SD Huesca

FÚTBOL - SEGUNDA DIVISIÓN

Álvaro Fernández: "Para los porteros es más difícil"

El portero de la SD Huesca vive el confinamiento en solitario y ve la preparación más complicada

Álvaro Fernández: "Para los porteros es más difícil"
Álvaro Fernández: "Para los porteros es más difícil"
P.S.

HUESCA.- El portero de la SD Huesca Álvaro Fernández, que vive solo en su domicilio el confinamiento, destaca la dificultad que van a tener los guardametas en la vuelta a la actividad ya que, recuerda, "el puesto de portero requiere de un entrenamiento más específico y en casa aún es más difícil de llevar ya que no podemos hacer caídas, ni juego aéreo, ni con los pies. Los que estamos solos tampoco tenemos a nadie para que podamos hacer siquiera unos blocajes. Es más complicado de llevar, tendremos que estar enchufadísimos las semanas que tengamos de preparación para coger el tacto con el balón y llegar muy metidos al primer partido".

No oculta que se le va a hacer extraño tener que jugar a puerta cerrada y que exigirá un máximo grado de concentración, una experiencia que vivió la pasada campaña en un amistoso con el Levante para ocupar la fecha que dejaba libre el calendario por estar el Reus fuera de la competición. "Sí va a afectar a la concentración. Recuerdo aquel partido en el que impactaba jugar en un campo como el Ciudad de Valencia con las gradas completamente vacías. También impresionaba oír desde mi portería al portero contrario cómo arengaba a sus jugadores. Entendía perfectamente lo que les decía. Algo que en un partido normal no ocurre. Vamos a tener que ser muy profesionales para estar los noventa minutos concentrados porque cuando juegas con gente, ya sea a favor o en contra, el hecho de recibir ánimos de los tuyos o silbidos si es de la afición contraria te hace motivarte y estar concentrado al cien por cien los noventa minutos. Tendremos que poner de nuestra parte para que la concentración fuera como si de un partido con gente se tratara".

Álvaro Fernández contempla de forma positiva la posibilidad de vivir en régimen de concentración las once jornadas que restan de competición. "Creo que va a beneficiar al equipo estar con los compañeros las 24 horas y también porque nos vienen once partidos muy exigentes y necesitamos de toda la plantilla. Si estamos juntos el equipo aún se va a fortalecer más y nos vamos a conocer más tanto dentro como fuera del campo para afrontar esos partidos de la mejor manera".

El arquero azulgrana reconoce que el aspecto físico y el psicológico van a jugar un papel muy importante en la vuelta a la actividad. "Ambos van a ser cruciales. El aspecto físico, porque se van a tener que jugar partidos cada tres o cuatro días y vamos a necesitar de toda la plantilla porque es muy complicado que un jugador pueda disputar esos once partidos en un periodo de tiempo tan corto. Todos vamos a tener que estar muy enchufados para competir cuando el míster lo vea oportuno. Para cuando juguemos ojalá la situación en España se haya reducido, pero no se habrá acabado por completo. Eso te va a hacer que llegues más preocupado a los partidos porque sabes que hay gente que sigue teniendo unos problemas gravísimos. Tendremos que poner todo de nuestra parte para que al menos durante 90 minutos no pensemos en otra cosa que no sea fútbol".

Álvaro destaca la respuesta de la plantilla "positiva y rápida" a la reducción de salario que propuso el club. "Cuando los capitanes (Pulido, Mikel Rico y Ferreiro) nos propusieron lo que habían hablado con el club, todos los jugadores creímos que era algo positivo, que no perjudicaba mucho ni al club ni a nosotros mismos. Dimos rápido el OK, ellos se lo transmitieron al club y entre todos llegamos a un acuerdo".

Admite el joven jugador riojano que, aunque vive solo en casa y ya pasó esta experiencia en el Mónaco y en el Extremadura, el hecho de ver tantas noticias negativas, lo más difícil de llevar en estos momentos es "no tener cerca el cariño de los míos, no es lo mismo vivir esta situación sin estar todos juntos".

Afirma estar "muy bien" en el Huesca desde el día que llegó, "noté que el club había hecho una apuesta importante por mí, que sabían de mis características y del potencial que podía dar. He notado el cariño de la afición muy rápido. Desde el primer día que pude jugar con esta camiseta, sobre todo en El Alcoraz, vi la pasión que tiene la gente de Huesca por el club. Y en mi caso, creo que he caído muy bien tanto por mi forma de jugar como por mi personalidad, lo noto muchas veces en los entrenamientos o después de los partidos con la gente que se queda a felicitarnos o a darnos ánimos. Mi intención es conseguir el ascenso este año y el que viene defender la portería de la SD Huesca en Primera División. No hay nada mejor ahora mismo para mí que poder conseguir eso".

Esta temporada ha sido un fijo en las convocatorias de Luis de la Fuente para la selección Sub-21, que el próximo año tendrá como objetivo los Juegos de Tokio que se han aplazado. "Creo que sí puedo ir, al menos tengo papeletas para entrar en la convocatoria. Evidentemente, sé la competencia que tengo, hay varios porteros que están compitiendo muy bien y que están en grandes equipos, pero yo también sé que estoy haciendo una buena temporada y que cuento para el míster. Por tanto, diría que en esos juegos de 2021, si todo sigue así y puedo seguir compitiendo, que es muy importante, puedo entrar en esa lista tan reducida de 18 jugadores".

Está a punto de terminar el curso de Nivel 1 de entrenador, aunque señala que "si en un futuro soy entrenador, lo seré de porteros", para centrarse en sus tres o cuatro guardametas específicos en lugar de tener que lidiar con toda una plantilla al completo.

Etiquetas