SD Huesca

AFICIÓN

En modo "ascenso directo"

Ambiente de alegría indescriptible en la hinchada del Huesca, que también se centra en Las Palmas

En modo "ascenso directo"
En modo "ascenso directo"
P.S.

HUESCA.- Bendito sea Javi Galán, que este lunes subió a los altares de la historia del Huesca. Porque histórico fue el primer triunfo oscense en La Romareda después de dos empates y otras tantas derrotas en las cuatro visitas precedentes. Tres puntazos que ponen al conjunto azulgrana en "modo ascenso directo".

Cierto es que no depende de sí mismo todavía el Huesca, porque tiene a dos rivales por delante y el nuevo fútbol está deparando resultados impredecibles y goles en los últimos suspiros. El mismo equipo de Míchel lo ha vivido en sus propias carnes en cuatro días.

Alegría indescriptible entre la hinchada azulgrana, que este lunes se volvió a congregar en los establecimientos de hostelería y al final hasta desde el balcón se oyó el lanzamiento de algún cohete.

El que estaba que se salía, en una breve conversación con este periódico, era Fernando Lobera, Fenómeno por excelencia, que no tenía palabras para describir el sentimiento de alegría que le acompañaba.

El Huesca brilló como en las mejores tardes de esta temporada. Durante un buen trecho, sobre todo en el primer tiempo, gobernó con mano firme el partido con un dominio de la situación y del juego realmente deslumbrantes.

Se acumulan los partidos y las piernas se cansan. Las ideas también se nublan cuando el desgaste ha sido tremendo con una temperatura infernal, como sucedió este lunes, de ahí que sean disculpables las imprecisiones.

Pero si de lo que se trata, en efecto, es de seguir con el objetivo del ascenso entre ceja y ceja, mal hará el Huesca en caer en la autocomplacencia. Fue bonita la victoria, pero este lunes toca volver al trabajo y ponerse el mono para el partido del jueves con Las Palmas.

Se dio un golpe sobre la mesa y de autoridad. El Huesca dejó su impronta de un grande en un duelo en el que no renunció a ganar en ningún momento. De ahí el triunfo in extremis. Hay que seguir, quedan seis finales. Para el ascenso y para que quede la coletilla del año que se le ganó dos veces al Zaragoza.

Etiquetas