SD Huesca

FÚTBOL - ENTRENADOR

Francisco Rodríguez: "No vamos a bajar los brazos, queremos llegar vivos hasta el final"

El entrenador azulgrana a tumba abierta con DIARIO DEL ALTOARAGÓN ante las 10 últimas jornadas

Francisco se pone al frente del Girona para subir a Primera
Francisco se pone al frente del Girona para subir a Primera
P.S.

HUESCA.- Francisco Rodríguez sueña con que el Huesca pueda brindar a la afición, a la ciudad y a la provincia la permanencia. Admite el sufrimiento que ha pasado, el palo que han supuesto las dos últimas derrotas y lamenta la cantidad de desgracias y adversidades que el equipo está teniendo que superar con las limitaciones que padece. A pesar de eso, proclama en esta entrevista concedida a DIARIO DEL ALTOARAGÓN que ve al Huesca capacitado para salir airoso. Peleará, sobre todo, "por la gente que tenemos detrás, por la ciudad, por el entusiasmo que hay en la calle, tenemos que hacerlo así y hasta que las matemáticas no digan lo contrario vamos a luchar con toda nuestra alma para intentar dolverles todo lo que nos están dando". Es una declaración de intenciones firme y valiente, con el carácter que le ha acompañado desde que el pasado mes de octubre aterrizó en el club, cuando llega el momento de la verdad, las diez últimas jornadas.

¿Cómo se le quedó el cuerpo con la derrota ante el Alavés?

-Otro partido importante que perdimos. Tuvimos nuestras ocasiones para habernos puesto por delante y ellos en un saque de banda se llevaron el partido. Porque, a partir de allí, es verdad que ya no supimos reaccionar. Llevamos toda la temporada sufriendo y vamos a seguir y a luchar hasta el final.

¿Cómo lo vivió desde la cabina?

-Desde la cabina es diferente. Uno no está acostumbrado a que lo expulsen, y menos por el motivo que fue. Pero esto es así y hay que aceptarlo. Sí me habían expulsado anteriormente, pero no por este motivo. En otras ocasiones lo había aceptado porque soy responsable, pero esta vez no la merecía.

¿Cómo de vivo está el Huesca y cómo han pesado las dos últimas derrotas?

-Estas dos derrotas nos han hecho daño porque nos hemos vuelto a distanciar del objetivo después de estar cerca de la permanencia. Pero hemos vivido situaciones parecidas hace dos meses o mes y medio, cuando estábamos a once puntos, encadenamos varios partidos con victorias y eso nos puso muy cerca. Y ese es el objetivo otra vez ahora. Es verdad que queda menos y es más difícil, pero no vamos a bajar los brazos y vamos a intentar cuanto antes volver a acercarnos a esos puestos que nos den el objetivo de estar cerca hasta el final.

Luis Aragonés decía que las ligas y los objetivos se deciden en los 10 últimos partidos. Ya estamos allí, con 30 puntos en juego.

-En efecto, lo decía "el sabio". Hace dos semanas lo veíamos todo de diferente manera porque estábamos a tres puntos, a un partido de poder salir. Encadenar dos derrotas en esta categoría hace daño a estas alturas. Pero queda lo más importante, estamos todavía con posibilidades a pesar de que es difícil, aunque eso ya lo sabíamos desde un principio, y vamos a intentar competir bien y, sobre todo, con los equipos que están con nosotros luchando por el mismo objetivo y ahí se va a decidir todo.

¿En cuántos puntos estima que estará la salvación?

-No lo sé, es muy difícil, sobre todo para nosotros. Lo que debemos hacer es creer en nosotros, que es posible, que dentro de la dificultad tenemos que seguir siendo ambiciosos y, como ya hicimos cuando fuimos a Gerona y ganamos, tenemos que volver a hacer lo mismo. Ser valientes e intentar ganar cuanto antes el próximo partido.

