SD Huesca

ENTRENADORES

Míchel ve el Huesca-Eibar como "una auténtica final"

El técnico apela a ser intensos y competitivos y descarta a Okazaki para este encuentro

Míchel ve el Huesca-Eibar como "una auténtica final"
Míchel ve el Huesca-Eibar como "una auténtica final"
SDH

HUESCA.- No ha dudado Míchel en afirmar que se toma el partido de este sábado ante el Eibar como una final. “Es importantísimo. ¿Podemos hablar de final? Yo me lo tomaría como una final. En mi cabeza está que es una final. Es un calificativo que no es ni para tener miedo ni para afrontarlo con mucha incertidumbre. Tenemos que ganar tres puntos, pero para eso tenemos que ser muy competitivos. Y para ser muy competitivos tenemos que saber lo que tenemos trabajar en el terreno de juego y lo que hemos hecho durante la semana”, ha señalado el entrenador del Huesca.

El equipo azulgrana tiene clara la forma de desenvolverse del Eibar, ajustado al estilo que marca su entrenador, José Luis Mendilibar, y “hemos buscado cómo contrarrestarles y cómo podemos hacerles daño. Tener el plan en la cabeza y ejecutarlo durante 95 minutos, indepentientemente de cómo vaya el marcador. En muchas fases de la semana les he dicho a los jugadores que es una auténtica final. Pero no para tener miedo sino para afrontarla con todas las garantías de que somos capaces de ganar. Pero haciendo las cosas bien y cumpliendo con el plan establecido”.

Míchel apunta a la necesidad de la victoria y a volver a la senda del buen juego y resarcirse de lo sucedido en los dos últimos encuentros. “Lo que queremos es ganar porque hemos tenido opciones, hemos hecho muy buenos partidos y venimos de dos derrotas donde ha habido cosas positivas y otras negativas. Por ejemplo, con el marcador en contra nos hemos desorganizado demasiado, tanto el día de la Real como ante el Real Madrid, y esas son cosas a mejorar. Pero también ha habido partidos en los que hemos merecido la victoria y ese es el camino que hay que seguir. Hay que ganar, pero primero va el buen rendimiento. Y a partir de ahí seguro que llegarán las victorias. No nos condiciona el no haber ganado para el trabajo que tenemos que hacer en el día a día y buscar las soluciones para ser más competitivos de lo que hemos sido hasta ahora”.

El técnico ha comentado que al no ganar “todo lo bueno que has hecho, si vienes de dos derrotas, se convierte en algo negativo”. De ahí su insistencia en que inculcar a la plantilla “darle mucha importancia a nuestra idea y a cómo hacer las cosas para competir mañana al cien por cien. Esa confianza se tiene que mostrar en el terreno de juego. Estas dos derrotas nos duelen, nos han hecho daño, más porque ha habido momentos en los que hemos sido un equipo muy desorganizado en fases del mismo. Eso hay que cambiarlo sí o sí. Ni en Primera ni en Segunda División se puede competir si te desorganizas y si no tienes una mentalidad colectiva. Y eso es lo que hemos trabajado. Ir todos con el mismo objetivo, con la misma línea de trabajo y con una idea muy clara desde el principio hasta el final del partido, independientemente de cómo vaya desarrollándose”.

Y si surge la desconfianza, “ese es el momento de estar todos juntos y de adaptarse al momento del partido que te está exigiendo el rival. Tenemos que ser superiores al Eibar, pero debemos serlo cuando no tengamos el balón y cuando lo tengamos. No nos puede sorprender que haya momentos que no tengamos el balón y tengamos que defender todos juntos. Y no nos puede sorprender que a ellos en bloque bajo no le generemos ocasiones. Eso no nos puede desorganizar a nosotros. Esa es la idea que hemos buscado y lo que planteamos, pero no solo para este partido sino para todos. Y es uno de los problemas que hemos tenido en estos dos últimos partidos. Parece que con el 2-1 de la Real el partido estaba acabado, y ni muchísimo menos. Y lo mismo con el 2-0 del Real Madrid. Te puedes meter en el partido de cualquier forma y eso no lo puedes tirar a la basura. Son cosas que hemos hablado y trabajado para contrarrestarlas y mejorarlas”.

Míchel ha apelado también a la intensidad con la que se tiene que desenvolver el equipo. Eso sí, teniendo muy claro que “la intensidad no va con las faltas. No tenemos que ser un equipo que haga muchas faltas para ser intenso. La intensidad va con estar todos juntos, llegar a los duelos, tener unas buenas basculaciones al esprint, que tenemos que hacer, y al final se trata de hacer buenos números en cuanto a la defensa de espacios. Hay que llegar al duelo, evitar el centro y la continuidad en el juego del rival robándole el balón, estar lo más altos posible para que no golpeen hacia adelante. Hay muchas formas de trabajar la intensidad y una de ellas es también tener un ritmo alto de juego con balón. Para eso tienes que tener muchas líneas de pase y hacer mejor a tu compañero. A veces confundimos la intensidad con no tener el balon y cometer faltas. A mí la estadística del otro día, de cometer nueve faltas, no me parece ni buena ni mala. Eso no tiene nada que ver con el ritmo de juego, ni ofensivo ni defensivo. Y el ritmo de juego lo hemos trabajado teniendo mucho más el balón, muchas más líneas de pase, hemos trabajado la intensidad de estar juntos en las líneas, de ir hacia adelante y hacia atrás. Hemos trabajado todo eso para tener más el balón y robarlo lo más rápido posible. Y al final eso se convierte en los kilómetros que tenemos que hacer para ser mejores que el Eibar”.

Un Eibar al que el entrenador del Huesca considera de “máxima intensidad, de presión alta, es el equipo de la liga que juega con la línea más adelantada. Hasta el día de nuestro partido con la Real Sociedad era la Real y ahora es el Eibar con la defensa más adelantada. Eso quiere decir que aprietan muy bien al poseedor del balón porque si no todo el mundo le podría hacer daño a la espalda. Pero eso no es fácil y para lograrlo tienes que superar esa primera línea de presión. Y con balón es un equipo de pase adelante, de juego por bandas y centro, con mucho equilibrio defensivo porque viajan juntos. Son armas que tiene el Eibar de Mendilibar, que yo creo que lo llevan ejecutando muy bien en estos últimos años en Primera División y por eso están allí”.

OKAZAKI ES BAJA Y DOUMBIA YA ESTÁ LISTO

Míchel ha confirmado que Pedro López y Mikel Rico están disponibles para jugar, no así Okazaki, que este viernes se ha retirado del entrenamiento al sentir unas molestias y se considera más conveniente ampliar el margen de su regreso hasta la vuelva de la competición, tras el parón de las selecciones. Una ausencia que se suma a la conocida del meta Valera, que sigue su proceso de recuperación.

Y el que está ya listo para debutar es Doumbia, según ha señalado el entrenador azulgana, una vez que se ha puesto a punto físicamente y se ha ido amoldando a las características del juego del equipo oscense.

ÁLVARO, DE NUEVO EN LA SUB-21

El guardameta Alvaro Fernández, que todavía no se ha estrenado en Primera, ha vuelto a ser convocado por Luis de la Fuente para la selección Sub-21 que en las próximas fechas jugará nuevos compromisos. Se trata de los dos últimos partidos de la fase de clasificación para el Europeo de 2021 ante Islas Feroe e Israel.

Etiquetas