Fútbol

FÚTBOL - TERCERA DIVISIÓN

Un minuto le basta al Sabiñánigo para volver a sonreír y salir de abajo

Los serrableses dejan atrás el descenso a costa del Belchite

Un minuto le basta al Sabiñánigo para volver a sonreír y salir de abajo
Un minuto le basta al Sabiñánigo para volver a sonreír y salir de abajo
A.A.

BELCHITE 0

SARIÑÁNIGO 1

Belchite: Cañón, Alberto, Carmelo, Cabrero (Mike Sanz, minuto 75), Artigas, Andreu (Barrio, minuto 62), Dani López (Pedro, minuto 75), Alfonso, Ibra, Gonzalo Val y Tejedor.

Sabiñánigo: Fran Navarro, Lardiés (Paúles, minuto 27), Rafa Auría, Laguarta, Casero, Israel, Ibra, Osanz, Berdún (Barba, minuto 91), Marqués y Edu Silva (Bugui, minuto 77).

Gol: 0-1 Minuto 1: Marqués.

Árbitro: García Reyes. Amonestó a los locales Andreu, Cabrero e Ibra y a los visitantes Marqués, Laguarta y Fran Navarro.

BELCHITE.- En un partido muy importante, entre dos conjuntos de la zona baja, el Sabiñánigo se hizo con tres puntos de oro para los de Óscar Tiberio, que abandonan la zona de descenso durante esta semana. Valió el primer minuto para que los serrableses se adelantaran ante un rival que después quiso pero no pudo.

La suerte del partido se iba a conocer muy pronto, apenas en ese primer minuto. Saque de esquina que provocan los serrableses, despeja en primera instancia la defensa local, la pelota va a la zona donde se encontraba Marqués, que, tras quebrar a un defensor, sacude seco y duro y, tras besar el larguero, el esférico acaba colándose en la meta de Cañón. Sin apenas haber sucedido nada, al Belchite le tocaba remar para remontar, sabiendo que quedaba todo el choque por delante.

El gol dio confianza al Sabiñánigo, a la par que desfiguró durante un cuarto de hora aproximadamente a los de Pitu Lerga, que con fe y sabedores de la necesidad de lo que había en juego, se rehicieron poco a poco. Sus mejores minutos se vivieron en el cuarto de hora final de la primera mitad, en el que consiguieron acorralar a su rival, teniendo un par de saques de banda que peinaron, quedó la pelota suelta y los disparos salieron flojos y centrados. Contestó el Sabi en una rápida contra de Berdún, que chutó por encima del travesaño.

Si el Belchite ya había encerrado a su rival en el primer acto, tras el descanso, prácticamente no dejaron que los rojiblancos pisasen territorio contrario. Tampoco les importó, ya que se esforzaron los de Tiberio en estar ordenados, no cometer errores y buscar algún premio a la contra. Lo buscaron de todas maneras posibles los de casa, por tierra y aire, pero su poca claridad no trajo réditos positivos. El dominio fue constante, el empuje también, pero prácticamente ahí quedó todo. El momento más cercano a la igualada lo tuvo Carmelo, que libre de marca, cabeceó alto.

Etiquetas