Balonmano

BALONMANO / SEGUNDA NACIONAL

Un año de crecimiento al que sólo faltó la victoria en la final

Oriol Ferré destaca la mejoría del Oscatech Huesca y sus jugadores y las miras al primer equipo que debe tener un bloque joven

Pepe Floris, en acción en uno de los encuentros de la final a cuatro de la Segunda Nacional.
Pepe Floris, en acción en uno de los encuentros de la final a cuatro de la Segunda Nacional.
S.E.

El subcampeonato de Aragón del Oscatech BM. Huesca en Segunda Nacional dejó un sabor agridulce al equipo, que ganó a Vieja Guardia y Mora de Rubielos para llegar a la última jornada en la pelea por el campeonato, pero que cayó con Casetas, anfitrión y primero en la fase regular, con claridad. Pero sirve para mirar al futuro y mantener la ilusión por seguir peleando y formando a los jóvenes jugadores y acercándolos al primer equipo.

El técnico del equipo, Oriol Ferré, subraya que la filosofía y el primer objetivo es que haya jugadores que lleguen al primer equipo. Este año han ido entrando jugadores en los entrenamientos y algunos, como Pepe Floris, Fran Rubio o Pascu han llegado a jugar con el Bada y otros, como el pivote Santi Cardone, el lateral Juan Cánovas, el central Ismael Gabás o el portero Pablo Casterad han entrenado con el equipo en algunos momentos. Oriol quiere que sea algo más frecuente todavía y destaca que se nota mucho y se da un salto de calidad cuando se echan horas en un nivel superior.

Ferré cree que hay que desterrar la idea de que es imposible llegar al primer equipo y empezar a pensar que es posible y, sobre todo, ahora que llegan mejores generaciones en Huesca. Pero también que implica un “proceso” y muchas horas.

Respecto a la final a cuatro, valora el haber ganado el primer día de la fase a Vieja Guardia, que llegaba como campeón de la pasada edición y con el que se había perdido en fase regular. Y lo mismo, contra Mora. “Se resolvieron en los últimos minutos. Estuvimos mucho tiempo por debajo, pero la juventud se notó y llegamos mejor a los finales. En defensa estuvimos mejor”.

Contra Casetas, Ferré comenta que se “salió mal” y en ataque los oscenses estuvieron “muy espesos”. Cuenta que se les atragantó la dura defensa cerrada de Casetas, con muchos kilos en la zona central, incluyendo a Alberto Val, y que además el portero casetero les paró mucho y les “amargó el día”. El equipo estuvo algo “espeso y sin ideas” con cierto cansancio metal. Ferré cree que les pesó “la responsabilidad” en lo que era “una final”, una experiencia que no tenía la mayoría de los jugadores.

Y señala que se intentó reconducir la situación en la segunda parte con una defensa muy abierta, pero las recuperaciones no estuvieron acompañadas por goles porque faltaba “velocidad de balón” y, al final, los zaragozanos sentenciaron.

Ferré señala que es “exigente” le hubiera gustado dar un poco más “y no dar esa imagen el domingo”, aunque también valora el haber competido hasta el final. Y señala que “esa exigencia y carácter que tenemos es lo que nos ha llevado ahí” dijo.

El equipo oscense ha conseguido una gran evolución y mejoría desde principio de campaña. El bloque era muy joven, con una gran mayoría de jugadores por debajo de los 20 años y que han ido creciendo.

Oriol Ferré alerta de una tendencia que trata de corregir y es la tendencia a dejar el deporte cuando se acaba la etapa juvenil y hay que pasar a la sénior. Y subraya que es algo que hay que evitar. La intención es que el Segunda sea un equipo joven, con miras al primer equipo.

Etiquetas