamos trabajando muy bien”.

El pasado 24 de octubre, el equipo entrenó por la mañana y, tras la sesión, vieron todos juntos el sorteo. “Siempre tienes esa cosilla de que ojalá te toque un Primera, que es muy difícil, pero también nos podía haber tocado un Primera Federación. Al final, tuvimos suerte y nos tocó el Huesca, un equipo consolidado en Segunda y que no hace mucho estaba en Primera. No es ningún recién ascendido, es un club histórico, con jugadores de élite y que te hace ir con muchas más ganas”, afirma el joven central.

“Vamos a ir a por todas. Yo veo bien al equipo y el entrenador no quiere perder el partido. Es una cita muy importante para el club y un partido que los jugadores disfrutaremos mucho, ya que es una experiencia que no todos pueden vivir. Si conseguimos pasar, sería una pasada”, señala Cano.

La temporada pasada, el central ya sintió ese hormigueo al jugar contra el Ibiza en Copa del Rey con el Brea y además, conoce muy bien a algunos de los jugadores que saltarán al césped el domingo en El Pozuelo.

“En cuanto nos tocó el Huesca, hablé con mi ex compañero Luis Costa y me dijo que Ziganda estaba apostando por muchos de los jugadores del Huesca B del año pasado”, señala Cano, que bromea: “Otra vez me va a tocar cubrir a Kevin Carlos”.

El veterano centrocampista Gerrit también conoce muy bien el fútbol aragonés, ya que en las temporadas 2017/2018 y 2018/2019 fue uno de los mejores jugadores del CD Ebro en la ya extinta Segunda División B.

“Después de haber estado jugando con el Numancia en Segunda, los dos años que estuve en Zaragoza fueron, sin duda, los más bonitos y los que más he disfrutado. Me llevé muchos amigos de mi estancia allí y, en su día, incluso pensé en que no me hubiese importado retirarme allí.

A sus 36 años, Gerrit afronta su tercera temporada en el Juventud Torremolinos y sabe lo importante que es el partido para el municipio: “Lo afrontamos con muchísima ilusión. Es un día histórico para el club y para todo el pueblo de Torremolinos, que nunca ha jugado en una competición como esta. Que venga un equipo como el Huesca, que ha jugado en Primera, es una alegría para todo el mundo y para nosotros es un premio a la gran temporada pasada que hicimos.

Gerrit no descarta dar “la campanada”, ya que, según señala, son un equipo “al que le gusta mucho tener la pelota y al que le cuesta mucho que le hagan gol”.

“Tenemos un poquito la llama del gol apagada”, bromea el andaluz, que coincidió con Óscar Sielva en el Marbella durante la temporada 2015/2016, en la que ambos jugaron en el centro del campo.

“Tenemos ilusión y muchas ganas de que llegue el día, y luego, quien sabe si podemos dar el campanazo”, dice el centrocampista, que afronta su tercera temporada en el club de su tierra; “Soy de aquí, vine por el proyecto y creo que no hay nada más grande que poder conseguir algo histórico con el equipo de tu pueblo”.

Consciente de la dificultad, señala que una victoria les daría “un subidón de moral” para revertir el inicio de temporada.

Solo queda que el balón eche a rodar el domingo en El Pozuelo, y que gane el mejor.

Etiquetas