Fútbol

TERCERA DIVISIÓN

El Fraga se carga de autoestima para la segunda fase

El goleador Lamín lleva tres goles en apenas 80 minutos de juego

Leo, que realizó una gran actuación en el partido de ayer, espera el pase de Jorge en una jugada de la primera mitad.
Leo, que realizó una gran actuación en el partido de ayer, espera el pase de Jorge en una jugada de la primera mitad.
Jaume Casas

FRAGA 1 - BINÉFAR 0

Fraga: Puigvert, Sergio, Castilla (Cabistañ, minuto 63), Marcel, Genis, Nico, Sasha, Alexis (Lamin, minuto 68), Leo, Jorge (Pirla, minuto 46) y Taberner (Guillem, minuto 89).

Binéfar: Nelson, Joel, Laghrissi, Franki, Cesc, Jou (Notario, minuto 66), Brunet, Sidibe, Simó (Muñoz, minuto 78), Imaz (Barreda, minuto 78) y Valencia.

Gol: 1-0 Minuto 81: Lamin.

Árbitro: Sánchez Sancho. Expulsó a Carbonell del Binéfar por doble amonestación. Tarjetas amarillas para Cesc del Binéfar, y para Guillem del Fraga.

El Fraga se agarró al instinto felino de su meta Marc Puigvert y a ese romance que tiene Lamin con el gol, para sumar tres valiosos puntos de cara a la durísima segunda fase y para romper la excelente racha de resultados con la que llegaba el Binéfar a La Estacada.

El factor Marc-Lamín, el trabajo generoso de los demás y los arrebatos de talento del mejor Leo de la temporada quebraron a un Binéfar que empezó mandón y amenazador. Pleno de confianza, el Binéfar salió a por la victoria y se las hizo pasar canutas al Fraga. Pasó la primera tormenta y el Fraga se fue asentando e igualando el dominio y las llegadas, siempre al ritmo que marcaba las apariciones de Leo entre líneas. El Binéfar fue bajando el ritmo y el Fraga fue el que más amenazó en el resto del primer tiempo.

Si el inicio del partido fue azul, la segunda parte fue toda roja. Hasta dio la impresión de que el viento soplaba con más fuerza hacia el marco de Nelson. El Fraga perdió a Castilla, uno de los dos centrales que tiene sanos ahora mismo. Solución: irse al campo contrario y alejar al Binéfar del suyo.

El Fraga tuvo centros, pases profundos, a un Leo que fue un quebradero de cabeza y luego, salió Lamin. La primera se la pidió atrás a Leo en un saque de esquina y empalmó de primera a las manos de Nelson. En la segunda, un centro al área pequeña lo remató Lamin a la red, con esa sangre fría que demuestra en esa suerte definitiva. El asesino silencioso lleva ya tres dianas en apenas 80 minutos acumulados en cuatro partidos. El gol de este domingo valió tres puntos y un chute de moral para la siguiente fase. 

Etiquetas