SD Huesca

sd huesca

Un Huesca B superior al Teruel choca con la falta de gol y con la actuación de Talibi

Otro buen partido del filial que se queda sin premio ante el líder en una tarde de perros por el fuerte viento (0-0)

El Huesca B ha merecido mejor suerte ante el Teruel.
El Huesca B ha merecido mejor suerte ante el Teruel.
SD Huesca

SD Huesca B: Valera, Val, Anglada (Nacho Pastor, 83), Euse, Edu Adell (Barba, 73), Tomeo (Sastre, 67), Carrasco, Manu Rico, Miguel Fernández (Abizanda, 73), Esteban Aparicio y Sandoval.

CDTeruel: Talibi, Hakim, Cabets, Borja (Tatin, 85), Jaime, Emana (Ibra, 74), Aparicio (Fabio, 74), Guille (Kevin Lacruz, 70), Alfredo, Carlos Javier y Hermelo.

ÁRBITRO: Iker Ruiz Rabanal (Comité Vasco). Amonestó a Borja Romero y Aparicio y expulsó con roja directa a Alfredo, del Teruel, y por el Huesca vieron la amarilla Dani Aso, Esteban Aparicio y Manu Rico.

INCIDENCIAS: Tarde desapacible con sol pero con frío y fuerte viento. Floja entrada en el Municipal de Grañén, con un grupo de seguidores del Teruel.

HUESCA.- De nuevo se queda el Huesca B con la miel en los labios. En un duelo marcado por el viento, el filial azulgrana se mostró más ambicioso (con el aire a favor y en contra), jugó mejor, tuvo casi todas las ocasiones -por no decir la totalidad- y volvió a faltarle ese instinto asesino para ver puerta, convirtiendo además al meta del Teruel en el héroe de su equipo por la seguridad y por las intervenciones que salvaron a su equipo de una derrota segura.

El viento huracanado se convirtió en el desapacible invitado de la contienda. El Huesca fue quien jugó el primer tiempo con el aire a su favor y los azulgranas se ajustaron al guión que exige hacer lo medianamente posible de lo imposible que es tener que ponerse a mover la pelota con semejante ventarrón.

Con la ausencia del goleador, Carlos Kevin, y la falta de un referente claro en ataque, Dani Aso se ha tenido que reinventar para plantear una nueva línea ofensiva, en la que Sandoval, Miguel Fernández y Esteban Aparicio tienen que moverse de un lado a otro para tratar de agitar a las defensas contrarias, en este caso a la del Teruel, con dos bastiones en el centro como Cabetas y Jaime.

Fueron los azulgranas quienes mejor domaron el balón llevándolo casi siempre a ras de suelo en este primer periodo. El Teruel, sabedor de que solo en algún balón largo o una acción esporádica podía sorprender, se mostró contemporizador, aguantó con seguridad -sobre todo con la personalidad y la firmeza que aporta bajo palos un seguro de vida como el guardameta Talibi- y no inquietaron para nada a Valera porque los rojillos no pisaron el área más allá de una jugada inicial en la que Anglada se anticipó a Emana antes de que el ariete turolense controlara el esférico o mediado este periodo una falta muy lejana que Aparicio tiró alto.

El Huesca, entre tanto, llevó la iniciativa y tuvo el balón en su poder. La circulación fue lo más rápido que se pudo y en el minuto 12 hubo una doble ocasión con un tiro lejano de Carrasco desde la izquierda que repelió Talibi y Sandoval remató fuera por poco. Más tarde, en una acción de ataque, Aparicio vio rechazado su tiro a córner. Eran Carrasco y Manu Rico quienes llevaban la batuta en el empuje de un Huesca B bien posicionado. En el minuto 35 se produjo la jugada que supuso la roja directa al visitante Alfredo, por dirigirse al banquillo, tras haber sido objeto de falta. Con diez el Teruel, el Huesca intensificó su dominio sobre el área rojilla. Y los últimos diez minutos, más el añadido, fueron un acoso constante del filial azulgrana. Talib fue pieza clave para su equipo ante las embestidas del Huesca. Un balón colgado de Edu Adell al que no llegó Aparicio, que chocó con el meta sin haber logrado cabecear, un derribo a Carrasco cuando iba a pisar el área y el lanzamiento de la falta rechazado de nuevo por el portero sin que Euse pudiera controlar el despeje en corto y dos últimos arreones a cargo de Manu Rico y Carrasco que no terminaron de romper el entramado del Teruel en la fase que más sufrió (hasta ocho saques de esquina tuvo el filial por ninguno de su oponente) y de la que salió airoso al toque de campana del descanso.

Con el aire en contra, el Huesca B entró muy bien en el segundo tiempo, provocando dos acciones de peligro que le pudieron adelantar en el marcador. Un zurdazo de Miguel Fernández desde fuera del área que Talibi despejó y un tiro de Esteban Aparicio que se marchó alto. Y en un balón colgado Miguel Fernández cabeceó fuera por los pelos cuando se cantaba el gol. El Teruel, conservador desde la inferioridad numérica pero con el viento a favor ahora, se asomó en el área de Valera con un tiro de Jaime desde la frontal que se fue alto. Pero el Huesca insistió y en una buena jugada entre Carrasco y Edu Adell, el centro del lateral lo despejó Cabetas cuando Esteban Aparicio se relamía.

Dani Aso fue introduciendo cambios, el primero con la entrada de Sastre y luego con Abizanda y Sastre. En defensa los azulgranas se mostraron seguros y en sus intentonas de ataque Talibi siempre aparecía en última instancia. Así fue en un centro de Abizanda, en otro de Val anticipándose a Esteban Aparicio y en un remate a bocajarro, aunque algo forzado, de Manu Rico ya en el descuento.

Nada que reprochar al Huesca B, salvo esa falta de gol, aunque sin goleador es más complicado. Pero fue mejor que el Teruel y el premio se quedó una vez más corto para los méritos contraídos.

Etiquetas