¿Ha llegado a pensar, lo mismo que muchos aficionados, que en el Huesca están siendo unos desgraciados? ¿Ha vivido alguna situación similar en la que se junte tanta adversidad?

-Sí que lo he pensado. Porque además, en lo deportivo y en cuanto a resultados, el equipo siempre ha estado cerca y hemos vivido momentos difíciles con puntos que se nos han ido en el último momento como el de Valencia o el Getafe en casa o el mismo Getafe en su campo, donde hasta el último minuto pudimos sacar algo. Pero lo que no es lógico es el día a día con lesiones o sanciones y no poder contar con efectivos. Eso se ha hecho y se está haciendo muy duro. Contamos con eso, nos está tocando vivir esa situación y hay que seguir y no buscar excusas. La gente que esté, intentar dar lo mejor de sí mismo para poder llegar vivos al final.

Como buen amante de la psicología en el vestuario, ¿en el Huesca está haciendo una terapia permanente a nivel colectivo e individual?

-Sí, por supuesto. Desde que llegamos aquí nos hemos centrado mucho en esto porque en el día a día ha sido difícil trabajar porque no teníamos muchos efectivos, pero creo que la gente está fuerte mentalmente, después de los palos que hemos sufrido, y somos realistas. Sabemos de la dificultad que tiene, pero nadie va a hacer que bajemos los brazos. Todo lo contrario, vamos a seguir con los brazos arriba y demostrando que queremos llegar por nuestra gente, por el club, por la ciudad y por demostrar que no estábamos equivocados cuando decidimos venir aquí.

¿Se está encontrando Francisco ante el mayor reto en su carrera como entrenador?

-Pues sí que es el mayor reto por las circunstancias que nos hemos encontrado en el camino. Al final, es una experiencia para todos de la que vamos a sacar algo positivo, ojalá sea esa permanencia que todos deseamos. Y dedicación. Nos va a exigir al máximo, a mí y a todos, estamos las 24 horas pendientes para intentar sacar el mejor resultado de todo el mundo y el máximo de cada jugador, de cada técnico, de cada empleado y de cada aficionado. Creo que todos debemos volcarnos en esto.

Cuando habla con jugadores como el Cucho o Gallar, ¿les dice si se reconocen con el Cucho y Gallar de la temporada pasada? ¿Y qué piensan ellos?

-Es difícil, ellos han sufrido mucho, sobre todo el Cucho. Hasta que llegó Enric había jugado prácticamente todos los minutos, tuvo muchísimas ocasiones y tiene un compromiso enorme por el club. El año pasado ya demostró su valía y lo va a seguir demostrando hasta el final. Estoy convencido de que en estos diez jornadas vamos a encontrar al mejor Cucho, sobre todo en lo goleador, porque el trabajo lo está haciendo bien. En cuanto a Álex, en diciembre se lesionó en Vigo y eso le apartó casi dos meses del equipo. No hemos encontrado al Álex Gallar desequilibrante del año pasado, que marcaba diferencias, pero es un chaval joven, que está debutando en la categoría. A todos les puede pesar esa presión de tener que debutar y tener que hacer las cosas bien.

MUCHAS DESGRACIAS

Seis jugadores se fueron y seis llegaron en el mercado de invierno, a los que hay que sumar a Rivera antes y ahora a Mantovani por las lesiones de Luisinho e Insua. Estamos hablando de que se ha cambiado casi un tercio de la plantilla que empezó la temporada. ¿Qué análisis de situación ha hecho Francisco ante la necesidad de tanto cambio para remontar el vuelo?

