Fútbol

FÚTBOL / SEGUNDA DIVISIÓN

Manu Rico: “Es una experiencia única”

Manu Rico, la viva imagen de la felicidad tras haber debutado con el Huesca

Manu Rico, apunta al Huesca y al estadio de El Alcoraz.
Manu Rico, apunta al Huesca y al estadio de El Alcoraz.
Pablo Segura

Media hora imborrable, un tesoro que guardará para siempre. Manu Rico, aquel alevín que llegó hace casi una década y que ha ido quemando etapas hasta llegar al momento de puesta de largo con el primer equipo. Fue el pasado domingo, ante el Alcorcón, el brillo entre la densa niebla. Han sido unos días de dulce resaca para este chaval forjado en la cantera y todavía en edad juvenil, que el pasado año firmó un contrato que expira en 2023.

“Ha habido mucha gente que me ha felicitado y me ha dado la enhorabuena. Pero al final es un partido y todo pasa. Estoy contento y feliz”, señala.

El viernes estuvo en la sesión de video del Huesca B, previa al partido con el Espanyol, pero luego se encontró con su convocatoria para el domingo con el A. “Una vez que nos dicen que no viajamos a Barcelona sí pensé que entrábamos en la convocatoria contra el Alcorcón. Pero jugar, la verdad es que no”.

¿Y qué te hace más ilusión, entrar en la convocatoria del primer equipo o haber viajado con el Huesca B?, le pregunta el periodista. “Hombre, cuando entras en una convocatoria del primer equipo sabes que ya estás a un paso de debutar. Es una experiencia única. Lo he hablado con la gente del equipo y es un momento de disfrutarlo, de aprovecharlo porque luego no sabes dónde puedes estar el año que viene o lo que te puede pasar. Todo lo que toca vivir, que ahora es con un equipo de Segunda División y potente en la categoría, hay que disfrutarlo y aprovecharlo al máximo”, responde.

Empezó a calentar tras el descanso y fue el primer cambio ordenado por Xisco. “No me dijo nada especial, que apriete, que corra, que lo deje todo como había hecho ante el Girona en la Copa y que disfrute en el campo, que es lo más importante”.

Admite Manu Rico que la sensación de jugar en Copa, como ya había hecho, no es la misma que hacerlo en Liga. “La Copa puede dar más minutos a gente que no estaba entrando tanto y a los canteranos. Debutar en liga es más importante, como que ya te tiene más en cuenta. No es lo mismo entrar en la competición en la que el Huesca tiene que ir hacia arriba y lo tiene que dejar todo que entrar en una competición que sirve casi más para ir cogiendo minutos”.

Valora la decisión del entrenador, “estoy agradecido porque se atreviera a hacerlo, que no es fácil lo que hizo”.

Y asegura haberse sentido “bien” una vez superados los nervios del primer momento. “Además, los compañeros te ayudan a adaptarte, Mikel te da muchas indicaciones y ánimos y una vez que estás allí dentro es más fácil. El equipo intentó ir hacia delante y sacar una victoria. Fuimos con todo, tuvimos un palo y no pudo ser”.

Antes de Xisco estuvo con Ambriz, “también le estoy muy agradecido, me trató muy bien, me dio confianza desde el primer momento, era un entrenador muy cercano, que estuvo muy pendiente”.

Lo mismo sucedió en el vestuario al acabar. “A pesar del empate y de que no era un buen resultado, todos se me acercaron a darme un abrazo y la enhorabuena. En ese momento te das cuenta de lo que has hecho, de que has debutado en Segunda División y ves que tus compañeros se alegran por ti”.

El precedente más cercano del estreno de un canterano con el Huesca es Javito, actualmente en el Cacereño, que tuvo un minuto ante el Mirandés en la temporada 16-17 (con Anquela) y otro en Oviedo en la 17-18 (con Rubi). Manu Rico es consciente de lo que supone para él y para la propia cantera del Huesca su debut. “Creo que era hora de que algún jugador pudiera llegar porque es algo importante para el club. Sí que te das cuenta de que en los últimos años no ha salido nadie de Huesca. Me doy cuenta de la importancia que tiene y estoy orgulloso de que el Huesca me haya podido dar la oportunidad de jugar en el fútbol profesional”.

No sabe qué le va a deparar el futuro inmediato, más cuando se habla del mercado de fichajes de invierno en el Huesca. Se centra en lo suyo. “Estoy tranquilo y feliz de poder entrenar con el primer equipo, ha sido una oportunidad que me ha dado Xisco y preparado por si vienen más. Pero tampoco creo que me tenga que obcecar con jugar con el primer equipo. Está bien, voy a pelear por jugar todos los minutos posibles, pero con paciencia. Tengo 18 años, soy aún juvenil y no tengo que matarme la cabeza por si juego aquí o no”.

Con los pies en el suelo, no le hace ascos a volver al B ni lo ve como un trauma. “Sí, porque además el B también tiene que salir de allá abajo porque somos un grupo joven de jugadores que jugamos bastante bien y el equipo debe tirar para arriba”.

Su entrenador, Dani Aso, fue también de los primeros en llamarle. “Con Dani me llevo muy bien, es un entrenador que propone muy buen fútbol y me dio la enhorabuena. Ojalá pudiera completar todos los partidos que quedan en el primer equipo, pero Dani es un entrenador que si pasara esto estaría orgulloso de mí. Pero habrá un momento que bajaré, como es lógico, y allí habrá que apretar porque es muy importante que el Huesca B se mantenga en la categoría”.

Recuerda de carrerilla y con agrado todo su recorrido en el Huesca y los entrenadores que le han moldeado. Adrián Sipán en División de Honor Infantil -que ahora le apoya en el primer equipo-, David Albericio y Luis Giménez (con el segundo entrenó a un equipo alevín) también en infantiles, Sergio Valero y Javi López en cadetes y Chemi y Toa en juveniles. De todos tiene buen recuerdo.

Es frecuente verle en San Jorge, en partidos del infantil y cadete, “Antes era más complicado sacar jugadores de casa, pero ahora, al igual que va creciendo la institución también va creciendo la cantera y en un par de años se van a poder sacar jugadores. Se van haciendo las cosas bien y con la Ciudad Deportiva saldrán más. Pero sacar un jugador es complicado”, avisa.

La felicidad de Sorribas

Manu Rico ha colgado en redes una foto en la que posa en El Alcoraz con Gilvan y Sorribas. “Sorribas sabe lo que le aprecio y lo agradecido que estoy y todo lo que hizo cuando estuvo aquí y le quiero mucho. En esa foto, con 8 o 9 años, ellos acababan de entrenar y yo de salir del colegio y me invitaba a jugar en El Alcoraz. He hablado con él, me dijo que estaba feliz de poder ver cómo había debutado, que me ha seguido todos estos años y que un chico que veía a Sorribas como un emblema para el club y ahora verme debutar estaba muy contento”. Sus padres son fans incondicionales de su hijo y del Huesca. Es más, Javi Rico, el cabeza de familia, es muy popular por sus jotas en partidos importantes. “Mi padre es el que me ha llevado al fútbol de pequeño, al Alcoraz y lo ha hecho todo por mí con el fútbol. Está muy emocionado y viviendo algo bonito porque la gente lo conoce en Huesca y le están felicitando”.

Etiquetas