Balonmano

BALONMANO - Liga Asboal

Se acaba la racha de Bada Huesca (29-22)

Los de Nolasco caen ante Helvetia Anaitasuna

Se acaba la racha de Bada Huesca (29-22)
Se acaba la racha de Bada Huesca (29-22)
LOF

PAMPLONA.- Se acabó la racha. Queda en siete victorias consecutivas el registro sensacional de Bada Huesca. Los de José Francisco Nolasco, quizás muy cansados tras dos semanas muy exigentes, cayeron al final con claridad, siete abajo, ante un más descansado Anaitasuna. Aunque vacía, la Catedral es siempre la Catedral y los blanquiverdes fueron siempre por delante. Siete de desventaja al descanso pero reacción corajuda de los oscenses en el segundo acto, poniéndose a tres dianas a diez minutos del final. Pero los navarros jugaron bien sus bazas en esos compases y se acabaron llevando el encuentro con suficiencia.

CLICA AQUÍ PARA VER UNA GALERÍA DE FOTOS

Bada Huesca se plantaba en la Catedral para el siempre especial encuentro ante el Anaita, un ´casi-derby´ con primer misil de Tioumentsev desde nueve metros nada más comenzar el choque, pero con una contundente respuesta de los navarros para ponerse por delante con un 3-1 en menos de dos minutos y medio.

Y es que las variables defensivas del conjunto de Quique Domínguez se le comenzaron a atravesar a una escuadra oscense que no acababa de dar con la tecla. Sergio Pérez recortaba desde los siete metros pero el encuentro era claramente dominado por los pamplonicas en los dos lados de la cancha.

Así, una de las primeras intervenciones de Nicolai Bols daba paso al contragolpe veloz y a un 5-2 preocupante. Parecieron reaccionar los altoaragoneses de la mano de Alex Tioumentsev, pero por desgracia resultó prácticamente un espejismo. Así, a los trece minutos Ander Torriko volvía a poner a los navarros con una renta de tres goles, siete a cuatro.

No era el día del conjunto de José Francisco Nolasco, cansados los aragoneses tras unas semanas de mucha carga en este surrealista calendario a causa de la covid-19. Los viajes intersemanales parecieron pesar en las piernas de los rojillos, muy castigados por la velocidad del Anaitasuna.

Nicolai volvía a frenar a los oscenses, y una falta en ataque local permitía cierto consuelo con el 8-6. No se culminaba el despertar de los de Nolasco, y pronto Anaitasuna conseguía por vez primera una máxima de cuatro tras los aciertos de Gastón y Torriko, mientras el cancerbero danés del Anaita se iba agigantando con el paso de los minutos. Adrià Pérez rompía esa mala racha de Bada Huesca en ataque con una diana por el extremo, 10-7, pero esa jugada a los 19 minutos no sería sino el preludio a la peor avalancha pamplonica.

Y es que los minutos iban pesando en las piernas visitantes y Bada Huesca recibió un doloroso parcial de 4-0 que permitiría a Anaitasuna doblar a su adversario a poco menos de cinco minutos para el intermedio, con un 14-7 que dejaba pocos espacios a la duda. Pasos en ataque, pérdidas, malos tiros de Bada y en el otro costado del 40x20, un juego local muy fluido en el ataque para ese doloroso tanteo. Al final, los aragoneses pudieron irse al descanso con una diana menos de distancia en su contra, seis, tras el 17-11 que conseguiría Sergio desde los siete metros.

En el segundo periodo, Bada Huesca estaba obligado a pisar el acelerador con toda la potencia si quería pensar en la remontada. Miguel Espinha se ubicaba bajo los palos, y a pesar de una primera diana de Gucek, acompañada de un paradón del arquero luso y de un dos minutos a Del Arco, todos argumentos esperanzadores, no se acabó de concretar en una reacción veloz de los oscenses.

Pasado el minuto cinco de encuentro, una brillante finalización de Adrià Pérez acercaba a Bada Huesca a cinco dianas de diferencia con un 18-13, pero en los minutos siguientes el Helvetia Anaitasuna iría haciendo la goma, usando ese argot del ciclismo, para irse acercando y alejando, pero nunca dejando a la escuadra de José Francisco Nolasco que resoplara demasiado cerca en la nuca de los navarros.

A los once minutos, dos dianas consecutivas de Gerard Carmona y Sergio Pérez recortaban a cuatro la distancia poniendo el 20-16 en el tanteador. Era posible pensar en milagros, pero había que apretar mucho las tuercas en defensa. Y se soñaba cuando Miguel sacaba dos balones seguidos a Izquierdo y Bazán, haciendo el 20-17 Adrià con velocidad. ¿Por qué no?

Pero no. Anaitasuna despertó tras un tiempo muerto de su entrenador. Nicolai volvía a desplegar brazos y de nuevo los navarros se iban de cinco. Pero como la cosa iba de tirones, tras el 22-17 despertaba de nuevo Bada Huesca. Golazo de Carmona, pérdidas de balón, momento de correcalles en la Catedral y Gucek permitiendo soñar a los suyos con el 22-19 a diez minutos del bocinazo.

Álvaro Gastón sacaba el brazo a pasear con dos latigazos seguidos desde nueve metros para dar cuatro de renta y mucha tranquilidad al balonmano de los locales. Las prisas de Bada acabaron por permitir una diferencia excesiva quizás al final, siete dianas. Pero la cuestión es que los puntos se quedaron con justicia en la cancha de Anaitasuna.

Etiquetas