-Es muy difícil para un entrenador todo esto. No solo eso, sino que además hemos sufrido la lesión de Pablo Insua, la de Melero y muchísimas cosas que han hecho que no hayamos tenido una continuidad, sobre todo en el once que juega cada partido. Eso ha perjudicado al rendimiento del equipo, está clarísimo. Y, como he dicho antes, había que tomar decisiones en diciembre y ver qué jugadores entendíamos que debían salir del club. Porque ellos también lo pedían, ya que era algo mutuo. Salieron, llegaron otros jugadores, aunque es verdad que tarde pero porque el mercado estaba muy difícil, pero estamos muy contentos con la llegada de Enric, Javi Galán, Juanpi, Yangel, Diéguez y Varas. Están colaborando todos e incluso a última hora la llegada de Martín. Viene a ayudar. Para un club que está luchando por la permanencia todos estos cambios de jugadores es difícil.

¿La entrada de Santamaría en las alineaciones fue una medida desesperada? Porque hasta el partido de Valencia era claramente el último de la fila. Se podría decir que ha sido, entre comillas, otro fichaje.

-Para nada fue a la desesperada. Cuando llegué hablé con él, en ese momento estaba jugando Jovanovic y teníamos que darle la oportunidad de verlo porque el club había confiado en él y así lo entendía yo. Cuando hablé con Santamaría le dije que iba a ser un jugador más y que no iba a tenerlo de tercer portero porque nunca me ha gustado nombrarlo así. Era un jugador que iba a tener su oportunidad seguro, siguió trabajando y nadie le ha regalado la titularidad. Se lo ha ganado en el campo y en los entrenamientos. No solo él. Chimy también estuvo mucho tiempo sin jugar y supo mantenerse y ganarse el sitio y ahora está jugando y haciendo goles. Hay momentos para todos. Lo que hay que hacer es estar preparados para competir y dar el máximo de uno por el bien del equipo.

Todos los fichajes de invierno han sido llegar y besar el santo. ¿Cuánto han aportado?

-Han ayudado muchísimo, pero es que todos han sido necesarios. La semana pasada llegó Martín y tuvo que jugar por la lesión de Etxeita y porque no teníamos laterales ni carrileros y cada uno se tiene que adaptar a lo que teníamos. Ferreiro tuvo que jugar de carrilero, Yangel también por la banda derecha y haciendo cosas y poniendo todo el mundo de nuestra parte porque las limitaciones son muchas dada la cantidad de lesiones y sanciones que estamos teniendo.

Durante su etapa aquí ha probado diferentes sistemas de juego. ¿Puede ser el de los tres centrales el definitivo?

-Estoy abierto a todo. Preparar partidos con tres centrales y no disponer de carrileros es complicado. Pero sí es verdad que con tres centrales hemos sacado resultados y nos ha dado un poco más de consistencia en situaciones defensivas. Al final, el perfil del jugador que tengamos disponible es el que nos va a llevar a tomar decisiones. Nos hemos tenido que adaptar según el jugador que teníamos para acoplarlo al sistema y seguiremos haciéndolo así. Habrá que ver cómo llegamos a la semana que viene y ojalá se recupere gente.

¿Enric Gallego es la piedra angular sobre la que se construye el ataque desde la consistencia defensiva?.

-Enric es un jugador diferente a todo lo que teníamos, un futbolista de referencia, con buen juego de espalda y un referente de área. Eso nos ha venido bien, sobre todo para jugadores como Chimy, Cucho o David. Pero hay que seguir. El Cucho también va a tener su momento porque está entrenando a un nivel espectacular y todo el mundo tiene que colaborar para llegar lo mejor posible para este tramo final.

El Huesca, en el tramo que ha sumado tantos puntos y sin perder la valentía, sí que es más efectivo que cuando generaba más ocasiones.

-Tuvimos que rectificar. El equipo generaba mucho pero el contrario, con muy pocas situaciones de gol, nos lo hacían y eso nos hacía bastante daño. Rectificamos en este sentido, estamos un poco más equilibrados a nivel defensivo y con menos ocasiones el equipo ha sacado mejores resultados. Yo me adapto a lo que el equipo demande y también a lo que demande la competición. De momento nos ha ido bien así. Es cierto que estos dos partidos que hemos perdido nos han dado un poco la vuelta a la clasificación, pero el equipo ha estado vivo. En Getafe, hasta el último minuto tuvimos la opción de sacar un punto y ante el Alavés tuvimos nuestras opciones de adelantarnos, que hubiera sido clave para sacar el partido.

