Balonmano

LIGA ASOBAL

El Bada Huesca afronta el mes de abril como una prueba de fuego

Los próximos tres rivales están al acecho de los puestos que dan acceso a Europa

Gerard Carmona busca el gol desde los siete metros en un partido de esta temporada.
Gerard Carmona busca el gol desde los siete metros en un partido de esta temporada.
LOF

El mes de abril se presenta como una auténtica prueba de fuego para los intereses del Bada Huesca, que no son otros que no dejar escapar la tercera plaza y, con ella, lograr el acceso a la competición europea. Prueba de fuego porque los de Nolasco se enfrentan en las próximas tres jornadas a Cuenca, Fraikin Granollers y Ademar León. “Estamos teniendo un año excelente y todo se puede decidir en este mes. Estamos tranquilos porque nuestro trabajo está siendo bueno, los resultados están saliendo y, aún así, considero que el equipo tiene margen de mejora”, valoró el extremo catalán Gerard Carmona antes de afrontar tres duelos contra equipos que están al acecho de las posiciones de privilegio de la Liga Sacyr Asobal.

“Considero que todos los compañeros están enchufados. Si uno tiene un mal partido, sale otro y aporta. Es lo que nos hace crecer y, partiendo de esta base, nos están saliendo los resultados”, comentó Carmona, quien siente que “las sensaciones son muy buenas desde el principio de temporada”.

Estas buenas sensaciones pueden empañarse con los finales de infarto a los que ha acostumbrado el Bada Huesca al espectador. Pero lo importante, y quizá sea la clave de la temporada, es que el equipo finalmente está sacando adelante los resultados. “A diferencia del año pasado, en los partidos que van igualados, seguimos teniéndolo claro, seguimos confiando y se acaba decantando para nuestro lado, y al final eso es lo que te hace estar arriba”, reveló.

“Entiendo que, en la mala situación actual que estamos atravesando todo el mundo, al menos si a los aficionados que nos siguen, ya sea por uno o por siete, les podemos dar victorias y seguir con el objetivo, para nosotros es lo importante”, sinceró Carmona, añadiendo que estas victorias son motivo de alegría, “aunque ojalá, y yo lo firmo, no tuviéramos que sufrir tanto”.

“A este nivel no te regalan nada y los demás equipos también están muy bien compenetrados y son muy, muy fuertes. También hay equipos que están de media tabla para abajo y son equipazos y te pueden ganar”, comentó el de Sant Boi (Barcelona) sobre la igualdad de juego que existe entre los equipos en esta temporada.

Prueba de ello son los partidos frente a los tres próximos rivales. Y el más claro de todos es el partido frente a Ademar: yendo noveno es un equipo que apeó a los oscenses de la Copa del Rey, que tiene pendientes tres partidos y que, de ganarlos, ejercería presión sobre los equipos que ahora ocupan los puestos europeos.

Carmona está consolidando una de sus mejores temporadas, en la que ha logrado aportar al equipo 80 goles a falta de ocho partidos para poner fin a la campaña. Su récord está en la 2017/18, cuando consiguió anotar 110 tantos, promediando casi cuatro goles por partido. A pesar de ello, “estoy contento porque estoy ayudando al equipo, pero tal como mejor temporada, aún quiero pensar que el techo queda muy arriba y que aún queda mucho para poder decir que esta ha sido mi mejor temporada”.

“Yo solo pienso en que el equipo siga como está, en que si el entrenador considera que tengo que ayudar en el momento que él considere, ayudaré, y a partir de aquí, a seguir creciendo, que es lo único que me importa”, concluyó el extremo barcelonés del Bada Huesca.

Etiquetas