SD Huesca

Fútbol-SD Huesca

Vamos a sufrir, pero va a merecer la pena

Hace dos temporadas, el Valencia descendió a la SD Huesca en El Alcoraz

Segunda parte
Enfrentamiento entre la SD Huesca y el Betis.
LOF

El fútbol siempre te da otra oportunidad, por muy imposible que parezca. Hace dos temporadas, el Valencia descendió a la SD Huesca en El Alcoraz a Segunda División en nuestra primera temporada en la élite. Y, caprichos del destino, este próximo sábado, en la última jornada de Liga, esta plantilla tiene la oportunidad de desquitarse en el mismo escenario y ante el mismo rival, y lograr el hito más importante en la trayectoria del club.

Cerraremos la temporada frente al Valencia, aunque a diferencia de la anterior ocasión, esta vez solo dependemos de nosotros mismos para conseguir una histórica permanencia tras una temporada dificilísima. Al empezar, todos hubiéramos firmado llegar en esta situación a la última jornada. Y, el pasado mes de enero, más de uno ni lo hubiera creído.

Es cierto que se podía haber llegado en una situación más cómoda si, entre otras cosas, el arbitraje del domingo en el Benito Villamarín hubiera sido otro. Un viejo conocido con el que parecemos en deuda permanente y que otra vez decantó el choque para los locales. Pero, ni me siento cómodo hablando de árbitros, ni creo que sea el momento de centrar nuestras miras en algo que ya no vamos a cambiar.

Se perdió ante el Betis en un partido que perfectamente podía haber terminado en empate a nada. Porque era el camino que llevaba el encuentro de no ser por ese “penalti” que González Fuertes se sacó de la chistera. Aunque bien es cierto que nos costó encajar el golpe y, otra vez más, se acentuó la dificultad que tenemos para generar ocasiones -ni un tiro entre los tres palos en todo el partido-.

Esta derrota obliga al Huesca a salir a ganar la próxima jornada y eso me hace ser optimista. Hemos visto la mejor versión de los de Pacheta cuando nos hemos jugado el todo o nada (Granada, Elche, Levante o Real Sociedad). Es entonces cuando más me he sentido identificado con el equipo. Días en los que se defiende atacando, en los que se vive en campo rival con o sin balón y partidos en los que se generan ocasiones en todos los tramos y se concede muy poco en defensa. En todos ellos, el Huesca ha sabido salir victorioso.

Y todo eso es lo que necesitaremos el sábado ante un rival que no se jugará nada a nivel clasificatorio. Esto no quiere decir que no debamos estar preparados para sufrir, pero hay que dejarles claro que esta ya no es su guerra desde el pitido inicial, intentando agitar el partido desde su inicio. Reitero que estoy convencido de que veremos la mejor versión del equipo y que, pase lo que pase, como bien ha dicho siempre Pacheta, estaremos muy orgullosos de lo que este grupo ha conseguido.

No olvidemos quiénes somos ni de dónde venimos. Y ahora es más importante que nunca poner en contexto el cómo hemos llegado hasta aquí. Vamos a sufrir, pero va a merecer la pena. ¡¡Sin reblar!! l

Etiquetas