SD Huesca

HUESCA-ALAVÉS - CRÓNICA

El Alavés frena la esperanza del Huesca

El equipo oscense se estrella con sus desgracias y perdona a un rival muy sólido y eficaz

El Alavés frena la esperanza del Huesca
El Alavés frena la esperanza del Huesca
P.S.

HUESCA, 1

ALAVÉS, 3

Huesca: Santamaría; Miramón (Rivera, min.28), Mantovani, Pulido, Diéguez, Ferreiro; Gallar ("Cucho" Hernández, min.61), Moi Gómez (Juanpi, min.82), Yangel Herrera; "Chimy" Avila, Enric Gallego.

Deportivo Alavés: Pacheco; Ximo Navarro, Laguardia, Maripán, Martín; Pina, Darko (Manu, min.78); Inu, Borja Bastón (Guidetti, min.72), Jony (Wakaso, min. 84); Calleri.

Goles: 0-1. min.11. Calleri (penalti); 1-1. min.13. "Chimy" Ávila (penalti); 1-2. min.80. Guidetti; 1-3. min.86. Calleri.

Arbitro: Undiano Mallenco (Comité Navarro). Amonestó con tarjeta amarilla al local Ferreiro y a los visitantes Pina, Laguardia y Maripán.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 28 de Liga disputado en el estadio de El Alcoraz de Huesca ante 6.811 expectadores.

HUESCA.- La sucesión de desgracias que acompañan al Huesca no tiene fin. Sanciones, lesiones y falta de contundencia en las áreas metido todo en una coctelera convierten al equipo en una mezcla explosiva en sus propias manos.

EL PARTIDO EN IMÁGENES, EN ESTA GALERÍA

Ante el Alavés, el conjunto oscense se ha sometido a la "ley de Murphy" (todo lo malo es susceptible de empeorar). Bajas de antemano y en el discurrir de la contienda, un penalti por bando aparecidos de la nada y que mantuvieron equilibrado el choque, dos ocasiones falladas para romper esa igualdad y un rival que no perdonaba cuando dio un pasito al frente y encontró dos gateras para hacerse con la victoria.

La derrota es un varapalo para el Huesca. Corta de raíz la esperanza y el ambiente de alegría e ilusión que reinaba por la trayectoria emergente del equipo y habrá que ver al término de la jornada si además de frenazo hay marcha atrás en función de los demás resultados.

Se vislumbraba en este duelo un nuevo paso en la huída hacia la salvación pero el Alavés, en buen momento con su fútbol práctico, contundente y eficaz, se puso los galones que le sitúan en la zona noble para oponer una buena resistencia.

Francisco, con la baja final de Etxeita, hacía debutar a Mantovani y contaba con Miramón y Ferreiro en los laterales.

El zaragozano apenas aguantaba media hora hasta que echó el pie a tierra y, resentido, abandonó el campo. Por delante la novedad fue Álex Gallar, titular después de mucho tiempo y que, con el paso de los minutos, no se encontró cómodo en el campo.

A los 8 minutos estalló la ira de los aficionados cuando Ximo Navarro obligaba a Santamaría a despejar a córner en una acción de reflejos. Pero ese saque de esquina no fue tal, sino penalti.

Undiano recibió orden de que se revisaba por una mano involuntaria de Mantovani, tras caerle rebotado el balón, y después de ver la jugada el trencilla navarro dirigió su mano a los once metros. Calleri ponía por delante al Alavés.

El estupor oscense se acabó cinco minutos después en otra jugada que tal baila. Aquí fue Chimy Ávila el que cabeceó y el balón impactó en la mano de Ximo Navarro. Undiano pitó penalti sin el VAR y Chimy lo ejecutó bien para empatar. Así que, sin haber pasado nada, había que emprender de nuevo el rumbo.

Al encuentro le faltaba ritmo, resultaba plomizo y sin dueño. Mucha disputa, poco fútbol y tan solo un aviso del Huesca en un centro de Enric Gallego desde la izquierda que Gallar cabeceó alto por poco. El sobresalto llegó en el minuto 26 cuando Miramón dio por concluida su presencia.

Saltaron las alarmas porque el zaragozano era el único lateral y enfrente tenía a Jony, uno de esos "salvajes" de la autopista a los que hay que atar en corto. Francisco, desde las alturas, encomendó a Yangel el flanco derecho de la defensa y dio paso a Rivera para que compartiese el timón del equipo con Moi Gómez.

El Alavés es un equipo muy de hacer "su partido" tirando del manual de la solidez y eficacia. Seguridad atrás -con sus dos centrales, Laguardia y Maripán, muy poderosos ante las pugnas con Enric Gallego y Chimy-, mucho trabajo en el centro del campo y peligrosidad en sus bandas, con Jony e Inui, para conectar con sus dos arietes, Calleri y Bastón.

En conjunto el Huesca, y dadas sus circunstancias, se esforzó bien para neutralizar las llegadas por banda de la pareja de marras.

Hasta el descanso, y con lo expuesto, no hubo más vida en un partido trabado y farragoso.

En la reanudación, mientras el Alavés seguía a lo suyo y con un resultado que le parecía gustar, el Huesca no asumía muchos riesgos pero exponía un pelín más en ataque. Por la banda izquierda fabricó una primera clara ocasión con centro de Chimy que dejó pasar Pulido en el área y Álex Gallar, con todo a su favor, remató sobre la marcha pero con el balón como un cohete, a las nubes.

El catalán cedió su puesto al Cucho y nada más entrar, el colombiano tuvo la gran ocasión de la mañana para poner el segundo del Huesca. Enric ganó un duelo aéreo en el área y el balón prolongado llegó a Cucho, que trató de salvar a Pacheco por alto y estrelló el balón en el travesaño.

Una nueva desgracia, otra muesca más que sumar en el revólver. Casi se podría decir que esa jugada fue el principio del fin del Huesca.

El Alavés, enterito, dio un aviso de que no renunciaba a la victoria cuando un centro de Jony lo cabeceó Borja alto entrando con todo en el corazón del área.

Esta acción animó a los blanquiazules. Abelardo cambió un ariete por otro (entró Guidetti por Borja) y en un centro del recién incorporado Jony remató alto por los pelos.

Poco después, ya en plena recta final, y tras un saque largo de banda (de Jony), el balón lo remachó Guidetti a la red (1-2). El Huesca buscó a Juanpi por Moi y el Alavés a Wakaso por Jony. Solo un minuto después de entrar, Wakaso puso un centro desde la izquierda que Calleri cazó entrando en el área por la derecha para sentenciar el choque con el 1-3.

De ahí al final, un Huesca tocado y abatido, superado por el cúmulo de adversidades y por la eficacia de un rival en estado de gracia y de altas miras.

Etiquetas