Baloncesto

BALONCESTO - LEB ORO

Levitec, con una mala situación en un escenario enrevesado

El equipo arranca etapa con lastre y el final de la primera fase permite mejorar poco la situación de cara a la segunda

Levitec, con una mala situación en un escenario enrevesado
Levitec, con una mala situación en un escenario enrevesado
R.G.

HUESCA.- La etapa de Carlos Lanau como entrenador del Levitec Huesca arranca con una situación clasificatoria muy complicada para el equipo, que está prácticamente abocado a jugar en el grupo por la permanencia en la segunda fase de la competición y cuyos resultados hasta ahora han sido muy malos (3 victorias y 10 derrotas).

Y además, se encuentra en unas circunstancias complejas, debido al cambio de formato de la competición de esta temporada. Al equipo le restan cinco partidos de la primera fase, pero podría ser que sólo uno o dos de ellos tuvieran trascendencia para la segunda fase. Aún no está claro, pero es muy probable.

Lanau se hace cargo de un equipo que ha perdido siete de sus últimos ocho encuentros y que a lo largo de la campaña sólo ha ganado a dos equipos: el colista Canoe, al que batió en sus dos enfrentamientos, y el Girona, al que ganó en Huesca.

Ha perdido dos veces contra el Murcia y el Granada y una vez contra el Alicante, Palma, Castelló, Lleida y Almansa.

Y estos cinco últimos equipos, por ese orden, son sus rivales para acabar esta primera fase. Los encuentros se jugarán desde este viernes 29 de enero hasta el 7 de marzo con un parón en la mitad por las ventanas FIBA.

Ahora mismo cuatro de los próximos rivales de los peñistas están entre los cinco primeros del grupo y sólo el Lleida está entre los cinco que irían a pelear por no descender, pero es algo que puede cambiar.

Teniendo en cuenta las actuales posiciones, Levitec Huesca tiene de cara a la segunda fase 3 victorias (las dos de Canoe y la de Girona) y 4 derrotas (las dos de Murcia, la de Girona y la de Lleida). Le quedaría contabilizar el resultado contra Lleida.

POCO MARGEN DURANTE LA PRIMERA FASE

Su margen para cambiar esas cifras es relativamente pequeño. Canoe y Murcia apenas tienen opciones de estar en el grupo por el título y eso deja a Levitec con dos victorias y dos derrotas casi seguras.

Girona tiene opciones aún de engancharse a los cinco primeros puestos y dejar sin una victoria a los peñistas, en ese 1-1 entre ambos.

Y los oscenses han perdido sus primeros encuentros contra Palma, Lleida y Almansa, contra los que tendrán una segunda oportunidad. En todo caso, lo máximo que podrían lograr ante ellos es un balance de 1-1 y si hubiera un cambio de alguno de arriba por el Girona, los oscenses se quedarían igual.

Parece casi seguro que entre los cinco primeros estarán Alicante, Castelló y Granada y, por tanto, Levitec se juega básicamente pasar con unos resultados que van desde el 4-4 en el mejor de los casos a un 2-6 en caso de catástrofe (no sumar más victorias contra rivales directos y que Girona se meta arriba).

Sólo sería posible un 5-3 en caso de que Murcia quedara arriba y los oscenses sumaran las dos victorias contra Canoe y una contra cada uno de sus otros tres acompañantes.

Con ojos realistas la situación actual dista bastante de ser de salvación, como la interpretaba el técnico saliente, David Gómez.

De hecho, el Levitec es uno de los tres teóricos ocupantes del grupo de abajo que ahora mismo arrastraría números negativos (más derrotas que victorias) y, además, es el que más partidos ha acumulado hasta ahora y, por tanto, al que menos le quedan por jugar.

Tomando porcentualmente la clasificación del teórico grupo de abajo, el Peñas lleva un 42,5 por ciento de victorias (3 en 7 partidos). Sólo lo empeoran el Canoe (0 en 3) y Tizona Burgos (25 por ciento, 1 de 4). Ourense y Cáceres llevan el 50 por ciento de victorias (2 en 4 partido) y el resto, mejores porcentajes.

Y si Levitec ha jugado ya siete de los ocho partidos que cuentan para la segunda fase, eso significa a la vez que casi ha jugado la mitad de los partidos que decidirán el descenso, que serán solo 16, los ocho de esta fase que se arrastren y los ocho que le quedarán por jugar contra los cuatro equipos del otro grupo a doble vuelta.

Queda mucho por delante, pero el equipo debe hacer un buen trabajo y mejorar sus resultados si quiere seguir en la LEB Oro el próximo año por la vía deportiva.

Etiquetas