SD Huesca

Los jugadores, uno a uno

Un partido muy serio y un protagonista estelar, Sandro

Jaime Seoane, centrocampista del Huesca
Jaime Seoane, centrocampista del Huesca, ante la Real Sociedad
Agencia EFE

Álvaro Fernández: Este chico es de hielo, parece un veterano. Incomensurable en el chutazo de Isak, magnífico con los pies, sabiendo cuándo hay que descongestionar.

Pablo Maffeo: La vuelta del lateral, providencial. Jugadas de altísimo nivel, profundidad y hasta remate. De haber entrado el chutazo cerca de la escuadra, para enmarcar tras su genial ruleta.

Dennis Vavro: Este tío es un pedazo de central, no hace amigos por ningún lado, sabe jugarla rasa y alta, tiene una enorme calidad.

Jorge Pulido: Pese a la tarjeta amarilla, se ha machacado en defensa ante la enorme calidad de los donostiarras. Bien, sin alharacas.

Dimitrios Siovas: Después de estar como un flan contra el Atlético, ante la Real se ha vuelto de mármol. Es un central impresionante aunque a veces peca de exceso de confianza. Sube además con criterio.

Javi Galán: Más entonado que los últimos encuentros, ha sabido defender al guerrero Portu y además ha subido con muchas ganas. Se le necesita para el tramo final.

David Ferreiro: Una locura la del gallego, ahora por aquí, ahora por allí, pasecito en profundidad, centro al área. Cuando Ferre se divierte, nos emociona a todos.

Mikel Rico: Despliegue de coraje en la primera mitad, incluso con alguna acción clarividente. El cansancio en la segunda propicia el cambio.

Jaime Seoane: Mucho desparpajo, ha aliviado a sus compañeros con buenos cortes y tan sólo le falta un poquito más de concreción. Le volverá la inspiración.

Sandro Ramírez: No parece ni canario del brío que está atesorando. Advirtió de que lo mejor suyo está por venir. El gol de falta lo demuestra, pero su calidad es toda una garantía. Irá a más.

Rafa Mir: Nada que reprochar al murciano. No ha tenido un partido para su lucimiento, pero la verdad es que todo lo que llega lo chuta. Incomprensible cómo castigan los árbitros su corpulencia. Le han aburrido a faltas, algunas ficticias.

Sergio Gómez: El catalán empieza a sacar la cabeza de la larga etapa de oscuridad. Lucha más y lleva el camino correcto para volver a deslumbrarnos. Necesitamos esa seda en la bota en los pases.

Pedro Mosquera: El gallego es un jugador tan inteligente y comprometido que entiende cuando su rol cambia. Es importantísimo. Su salida ha ayudado y mucho. Tiene vista de galápago.

Pedro López: Siempre cumplidor el murciano, no ha tenido tiempo de exhibir sus buenos centros, pero bien en labores defensivas.

Idrissa Doumbia: El que no luce pero no peca. Es un estupendo jugador.

Gastón Silva: 3 minutos para recordar que lo tenemos aquí.

Etiquetas