SD Huesca

SD HUESCA

Ignasi Miquel solo ve "ambición" en el Huesca

El central azulgrana destaca las ganas de mejorar para superar "este pequeño bache" después de las tres derrotas consecutivas

Ignasi Miquel, durante el entrenamiento de este miércoles.
Ignasi Miquel, durante el entrenamiento de este miércoles.
Rafael Gobantes

HUESCA.- Ignasi Miquel ha rechazado la ansiedad que pueda derivarse después de las tres derrotas seguidas que ha sufrido el equipo y ha puesto el acento en las ganas de mejorar y en “la ambición” que acompaña al Huesca en sus objetivos.

Tras una sesión de casi dos horas en el Pirámide, el central azulgrana ha señalado que habían digerido el tropiezo de Lugo “con ganas de seguir mejorando y de pasar este pequeño bache en el que estamos”. Y también con un decidido propósito de enmienda. “No puntuar durante tres partidos es algo que no puede volver a pasar y que tenemos que mejorar. Al equipo lo veo mentalizado con nuestra manera de jugar y nuestra identidad, pero sobre todo mejorando en esas pequeñas cosas que nos están perjudicando”.

En la segunda parte del entrenamiento, Nacho Ambriz ha trabajado con los diez jugadores de campo que se midieron de inicio al Lugo. Ya ya avisado Ignasi Miquel que no era premonitorio del plan que vaya a tener el técnico el domingo sino que era para repasar la lección del Anxo Carro. “Sobre todo, con lo que pudimos mejorar el lunes, sí que hubo momentos que tuvimos el balón y lo movimos muy bien, pero nos faltó mucha profundidad. Le das la vuelta al partido, que es lo más complicado, pero hay momentos en los que nos faltó ser un poco más incisivos para ir a meter el tercero para no sufrir”.

Los resultados que se están registrando y los pinchazos de algunos de los gallitos en esta última jornada (Almería, Valladolid y el propio Huesca), reafirman la idea de la igualdad que preside la categoría. “En los últimos años cada vez hay más nombres de equipos en Segunda División, que quieren pelear por una plaza para ascender. Así que ya vemos lo que es. Que te vas a campos como el de Lugo, que en principio era un equipo para luchar para no descender, más que nada por lo que le ha pasado en los últimos años, pero es lo que hacen. Parece que no están y con un gol se meten en el partido y acaban remontándote”.

El partido de Fuenlabrada lo afronta el equipo con las ganas de volver a sumar por tranquilidad y para no entrar en el terreno de la presión. “Es muy temprano para eso. Sobre todo porque no piensas en la presión de estar abajo porque el equipo es ambicioso y quiere ganar. Mentalmente no queremos otra cosa y está claro que sabemos que la competición es muy dura, muy difícil y que tenemos que competir muy bien. Lo que pasó el otro día, que te empatan a dos y en los últimos minutos hacemos un bajón mental, eso es lo que no nos podemos permitir. Porque un punto el lunes te cambia las cosas y miras el resultado de otra manera”, destacaba Miquel.

El defensa también ha afirmado que esa necesidad u obligación de ganar no deben conducir a la ansiedad. “No veo al equipo ansioso, sí que hay ganas pero no esa ansiedad de tener que ganar en plan negativo. Estamos construyendo una base fuerte, el equipo quiere trabajar desde ella, y solo veo ambición para el próximo partido”.

Ignasi Miquel ha avisado también del peligro que puede plantear el Fuenlabrada. “Los conozco de los ultimos tres años y es un equipo complicadísimo. Va a competir, a pegar, a luchar todas y esa es su identidad, la capacidad de competir y esa agresividad que tienen para ponerte el partido lo más difícil posible. Hay que adaptarse y superarles en eso, que es lo básico, y apartir de ahí intentar hacer nuestro fútbol para superarles”.

En ese mismo empeño, en el factor mental, está trabajando el entrenador con la plantilla. “Lo que también considera Ambriz es que se hizo bien en los primeros partidos, que es donde se gana, y dónde podemos mejorar en los tres últimos. Intentar corregir esas pequeñas cosas para que el equipo vuelva a carburar”.

En cuanto a las mejoras en defensa, el análisis del central es que los goles encajados llegaron por un mal posicionamiento en las contras de los rivales. “Tenemos que intentar hacerlo mejor para que no existan esas contras, estar mejor posicionados e intentar cortarlas. Los defensas somos los bomberos, lo apagafuegos, y tenemos que estar preparados para cualquier cosa. Está claro que hay que mejorar. El otro día nos meten tres goles y eso no debería volver a pasar. No veo mal al equipo en ese aspecto, mejorar pero partiendo de que los goles vienen de acciones bastante más puntuales pero no de que el equipo contrario haya sido mejor”.

El central ha afirmado que se encontró bien en su debut, “estoy muy contento pero está claro que queda mucho por mejorar tanto personalmente como a nivel colectivo”.

Y ante su presumible nueva “pareja de baile” en el eje de la zaga, con Pulido, no ve ningún tipo de complicaciones en la adaptación. "Con Pulido es fácil entenderse. También llevaba entrenando con Cristian (Salvador) diez días, los dos son grandes jugadores y es fácil entenderse con ellos”.

Etiquetas