¿En esta remontada que ha hecho el Huesca desde el partido con el Betis, cuánta culpa tiene el entrenador?

-Somos partícipes todos. Esto es un club humilde, en el que todos debemos dar el cien por cien, y todos somos responsables. Para mí lo importante es que el mensaje que nosotros trasladamos llegue al vestuario, a la plantilla y al jugador, y de momento ha llegado. Nos han faltado resultados porque la realidad de la clasificación lo dice así, pero vamos a seguir. Lo que tiene que hacer un entrenador es darle al jugador las herramientas para ganar partidos o para competir y es lo que estamos haciendo y volcándonos en eso, en el trabajo y en la fe ciega de que todavía es posible pese a la dificultad que tiene este reto.

CONFIANZA EN EL EQUIPO

Lasaosa y Petón han valorado mucho y bien, en público, su labor. El presidente llegó a decir en una entrevista en este periódico que era el mejor entrenador que había tenido el Huesca en los últimos 25 años, y que en su opinión los entrenadores deberían consensuar más con los que tienen alrededor. Y no solo se refería a la gente de su cuerpo técnico.

¿Habla mucho con el presidente?

-Intento hacer partícipe de lo que hacemos a todo el club y, en este caso cómo no, a la presidencia, a la dirección deportiva y a todo el mundo. Creo que es importante que la gente se involucre y que todo el mundo se sienta responsable porque es un proyecto difícil, humilde y que no hay otra manera de sacarlo adelante. La decisión final la voy a tomar yo siempre, pero me gusta que todo el mundo colabore y que sepa que es más fácil llegar si vamos todos de la mano. Ese es mi objetivo y por eso tenemos tan buena relación con el club, en este caso con el "presi", porque entiendo que en el Huesca no hay otra forma de sacarlo adelante como no sea con el estilo familiar con el que han venido a Primera División. Porque, si estamos aquí, es porque el trabajo que se ha hecho anteriormente ha sido bueno y así hay que seguir para marcar un futuro.

También dijo Lasaosa que le gustaría que se involucrara en el mercado de invierno y que lo único que había pedido usted era sentido común.

-Todos éramos conscientes de que teníamos que tomar decisiones importantes, que había jugadores que debían salir porque se había acabado su ciclo en el Huesca y entre todos lo hicimos. El mercado se nos hizo un poco tarde porque tuvimos que esperar mucho tiempo a que llegaran jugadores, pero estoy agradecido porque todos los que han venido han sido con el consentimiento nuestro, de la dirección deportiva y sobre todo jugadores que han querido venir al Huesca, que es lo más importante para un entrenador.

¿Se siente arropado por la plantilla y por el club?

-Por supuesto. Para un entrenador eso es básico. Si no lo hubiera tenido, sobre todo de los jugadores, seguramente me hubiera parado. No ha sido así, ellos siguen confiando en nuestro mensaje y claro está que las 24 horas que le dedico se me quedan cortas. Pero igual que yo, se lo dedica todo el mundo porque todos están interesados en esto y nos va muchísimo por intentar conseguir una permanencia que sería un sueño para todos.

De esa oferta que tiene sobre la mesa para renovar, ¿sigue ahí, a la espera, o hay alguna novedad?

-Dije en su momento, y sigo diciendo, que tengo un contrato que me une hasta el año que viene, que es en Primera División, y ese es mi objetivo. Intentar quedarme en Primera División, y allí ya hay contrato. A partir de ahí, si sucede lo que nadie quiere, que sería un posible descenso, como persona agradecida que soy, el primer club con el que me sentaría sería con la SD Huesca. No solamente por todo lo que te he dicho, sino porque me encuentro bien, es una ciudad respetuosa con el trabajo y verdaderamente estoy encantado de estar aquí.

Etiquetas