SD Huesca

ALCORCÓN-HUESCA

El Huesca celebra un "Sábado de Resurrección" en Santo Domingo

El equipo oscense vuelve a ganar fuera, sigue en la pomada y se reencuentra con varios ex

El Huesca celebra un "Sábado de Resurrección" en Santo Domingo
El Huesca celebra un "Sábado de Resurrección" en Santo Domingo

HUESCA.- El Huesca dio una alegría a los más de cien aficionados oscenses que estuvieron en Santo Domingo, estadio en el que los de Míchel lograron una nueva victoria como visitantes después de más de dos meses sin hacerlo a domicilio.

Un peso de encima que se quitan los azulgranas, que estaban mostrando una cara diferente respecto a los encuentros que disputaban en El Alcoraz. Sin embargo, ayer el conjunto oscense fue ese equipo que domina y que controla como hace en casa.

Fue un partido muy serio del Huesca, muy sólido, ya que no concedió muchas ocasiones de peligro. Tal vez el palo que tuvo el Alcorcón justo después del 0-1 de Juan Carlos fue la única oportunidad clara de los alfareros, que se mostraron como un equipo ordenado aunque falto de mordiente, un síntoma del que pecaban en otros encuentros los azulgranas.

Los tres puntos sirven para superar los 30 (se alcanzan así los 32) y consagrar al cuadro oscense en el tercer puesto, empatado con el segundo, un Almería que tampoco falló ayer fuera de casa en su visita al Tenerife. Pese a no asaltar la segunda plaza de ascenso directo, los altoaragoneses se mantienen en la pomada.

Pero este resultado consolida a los de Míchel como un equipo de play off y candidato (aunque quede más de media liga) a todo. Hoy tocara estar pendientes, sobre todo, del Fuenlabrada-Cádiz. La victoria local hace que los madrileños no se alejen y el triunfo gaditano, lo contrario, que el líder siga con una cómoda distancia.

AGUILERA, FRANCISCO, VEGA...

Había muchos reencuentros que se iban a producir, aunque sobre el terreno de juego solo fue uno, el de Juan Aguilera. El madrileño, que militó en el Huesca durante tres temporadas y media, no era titular desde la cuarta jornada y ayer regresó al equipo inicial.

El centrocampista fue pilar en los dos gloriosos años de los oscenses en Segunda, en el del play off y en el del ascenso, cuando el director deportivo era Emilio Vega. El leonés está ahora en el Alcorcón y vio el partido en la grada de Santo Domingo, justo en la fila de detrás de Francisco Rodríguez, el entrenador que ilusionó a la afición oscense la temporada pasada haciendo creer que la salvación en Primera División era posible.

El almeriense está ahora sin equipo y aprovechó para acercarse a la localidad madrileña a ver a los azulgranas junto a su segundo técnico, Jaime Ramos.

Otro hombre que dejó un buen recuerdo en tierras altoaragonesas fue Dani Jiménez. El portero solo estuvo un año en el Huesca, pero fue uno de los pilares del ascenso a Segunda en la campaña 14/15. Después, se fue al Alcorcón, donde lleva desde entonces.

El meta estuvo por lesión en la grada, al igual que Adrián Diéguez, sancionado. El central jugó la segunda parte del pasado curso de azulgrana.

También estuvo en Santo Domingo Gonzalo Melero, que aprovechó que el Huesca jugaba en las inmediaciones de Madrid para visitar a sus excompañeros, como ya hiciera hace dos semanas en Fuenlabrada.

Etiquetas