SD Huesca

FÚTBOL - S. D. HUESCA

El Huesca volverá a la carga este lunes día 23

La plantilla, desde el confinamiento, iniciará telemáticamente una "pretemporada" con trabajo físico y táctico

El Huesca volverá a la carga este lunes día 23
El Huesca volverá a la carga este lunes día 23
R.G.

HUESCA.- El Huesca ha anunciado este miércoles que será el próximo lunes, día 23, cuando retome los entrenamientos. Bien entendido que será un trabajo individualizado y dirigido de forma telemática porque los jugadores permanecerán en sus domicilios, de acuerdo con las “reglas del juego” que marca la situación en nuestro país por la crisis del CODIV-19. “La intención es que, respetando siempre las medidas de prevención y las indicaciones de las autoridades sanitarias, la plantilla se mantenga activa dentro de la excepcionalidad de la situación”, señala la entidad.

una fecha “orientativa” con la que va a reanudar la actividad. Se apunta al primer fin de semana de mayo, día 3, como posible pero tampoco está descartado el 23 de abril en el mejor de los escenarios ni el 14 de mayo como el horizonte más lejano.

David Porcel, preparador físico del Huesca, señala que con este panorama se ha decidido dar a la plantilla un periodo de vacaciones durante esta semana, con el matiz de que todos tienen que estar recluídos en casa y de que de lo que se trata es de descansar.  “Mentalmente es difícil, porque esta situación no es la mejor, y físicamente que se mantengan activos, pero lo justo”, indica. Es justo lo contrario a lo que tendría que haber sucedido, “ahora mismo estaríamos compitiendo y nos quedaría la parte más dura de la temporada, en la que más fatiga acumulas y sabiendo que el tramo final les puede pesar más a determinados jugadores. Se trata de aprovechar este descanso  que normalmente no tenemos”.

Un descanso “lo más pasivo posible”, con unas directrices similares a las que reciben los jugadores en Navidad o verano para mantenerse activos y no perder mucho tono muscular.Así que el lunes empezará una pretemporada, cada uno en su casa y adaptada a las circunstancias. Sin saber si un par de semanas después los técnicos podrían dirigir entrenamentos individualizados en la instalación con grupos muy reducidos de jugadores o incluso si a los deportistas se les permite salir a la calle.

De momento, todos los jugadores han recibido ya una bicicleta estática para que tengan una herramienta común para el trabajo cardiovascular. Igualmente tienen otro tipo de materiales para volver a ponerse manos a la obra. Desde el lunes, además de la actividad física, habrá otras opciones grupales sacadas de diferentes aplicaciones. Y no se obviará el trabajo táctico. “Vamos a enviarles videos para trabajar a nivel táctico, que es una buena herramienta. Ya lo estamos preparando para que todas las tareas que les mandemos no solo sean ejecutarlas sino también visualizar  acciones para mejora la táctica y  hacer correcciones”.nos a la obra.

“hace una semana ni nos imaginábamos que íbamos a estar así. Teníamos los diferentes escenarios por lo que pudiera pasar y nos habíamos puesto desde la mejor situación que era jugar a puerta cerrada hasta la peor, que era ésta, que no pudiéramos ni salir ni a entrenar”.Casi todos los equipos van a ir en la misma dirección.

El preparador físico del Huesca indica que ha habido puesta en común con algunos colegas de otros clubes de Primera y Segunda División. “A fin de cuentas, antes que ser rivales somos compañeros de la misma profesión. Entre algunos hemos comentado las estrategias que van a seguir unos y otros porque lo mejor es ayudarse. Más o menos todos íbamos en la misma línea y siempre salen ideas propias o del resto de la gente”. Una situación “anormal” que complica la planificación.

“Ahora que ya parece que hay una fecha objetivo te puedes hacer un poco más a la idea, pero planificar a ciegas ya que es complicado porque nunca sabes si lo que estás haciendo es lo adecuado o te estás equivocando o no. Teniendo ya  alguna fecha orientativa ya es diferente y te puedes empezar a planificar y ponerte a trabajar. Pero con la limitación de no poder entrenar de manera normal y tener el espacio que cada uno tenga en su casa. Es un hándicap importantísimo”.

Así que para Porcel, por extensión para todo el cuerpo técnico, cuandovuelva la competición “va a ser un reto, a ver cómo de bien hemos conseguido preparar  a nuestros jugadores con las limitaciones que hemos tenido. No deja de ser una manera más de aprender”.

Antes de este brusco parón, el preparador azulgrana consiera que “el nivel físico del equipo estaba siendo muy bueno y hemos mantenido una línea muy buena durante toda la temporada. Quizás ahora era uno de nuestros mejores momentos, sobre todo con algunos jugadores que no habían terminado  de llegar al cien por cien, bien por lesiones o porque no habían entrado mucho en el equipo y ahora mismo lo estaban consiguiendo. Estábamos en unos datos buenísimos, tanto de distancias totales como de altas intensidades. Ahora era más un momento de cuidar a la gente para mantenerse en ese nivel. no era cuestión de elevar el pico que teníamos sino de centrarnos más en los partidos y cuidar la forma física sin bajar ese nivel. Y ya íbamos con más cuidado a la hora de meter carga, sobre todo con algunos jugadores y esto lo trastoca todo”.

LA SITUACIÓN DE DOUKOURÉ

Para Doukouré este frenazo a la competición se convierte en un arma de doble filo. “En todos los equipos, los lesionados que tienen de corta o media duración van a tener un plazo extra para recuperarse. Y nosotros confiamos en que ahora con Cheick es casi con el que más fácil lo tenemos para dirigirle el entrenamiento. A él no le viene bien este periodo de descanso, pero por otra parte está con Jordi Carracedo, el readaptador,  está trabajando todos los días y lo hace con mucha creatividad e ingenio para mandarle tareas. Es un tiempo que gana y ojalá que cuando volvamos a la competición él ya pueda entrar en una convocatoria”, comenta Porcel, si bien admite que “le va a costar coger el ritmo de competición más todavía porque es un parón que a él, que estaba ya en un nivel bastante bueno, le afecta mucho. Pero el perjuicio es para todos igual”.

“El problema ahora es no saber con qué antelación te van a dejar entrenar en grupo. Igual te pones el 20 de abril y te dicen que en 15 días tienes que competir. Una vez que empecemos supongo que comprimirán el calendario al máximo. Si quedan 11 jornadas y cuatro más con unos posibles playoffs, si lo pueden meter en seis o siete semanas, mejor que en diez. Esperamos jornadas de miércoles y domingo y allí ya va a ser poco entrenamiento. Competir y recuperar”.

Etiquetas