SD Huesca

PRIMERA DIVISIÓN

El Huesca reconocerá este lunes la labor del Centro Aragonés de Barcelona

Es también la sede de la peña azulgrana en la Ciudad Condal, que no rebla con el equipo

Jesús Félez, Jesús Peirón y Amadeo Ibarz
Jesús Félez, Jesús Peirón y Amadeo Ibarz
S. E.

La Peña de la SD Huesca en Barcelona va a vivir este lunes el que seguramente va a ser el día más especial desde su constitución el pasado año, en plena pandemia. A la una y media de la tarde se abrirá el Centro Aragonés de Barcelona “Casa de Aragón”, que tiene sus puertas cerradas desde hace ya un año, para recibir de forma exclusiva al club azulgrana en un acto de reconocimiento por parte de la SD Huesca por lo que ha hecho la institución que representa a tantos y tantos emigrantes aragoneses en general y altoaragoneses en particular cuyo destino fue la Ciudad Condal y que mantienen vivas sus raíces en la distancia.

“Estamos encantadísimos de que venga a visitarnos el Huesca y agradecidos por este detalle”, afirma el presidente del Centro Aragonés, Jesús Félez, que anuncia un brindis “con un vino de Sommos” y que, como buen aficionado al fútbol -jugó en el Alcorisa, de donde es natural y aún ahora a sus 65 años sigue dándole al balón-, está al tanto de la marcha que lleva el equipo azulgrana y es también socio de la Peña del Huesca en Barcelona.

“Tuvieron un poco de mala suerte al inicio de la temporada, pero en juego y preparación física se le ve muy bien. Creo que aquel empate con el Granada, cuando tenía el partido ganado, le hizo daño. Pero el efecto Pacheta le está dando resultado. Lo del partido con el Barcelona el lunes... depende de cómo esté el chiquitín”, apunta por Messi, y lamenta lo sucedido el pasado domingo “con la derrota ante el Celta, porque habría sido importante ganar”.

Jesús Félez aprovechará la visita del Huesca para mostrarles la espectacular sede que tiene el Centro Aragonés, de 4.000 metros cuadrados en el corazón de la Ciudad Condal, y 110 años de vida. Entre la pandemia y las deficiencias estructurales lleva mucho tiempo cerrado. Cada vez que llueve, recuerda el presidente, es como si cayera un tsunami. Y este último año en Barcelona hemos tenido ocho o diez episodios con más de 50 litros por metro cuadrado. Ahora, no obstante, existe el compromiso firme del Gobierno de Aragón para afrontar las obras de reforma y poner fin a todos los problemas que le mantienen en ‘standby’.

Además de verlo in situ, los dirigentes del Huesca conocerán de primera mano los ilusionantes proyectos que tienen los responsables del Centro, que cuenta con 850 socios, entre los que destaca también la instalación de un restaurante con productos aragoneses, habilitar una sala para que se puedan ver los partidos de fútbol (los del Huesca y los del Zaragoza, ya que las peñas de ambos clubes tienen su sede aquí) y continuar con actividades como los cursos de fabla y folklore y un buen ramillete de actos sociales y culturales que se han venido desarrollado habitualmente.

Un centenar de socios

Son un centenar de socios los que tiene la Peña del Huesca en Barcelona. “Y porque pusimos freno, porque podían ser trescientos más”, señala Jesús Peirón, el presidente de la entidad, que junto con su mano derecha, Amadeo Ibarz, tiraron del carro para sacar adelante la iniciativa.

Peirón, natural de la pedanía de Conchel, junto a Monzón, llegó a Barcelona en 1974 y siempre ha mantenido el contacto con su tierra. “Siempre se siente nostalgia cuando estás fuera de tu hábitat natural”, señala, para recordar cómo dieron el paso de crear la peña del Huesca. “Amadeo, que es de Berdún, empuja mucho y tiene un mérito enorme en todo esto. Por esto estamos unos cuantos socios de Monzón y otros de Berdún y de diferentes puntos, así como muchos también de Barcelona y bastantes de momento no los hemos inscrito. Cuando pase todo esto veremos qué podemos hacer”.

Todo surgió “por el arraigo a nuestra tierra, tener un motivo para ir allí y el fútbol, que siempre nos ha gustado y que a mí me ha dado muchos amigos, lo ha hecho posible”.

Además, añade Peirón, “tener en Barcelona una peña del Huesca es lo menos que se puede pedir. El mérito que tiene el club de estar en Primera División es enorme, hay que aprovecharlo y disfrutar. Y que nos dure mucho. Yo recuerdo haber visto muchas veces al Huesca en Monzón en aquellos partidos de Tercera División, por eso hay que reconocerle lo que está haciendo y cómo ha crecido”.

Se declara un ferviente seguidor del equipo que ahora dirige Pacheta y está convencido de que la permanencia es todavía posible. “Yo sí que confío. Veo todos los partidos y un día u otro nos tiene que salir lo que les sale a los demás. Ves cómo el rival te mete un gol y gana y el otro día, por ejemplo, le hacemos tres al Celta y ellos te hacen cuatro. No pierdo la ilusión, quedan doce partidos, que son 36 puntos y eso es mucho. Si arrancamos alguna victoria, seguro que vamos para arriba. Y si bajamos, volveremos a subir. Aquí no se rebla”, afirma.

La pandemia se ha llevado también el público de los estadios y los integrantes de la peña del Huesca en Barcelona mantienen el anhelo de poder acudir a algún encuentro de El Alcoraz cuando se permita el regreso de los aficionados. “Por fotos e imágenes vemos lo renovado que está El Alcoraz, ha quedado un campo muy bonito. Nuestra ilusión es poder ir allí a ver al equipo. A fin de cuentas, lo que siempre nos ha gustado es poder ir a Huesca, juntarnos con los amigos, comer con ellos y poder ir al fútbol”.

Su afición por el pelotón la ha tenido siempre. Jugó en Monzón y también en Barcelona, en el CD Martinenç.

Ante la visita que hoy hará el Huesca al Nou Camp, Peirón dice que “me conformo con el 0-1”. “Va a ser complicado por el poderío del Barça, pero tampoco se lo vamos a poner fácil. A mí me encanta cómo juega el Huesca, la tocamos mejor que nadie. La vida es ilusión y no la pierdo con el Huesca. Fíjate el salto que supondría solo con sacar un empate. Insisto, yo todavía creo que se salvará. Y nosotros somos un granito de la SD Huesca. Pero hacemos patria”.l

Etiquetas