SD Huesca

FÚTBOL - PRIMERA DIVISIÓN

El Huesca debe ganar los tres partidos que restan y esperar muchos "favores"

Los números son la única tabla a la que agarrarse en este tramo final

El Huesca debe ganar los tres partidos que restan y esperar muchos "favores"
El Huesca debe ganar los tres partidos que restan y esperar muchos "favores"
LOF

HUESCA.- "Chimy" Ávila manifestaba el domingo tras el empate en Villarreal que cree en los milagros, y en el Huesca todos deben compartir esa fe con el argentino para pensar en que la permanencia todavía se puede conseguir.

Quedan tres jornadas, nueve puntos, y la permanencia está ahora a siete de distancia. Por tanto, solo vale sumar los nueve puntos en juego y esperar que los rivales directos prácticamente no sumen nada. Una carambola casi imposible que, en todo caso, debe empezar a resolverse este fin de semana con el triunfo en el Alcoraz ante el Valencia.

El Huesca tiene para ello un calendario difícil. Quizá el partido de este domingo sea el más complicado, porque el Valencia se está jugando un puesto de Champions y en esta segunda vuelta está en muy buena línea. Lo mejor, quizá, que el jueves juega la ida de semifinales de Liga Europa ante el Arsenal y la cabeza se puede desviar de la liga para centrarse en otro objetivo. En todo caso, el rival más duro de los que quedan.

Después, visita al Villamarín, con un Betis en plena depresión, con el técnico cuestionado y que ya no se juega nada. Un arma de doble filo, pero esa falta de objetivos debería favorecer. Y para terminar, en casa y ante el Leganés, otro de los que no les va nada en el envite.

Con eso, y con lo que sí se juegan los azulgrana, podría pensarse en un tres de tres, algo en todo caso que el equipo no ha conseguido en toda la temporada, cuyo mejor registro son dos victorias seguidas.

Y a partir de ahí, llega lo que hagan los demás. El Villarreal ya es inalcanzable tras el empate del domingo, y con que Girona, Levante y Celta ganen un partido cada uno, de los tres que les quedan, sería suficiente para que los azulgrana se quedaran sin opciones. Y a eso hay que sumar un Valladolid metido en descenso pero con cinco puntos más que los oscenses, y que por tanto también debería sumar como mucho tres o cuatro puntos, y un Rayo con un punto más que los azulgrana y que por tanto también tiene remotas opciones gracias a su última victoria ante el Madrid.

Hay varios enfrentamientos directos en estas tres jornadas, por lo que varios de los rivales del Huesca van a sumar. El Rayo en este caso tiene un papel fundamental, pues se mide en los tres partidos a rivales directos como son Levante, Valladolid y Celta. Lo ideal en este caso serían las victorias vallecanas o algún empate.

En conclusión, una recta final que todavía puede deparar emociones fuertes pero que para el Huesca ya supone el anglosajón "win or go home", ganar cada semana o despedirse de la categoría tras una estancia de una temporada.

Etiquetas