SD Huesca

Fútbol / SD Huesca

El Huesca destituye a Nacho Ambriz

El mexicano y su cuerpo técnico dejan el club oscense tras la derrota en Burgos

Nacho Ambriz deja el Huesca tras doce jornadas de liga.
Nacho Ambriz deja el Huesca tras doce jornadas de liga.
Pablo Segura

Nacho Ambriz ya no es entrenador del Huesca. El club ha anunciado este lunes la destitución del técnico mexicano después de la derrota en Burgos, donde el equipo, además de perder, dejó una mala imagen que no gustó en las altas esferas de la entidad oscense.

"El Consejo de Administración de la Sociedad Deportiva Huesca ha decidido relevar a Nacho Ambriz y a su cuerpo técnico al frente del primer equipo, al que llegaron al inicio de la presente temporada. Desde la entidad oscense se le desea mucha suerte en su futuro profesional y agradece y valora su profesionalidad e implicación con el club", reza el comunicado que ha emitido el Huesca.

Ambriz llegó este verano después de unos exitosos años en su país, especialmente en su última etapa en el Club León, pero, en su primer año como primer entrenador en el fútbol europeo, no ha mostrado lo esperado y el Huesca ha tomado la decisión de prescindir de sus servicios y de sus ayudantes, Edgar Solano y Luis Martínez, después de doce jornadas de competición en Segunda División.

El cuadro oscense afrontaba la campaña con la meta de pelear por el ascenso a Primera División, pero después de doce partidos, el equipo se encuentra en la duodécima plaza, a distancias similares del play off y del descenso, pero ya a nueve de puestos de ascenso directo.

El equipo con Ambriz a los mandos en estos más de dos meses de liga ha ido de más a menos. Tras un inicio ilusionante, con dos victorias ante el Eibar y el Cartagena en dos partidos que divirtieron a El Alcoraz, llegaron tres derrotas consecutivas frente a Las Palmas, el Real Oviedo y el Lugo.

De los seis siguientes encuentros, los azulgranas ganaron dos y solo perdieron uno, con tres empates, pero las sensaciones que dejaban ya no eran las de las dos primeras jornadas. Más bien todo lo contrario: había dudas en torno al juego del equipo y las lesiones no ayudaban a una plantilla ya de por sí corta.

La derrota ante el Burgos ha sido la gota que ha colmado el vaso. Pese a que antes el Huesca había sumado 5 puntos de 9, la imagen no era la de un conjunto que quiere jugar un fútbol de toque y de ataque y que aspira siempre a ganar. Y en El Plantío, el Huesca se mostró como un equipo gris y sin alma, que sufre mucho en defensa y al que le cuesta aún más generar peligro en el área contraria, además de cometer muchos errores.

La etapa de Ambriz como técnico del Huesca ha durado prácticamente cuatro meses. Llegó a finales de junio y tanto él como sus ayudantes pronto se ganaron el cariño de la plantilla y el club. La pretemporada, pese a la falta de efectivos y sin contar un desastroso primer amistoso, desembocó en un optimismo que fue a más tras las dos primeras victorias ligueras, pero que ha ido decayendo hasta convertirse en todo lo contrario, en un pesimismo que ha llevado a la entidad oscense a tomar la decisión de destituirle.

Etiquetas