SD Huesca

ANÁLISIS

El Huesca se vio sometido por primera vez en El Alcoraz en esta temporada

El Rayo se mostró superior al conjunto oscense en su estadio

El Huesca se vio sometido por primera vez en El Alcoraz en esta temporada
El Huesca se vio sometido por primera vez en El Alcoraz en esta temporada
R.G.

HUESCA.- El Rayo Vallecano se llevó los tres puntos de El Alcoraz el pasado sábado ante un Huesca que no fue el equipo que había acostumbrado a ser hasta ahora, sobre todo ante su afición. Incluso los propios jugadores, o al menos David Ferreiro y Miguelón (quienes hablaron tras el partido), reconocían que los rayistas superaron y dominaron a los azulgranas, algo que hasta ahora solo se había visto en un tramo de la segunda parte de la visita de la Ponferradina.

Y lo más sorprendente fue que un traspiés así, dando la sensación de cortar toda la proyección que estaba presentando el conjunto oscense en las últimas jornadas, llegó cuando el Huesca tenía la oportunidad de sumar tres triunfos consecutivos tras haberse impuesto a la propia Ponfe y al Alcorcón, en dos encuentros en los que se vio a un equipo sólido, efectivo y capaz tanto de ser someter al rival como de saber sufrir cuando era el contrincante el que tenía la pelota y atacaba.

Pero contra los de Paco Jémez no fue así: los vallecanos complicaron la salida de balón de los azulgranas con una presión altísima que en muchas ocasiones se iniciaba incluso en el área de Álvaro Fernández. Al Huesca le costaba mucho llegar a zonas de peligro en muchas fases del partido y, cuando lo lograba, tenía dificultades para rematar sus jugadas. En la segunda parte sí consiguió tener oportunidades claras de gol, pero el portero Stole Dimitrievski se mostró intratable. Y mientras atacaba el cuadro oscense, el Rayo perdonó la sentencia con varias contras en las que no acertó, en parte por las buenas manos del portero de los azulgranas.

Hasta el sábado, no se había visto a ningún equipo tan dominante ante el Huesca en El Alcoraz como lo fue el Rayo Vallecano. Solo la Ponferradina en parte de la segunda mitad de hace dos semanas ha sometido a los azulgranas en su estadio esta temporada.

De hecho, fue el segundo partido en el que menos pases dio el conjunto oscense en su estadio y uno de los que menos posesión local registró. El cuadro de Míchel tuvo el 53 por ciento de posesión, como contra Deportivo y Oviedo y solo más que frente al Girona, cuando tuvo un 47 por ciento. Estuvo más intenso el combinado visitante, como se puede ver en el hecho de que el Rayo recuperara 74 balones por los 63 de su rival, que perdió 143 (el Rayo, 126).

En cuanto al número de pases totales, 406, también supera solo la cifra contra los catalanes (345). En parte de eso influyó la poca participación que tuvieron dos hombres importantes como Eugeni Valderrama y Juan Carlos Real. El primero solo dio quince pases buenos y cuatro malos y el segundo, once buenos y dos malos, ambos en una hora de juego. Cifras por debajo de las conseguidas en los dos últimos choques, en los que ambos tuvieron una participación decisiva. Contra el Alcorcón, Eugeni dio 24 pases buenos y Juan Carlos, 23. Es verdad que ambos tuvieron bastantes minutos más que el pasado sábado. Y ante la Ponferradina, Juan Carlos completó 17 pases buenos jugando prácticamente el mismo tiempo que contra el Rayo y Eugeni, en los noventa minutos, dio 35.

También bajó la influencia de Pedro Mosquera, el mejor pasador de la competición (1.099). El sábado dio 43, cuando venía promediando una media de 57 por partido en las dieciocho jornadas anteriores.

Fue un tropiezo al que a buen seguro el equipo querrá ponerle remedio y para ello buscarán tres nuevos puntos en su visita al Mirandés, con la tarea de volver a ser ese Huesca que se vio en Alcorcón.

Etiquetas