SD Huesca

FÚTBOL - SEGUNDA DIVISIÓN

No reble pero pierda la esperanza

Saúl Ais Reig, árbitro que este domingo impidió cualquier opción de triunfo del Huesca

No reble pero pierda la esperanza
No reble pero pierda la esperanza
GOFI

Saúl fue un rey querido y deseado por su pueblo. Respetado. Saúl Ais Reig, árbitro que este domingo impidió cualquier opción de triunfo del Huesca, es indigno de pisar cualquier campo de fútbol. En algunos de Regional, donde el caserismo impera por razón de la presión ambiental, ayunos de VAR, de cualquier asistencia y con una protección en ocasiones insuficiente, se puede entender la actitud "doméstica", con querencia a casa. Lo del trencilla del domingo es gravísimo, porque acudió las dos veces ante jugadas clarísimas y, para señalar lo que finalmente determinó, no existe más opción que la mala fe. El partidismo es incompatible con la condición de juez, que es el rol que se presupone en el fútbol a estos profesionales muy bien pagados. Salvo... Salvo que haya algo más. En alguna ocasión he expresado mis dudas sobre la viabilidad del ascenso. El Huesca está en el ojo del huracán de una guerra que se disputa en distintos desiertos, desde la judicatura hasta la calva designación de los colegiados. Hasta tal punto que mi esperanza es Iker Casillas. Un penalti a favor en 30 partidos, varios en contra, siete goles anulados a Okazaki y el VAR casi siempre en contra. Lo del domingo es un escándalo con mayúsculas, hacía décadas que no presenciaba nada similar. Hay nueve toques desde la presunta mano del japonés hasta que marca. Y lo del penalti de Josué Sa no es admisible. En general, hubo dos reglamentos en Vallecas. De la opción clara de ganar de un buen Huesca a la derrota segura. Ni un solo reproche a Míchel o a los jugadores, aunque algún error por supuesto que hubo. Pero no fue un encuentro de fútbol con igualdad de oportunidades competitivas. Fue un "matadero de ilusiones". Para sobrevivir frente a la frustración, mejor no generar falsas expectativas. No pierda, amigo lector, el tiempo. Piense que en una temporada tan difícil, en la que hemos vivido en un tobogán emocional, estamos a punto de certificar la salvación. Un gran éxito. De la Primera División, pierdan toda esperanza. Una mano mece la cuna... y tira al bebé humilde al suelo. FSSR por la integridad del Huesca, pero con los pies en el firme.

Etiquetas