Fútbol

FÚTBOL - SEGUNDA REGIONAL

La mayoría de los clubes de Segunda Regional pide que se aplace la competición

Consideran que la prudencia y sus recursos no hacen aconsejable jugar

La mayoría de los clubes de Segunda Regional pide que se aplace la competición
La mayoría de los clubes de Segunda Regional pide que se aplace la competición
C.D.V.

HUESCA.- Una mayoría de clubes altoaragoneses de Segunda Regional han remitido a la Federación Aragonesa un escrito en el que piden que se aplace indefinidamente esta competición, dada la situación sanitaria en la que se encuentra el país. En la misma, además, expresan su renuncia a la inscripción realizada, lo que dejaría la competición sin apenas participantes.

Además, solicitan de la Federación un informe sobre la responsabilidad jurídica de los clubes en caso de demandas relacionadas con contagios que se pudiera producir y piden que se habilite un medio para devolver cuotas en caso de que no finalice la competición.

Los clubes argumentan que las actuales circunstancias implican un riesgo en la competición inasumible a un nivel absolutamente aficionado, como es el de esta categoría, además de generar unas obligaciones difícilmente abordables con las pequeñas estructuras con las que cuentan estas entidades.

La carta, remitida por cada club de forma individual, realiza consideraciones de tres tipos: aspectos relacionados con la salud, inseguridad jurídica para los clubes e incertidumbre económica.

NO SER TRANSMISORES DE LA ENFERMEDAD

En lo referente a la parte sanitaria se destaca la proliferación de la covid-19, que no ha remitido. Se recuerda que a este nivel el fútbol es una afición y que no existen contraprestaciones económicas, lo que plantea un conflicto entre su práctica y "el bien de la Salud, tanto la propia, la de nuestras familias, de nuestro pueblos y Comarcas, (e implícitamente nuestros puestos de trabajo)".

También subrayan que no desean ser "conductores, instrumentos ni poleas de transmisión de contagios entre las personas, a otras localidades y comarcas , bien mediante nuestros desplazamientos, o en la disputa de los encuentros de fútbol, con otros equipos".

La inseguridad jurídica que les genera la competición en esta circunstancias es otro punto de preocupación de los clubes, que no están dispuestos a asumir, pues consideran que es inviable cumplir determinados protocolos exigibles al organizar de eventos en este momento y que pueden derivar en exigencias de responsabilidades judiciales. Añaden que podrían verse en la obligación de contratar seguros de "responsabilidad patrimonial extracontractual, que diese cobertura a este tipo riesgos y eventualidades".

Se recuerda, además, que las personas que forman parte de los clubes "no se sienten habilitados, ni investidos de funciones o tareas más propias de autoridades públicas o policías, para que se cumplan o hacer cumplir las medidas de prevención y protección".

Y en tercer lugar se recuerda el gasto que supone contratar un seguro y abonar las fichas de los jugadores , técnicos y auxiliares por los clubes a la federación por una competición que podría suspenderse, teniendo que devolver las cuotas a los socios. Todo ello, consideran que no se lo pueden permitir.

Los clubes que habrían firmado y enviado dicha carta a la Federación Aragonesa son dieciséis de los veintiséis que competían en los dos grupos altoaragoneses la pasada temporada. Se trata del Alcalá, el Ayerbe, el Alto Ara, el Alto Ésera, el Bolea, el Frula, El Temple, la UD Alto Cinca y el Valfonda, del Grupo 1 y el Albelda, el Albalate, el Capella, el Fraga B, el Peñalba, el Pomar, el Santalecina y el Sena, del Grupo 2.

Etiquetas