SD Huesca

Eibar, 1- Huesca, 1

Los jugadores, uno a uno

Álvaro Fernández, portero del Huesca
Álvaro, portero del Huesca
LALIGA

Álvaro Fernández: En una tarde sin mucho trabajo, resolvió fenomenal el que tuvo, sobre todo con un paradón en la acción siguiente al gol del empate. Reflejos y mucha seguridad.

Pablo Maffeo: Aunque le tocó bailar con el chico yé-yé del Eibar, Bryan Gil, supo contener sus arremetidas y se fue con decisión al ataque como en el gol que ponía el 0-1 en el que colocó un estupendo pase a Mir.

Jorge Pulido: Tiene que evitar complicarse en acciones que requieren más contundencia que filigrana. Perdió algunos balones incomprensibles y estuvo poco atento en el gol del empate.

Dimitrios Siovas: Al griego poco se le puede reprochar. En defensa, un muro, muy expeditivo. En ataque, poco antes del gol del Huesca tuvo una clarísima pero la empaló mal.

Pablo Insua: La explicación sobre el capitán reza igualmente para el gallego, que todavía no tiene ritmo. Le ganó la partida Pape Diop, con el que estaba, en el empate armero.

Javi Galán: Salvo un error grueso en el primer tiempo que pudo costar un disgusto, volvió a ser un problema gordo para toda la banda del Éibar. Sigue en estado de gracia sobresaliente.

Jaime Seoane: Tras la exhibición ante el Granada, pecó de cierto individualismo en muchas acciones, pero es cierto que fue a más conforme avanzaba el encuentro.

Idrissa Doumbia: No es ningún portengo con el balón en los pies, pero el mediocentro solventa algunos fallos propios de su condición técnica con unas piernas inacabables que recolectan todo lo que está perdido.

David Ferreiro: Quizás su mejor actuación de la temporada. Con esa carta de libertad que le ha otorgado Pacheta, gana muchísimo porque puede aplicar su iniciativa y su inteligencia. De él manaron las mejores ocasiones del Huesca, como la del gol. Ha retornado el quebrador oficial.

Dani Escriche: Lucha como un gladiador, no pierde la cara ante nada, se pega con los defensas... pero le falta ese punto para no ceder el balón a Mir cuando estaba solo ante Yoel en la oportunidad más clara del primer tiempo.

Rafa Mir: Estuvo menos afortunado que en los partidos previos, pero es un peligro y además retiene a dos contrarios por el respeto que infunde. Aunque no mojó (en la acción anterior al gol, le hicieron penalti), promete prestaciones.

Mikel Rico: Sustituyó a Doumbia y se notó su frescura. Con el otro equipo cansado, dará grandes alegrías.

Sandro Ramírez: Volvió 47 días después, marcó el 0-1 y fue una jaqueca para los defensas. Gran alegría su vuelta.

Pedro López y Sergio Gómez: Poca incidencia en sus escasos minutos.

Etiquetas