Fútbol

FÚTBOL - TERCERA DIVISIÓN

El Sariñena cede ante un práctico Tamarite que sale del descenso

Los porteros marcaron las diferencias y los literanos vencieron

El Sariñena cede ante un práctico Tamarite que sale del descenso
El Sariñena cede ante un práctico Tamarite que sale del descenso
A.R.

SARIÑENA 1

TAMARITE 2

Sariñena: Israel, Ballesteros, Guti, Toñín, Youmeni (Alonso, minuto 75), Borja Peña, Jaime Barrero (Younoussa, minuto 85), Cota, Ángel Luis, Ligorred (Ibra, minuto 67) y Álvaro Barrero.

Tamarite: Salas, Víctor, Ars, Varilla, Alberto, Pol Raluy, Ramón, Flo (Gómez, minuto 75), Espinosa, Romero (Pere, minuto 87) y Kamate (Xexi, minuto 55).

Goles: 0-1 Minuto 16: Varilla. 0-2 Minuto 60: Romero. 1-2 Minuto 69: Álvaro Barrero.

Árbitro: Bolea Huerto. Amarilla al visitante Víctor.

SARIÑENA.- De nuevo el Sariñena decidió pegarse un tiro en el pie regalando dos tantos al Tamarite, que volvió a demostrar ante los monegrinos que su posición clasificatoria no se corresponde con sus atributos deportivos. A pesar del mal partido local, de los errores individuales y la sorprendente falta de apoyo de la grada, el conjunto de Dani Martínez tuvo ocasiones para obtener la victoria pero el cancerbero visitante estuvo acertado.

El primer tanto, al filo del cuarto de hora, dañó enormemente la moral de unos locales que habían salido con buena circulación de pelota y tratando pisar área rival con muchos hombres, llegando incluso a sacar Ars bajo palos un saque de esquina envenenado. En una acción rápida por banda derecha, la incorporación del lateral derecho Varilla puso un balón bombeado sin aparente peligro dentro de las mallas de Israel, que pudo hacer más.

El tanto creó dudas en los locales, que veían la sombra del fantasma aparecido en el partido ante el Illueca en las camisetas de los jugadores del Tamarite. Pese a ello, seguían circulando con velocidad pero sin la profundidad que caracterizaba jornadas atrás, gracias al gran trabajo defensivo de los visitantes.

La segunda mitad se presentó con un Sariñena más ofensivo. El Tamarite sabía que noventa minutos en El Carmen ante el ritmo de balón local pueden ser muy largos, y tenía que aprovechar alguna ocasión para duplicar su ventaja. Así, al filo de la hora de juego, de nuevo desde un lateral siendo esta vez a balón parado, Romero ponía con su guante izquierdo el balón en el corazón del área que, sin que ningún jugador lograra tocarlo, se alojaba en el fondo de las mallas ante un Israel que parecía quedarse mirando la ciudad de Sodoma.

Los monegrinos, en un alarde de corazón, consiguieron acortar distancias con un disparo de Álvaro Barrero sin fortuna hasta entonces. El Sariñena se lanzó contodo a por el empate, pero Salas se erigió de héroe en el añadido con dos paradas de superior categoría.

Etiquetas