Baloncesto

BALONCESTO - LEB ORO

Sigue la cuesta abajo del Levitec Huesca

Clara y contundente derrota ante el Granada (97-64)

Sigue la cuesta abajo del Levitec Huesca
Sigue la cuesta abajo del Levitec Huesca
F. R.

COVIRAN GRANADA 87

LEVITEC HUESCA 64

COVIRAN GRANADA: Carlos de Cobos (11), Oroz (0), Manu Rodríguez (8), Guille Rubio (12), Devin Wright (7) -cinco inicial- Almazán (5), Corts (23), Josep Pérez (3), Pardina (9), Iriarte (9), Sánchez (0).

LEVITEC HUESCA: Dani García (11), Sans (5), Gjuroski (18), Tyler Haws (4), Nurger (11) -cinco inicial- Johnson (2), Odoch (6), De Blas (0), Hartwich (4), Karahodzic (3).

PARCIALES. Primer Cuarto: 18-16 Segundo Cuarto: 26-15 (44-31) Tercer Cuarto: 22-13 (66-44) Cuarto Cuarto: 21-20 (87-64)

ÁRBITROS: Asier Quintas, Alberto Lázaro y Eva Areste.

PABELLÓN: Palacio de los Deportes. Unos 3.200 espectadores.

GRANADA.- Clara y contundente derrota de Levitec Peñas Huesca en un encuentro donde los de Guillermo Arenas volvieron a venirse abajo, no es la primera vez, en el segundo y tercer periodos. Tras diez minutos de inicio más que aceptables, el conjunto oscense se difuminó en una mala defensa y en un errático ataque que puso las cosas en bandeja al Covirán, que pese a las ausencias logró un triunfo cómodo que le asienta en la zona noble. Para los altoaragoneses, la racha de derrotas se profundiza y las sensaciones no mejoran.

Levitec Huesca aguantó bien el tipo en el primer acto en una de las canchas más complicadas de la categoría. Los de Guillermo Arenas jugaron con desparpajo y trataron de aplicar su receta de velocidad ante un Covirán donde el juego de Manu Rodríguez desde el perímetro, triple incluido, era la mejor receta de salida para anotar mientras los aragoneses repartían más este rol.

Dani García y Gjuroski respondían bien al primer estirón de los locales en el electrónico, de 9-5 a empate a nueve, pero incluso tras las primeras rotaciones tres tiros libres anotados por Odoch ampliaban el parcial peñista a un 0-7, renta de tres para Huesca.

Pero la cuestión se movía a tirones y dos triples consecutivos de Corts le devolvían el mando de la contienda al conjunto de Pablo Pin. Los locales no podían apenas anotar en juego interior y resolvían sus transiciones desde la larga distancia. Casi sobre la bocina, Hartwich anotaba el 18-16, perdonando desde la línea de lanzamientos libres la opción del dos más uno.

Todo estaba abierto en un duelo equilibrado, pero el arranque del segundo periodo fue el hundimiento del conjunto de Guillermo Arenas. No hay peor cuña que la de la misma madera, y Joan Pardina iniciaba las hostilidades con un triplazo. Fallaba Huesca sus ataques, malísima mezcla entre prisas, malas selecciones y errores, mientras los bombarderos de Granada seguían martilleando desde la larga distancia. Carlos Corts anotaba de tres y obligaba a Arenas a pedir un tiempo muerto.

Con dos bases en pista, los andaluces mandaban y anotaban su tercer triple seguido, en manos de otro ex como Pérez, para distanciarse por encima de diez en un parpadeo. Nurger rompía esta mala racha con los primeros puntos peñistas, pero de Cobos repetía, cuatro canastas locales, cuatro triples. Guillermo Arenas pedía su segundo tiempo muerto porque al equipo no le salía nada en ataque, hasta que un triple de Dani garcía devolvía ciertas esperanzas.

Pero los del Pablo Pin habían mordido la presa, y a pesar de un triple de Gjuroski que por unos segundos bajó la renta a menos de diez puntos, pronto volvieron los locales a mandar en todos los ámbitos del encuentro hasta el 44-31 del intermedio.

La salida tras el descanso volvió a resultar nefasta para un Levitec Peñas que demabulaba por la pista acumulando error tras error, en defensa y en ataque. El quinteto nazarí, empujado por la grada, se movía como pez en el agua por la pista en un baloncesto fluido y espectacular. Un triple de Corts redondeaba un parcial de salida de 7-0 y los oscenses estaban veinte abajo con un kmundo por jugarse, 51-31.

Restaban ocho minutos para el final del cuarto y Arenas ya gastaba su primera baja en forma de tiempo. Ninguna de las pruebas funcionaba en la continua rotación en busca de un quinteto de garantías, aunque dos triples de Sans y Gjuroski, chispazos en medio del desierto, le metían algo de picante al marcador con un 52-37. Una técnica a Johnson y las acciones espectaculares de Iriarte para Granada pronto devolvían los veinte de margen para el cuadro de Pablo Pin, acabando el periodo con un 66-44 descorazonador tras dos tiros libres de Carlos de Cobos.

Sólo cabía pensar en el milagro, pero los veinte minutos anteriores de Levitec Peñas no invitaban precisamente al optimismo. De hecho, el encuentro se fue deslizando con placidez hacia el final sin que las distancias se movieran en exceso. De hecho, tras una canasta de Gjuroski, el tiempo muerto del entrenador local desembocó en el final de cierta relajación. Y qué mejor que hacerlo con dos triples seguidos, Corts y Manu, para ubicar un 75-51. Sólo Gjuroski aparecía por la canasta de enfrente, llegando al final del partido anotaciones más sencillas porque la cuestión defensiva se relajó.Al final, cuarta derrota seguida de Levitec Peñas y los playoffs que se alejan un poco más.

Etiquetas