Balonmano

balonmano/asobal

El Bada Huesca pierde lastrado por sus errores y por un mal arbitraje

Ha perdonado mucho ante la portería cuando ha defendido mejor y después se ha desquiciado entre prisas (30-32)

Gucek pasa un balón ante la defensa pucelana.
Gucek pasa un balón ante la defensa pucelana.
VERÓNICA LACASA

El Bada Huesca ha perdido contra el Valladolid, lastrado primero por sus errores ante la portería, que le impidieron aprovechar su buena defensa y después, entre decisiones perjudiciales de los árbitros y sus propias prisas y desquiciamiento. El equipo ha tenido un 17-14 al comienzo de la segunda parte sobre el que construir, pero se ha ido cayendo progresivamente, mientras su rival se crecía. Antes al equipo visitante le había mantenido la portería. Al Bada le ha faltado manejo del partido.

Los primeros compases han sido de intercambio de goles. Valladolid encontraba con facilidad a su pivote Álvaro Martínez, pero el Bada repondía en el otro lado con eficacia tanto encontrando a la segunda línea como lanzando desde la primera (4-5). Las defensas apenas habían frenado nada y Dimitrievski se ha tenido que sentar por un golpe involuntario en la cara en un lanzamiento que le provocó una hemorragia en la nariz.

Valladolid ha tomado dos goles de ventaja, con Álvaro Martínez y Borja Méndez repartiéndose los goles, pero Dijá respondía en el otro lado de la pista. La defensa y la portería oscenses han empezado a obtener los primeros éxitos en un partido de alto ritmo, lo que era una buena noticia en un partido jugado a un ritmo altísimo. Bada ha fallado dos acciones claras desde 6 metros y un 7 metros que le ha parado César Pérez y eso le ha mantenido por detrás. Pero las recuperaciones se sucedían, Valladolid empezaba a pasar apuros en ataque y Carmona empataba al fin (8-8).

César Pérez sostenía desde la portería a un Valladolid atascado, pero que ha roto una larga sequía (8-9), siempre desde el juego con pivote.

Los fallos de lanzamiento estaban impidiendo a Bada ponerse por delante. En defensa cambiaba a 5:1 por la composición del equipo, sin Gucek ni Rodrigo en ataque. Montoya seguía siendo el mejor recurso y el lanzamiento de Domingo aparecía en escena desde el lateral derecho. Ignacio Suárez a la carrera ha puesto por delante, por fin, al equipo con el 13-12. El Valladolid pedía tiempo muerto porque iba a la baja aunque el Bada le estuviera perdonando, especialmente un Hackbarth desacertado.

El marcador apenas se ha movido en el tramo final, con el juego enrarecido y muchas quejas y alguna exclusión. Suárez ha seguido creciendo con lanzamiento y conexión con Montoya, pero el Bada sólo ha podido llevarse un gol de ventaja al descanso (15-14).

Bada ha insistido con la 5:1 en la segunda mitad, Ignacio Suárez ha seguido igual de afilado para poner el 16-14 y Montoya cazaba un rebote para el 17-14. Era la primera ventaja significativa de los oscenses. Pero no han estado finos entonces en ataque, con pérdidas en ataque y el pivote Álvaro Martínez martilleaba de nuevo (17-16).

Tres decisiones seguidas de los árbitros perjudiciales y poco comprensibles lastraban al Bada y el Valladolid se ponía por delante (18-19). Bada se estaba desquiciando y Nolasco ha decidido parar el partido.

Bada necesitaba mejorar el panorama, aclararse y también que los árbitros mejoraran el criterio. Ha cambiado algo a raíz de un gol de Dijá, una recuperación de Miguel Malo que llevó a una sanción de dos minutos para Pedro Martínez, que incluso había amagado una agresión contra el oscense. Bada ha fallado dos penaltis seguidos en medio de un duelo muy caliente y los árbitros estaban de negarle el pan y la sal al equipo (19-22).

Ha seguido insistiendo el equipo oscense y ha metido en portería a Terçariol, aunque los tres de desventaja parecían estabilizarse (21-24). Gucek y Montoya mantenían esperanzas, pero el equipo también se precipitaba en exceso cuando lo que se requería era calma (22-24).

El partido se ha puesto negro con un 22-26, aunque aún quedaba tiempo. Lo ha intentado el equipo oscense hasta el final, ya a la desesperada, pero a sus goles, con Miguel Malo llegando a 6 metros, ha respondido bien el ataque de Valladolid. Al final, 30-32.

Etiquetas