SD Huesca

FÚTBOL SEGUNDA DIVISIÓN

El Huesca quiere dar un paso al frente en El Alcoraz

Duelo titánico en el escenario de las “grandes batallas” entre un equipo con sequía de triunfos en casa ante un Valladolid de máximas aspiraciones

David Ferreiro, la duda para el partido de este viernes.
David Ferreiro, la duda para el partido de este viernes.
Rafael Gobantes.

Huesca y Valladolid miden sus aspiraciones en El Alcoraz. El estadio de las grandes batallas recibe este viernes una de las buenas, no en vano iniciaron la temporada con el objetivo común de recuperar la Primera División que perdieron el curso pasado, en el caso de los oscenses en la fatídica jornada final.

El Huesca de Xisco está afilando sus garras en defensa pero en ataque todavía no ha afinado la puntería o le está faltando el colmillo suficiente como para romper con esos marcadores. A esa tarea se encomienda el conjunto azulgrana, que tiene la oportunidad de “romper” de una vez por todas con esa sequía de victorias en casa que se prolonga desde la conseguida ante el Cartagena el pasado 22 de agosto. Más de tres meses y 17 puntos que se han escapado por tan solo 10 sumados. Un pésimo porcentaje que sitúa al Huesca como local en posiciones de descenso. Todo lo contrario que como visitante, donde los guarismos son más que correctos y acercan a los de Xisco a la zona playoff tras lograr 12 de los 27 puntos en disputa.

El Valladolid, por el contrario, está cimentando su proximidad al objetivo con la fortaleza que exhibe en Zorrilla, donde ha amarrado 20 de los 29 puntos en disputa. Eso sí, lejos de casa los de Pacheta han ido rascando, pero no tanto como el Huesca (11 puntos) y por ahí llega su asignatura pendiente.

El ex del Huesca apelaba este jueves a trasladar el poderío vallisoletano de su campo a El Alcoraz.

Y Xisco, por su parte, lo que quiere es que el Huesca dé por fin un paso al frente que acredite la solidez que está mostrando el equipo en las últimas semanas. Tres porterías a cero seguidas pero la necesidad de hacer más daño en el área contraria.

No se barruntan cambios en las filas oscenses más allá de la obligada variante de Joaquín, sancionado. Tampoco está Juan Carlos, lesionado. Y habrá que ver si Ferreiro, que sería la primera alternativa para el extremo, está en condiciones. Los otros diez serán los que han jugado en las últimas jornadas. Para ese costado derecho, en caso de que no esté Ferreiro, cabe pensar en que Xisco tire de un doble lateral (Buffarini-Ratiu) o de entrada a Escriche, si bien este último ha perdido protagonismo con la llegada del manacorí.

El Valladolid tiene la baja de ElYamiq, lesionado, y cabe destacar que Pacheta ha modificado su clásico sistema con defensa de tres centrales por el más clásico 4-4-2 que es con el que el equipo ha ido hacia arriba en la clasificación.

Etiquetas