SD Huesca

sd huesca

Tres puntazos para el Huesca B tras vencer al Terrassa (1-0)

El filial no aprovechó un penalti en el primer tiempo y un gol de Carlos Kevin en el segundo dio el segundo triunfo consecutivo a los azulgranas

Carlos Kevin celebra el gol de la victoria ante el Terrassa.
Carlos Kevin celebra el gol de la victoria ante el Terrassa.
SD Huesca

SD Huesca B: Valera, Val (Manu Molina, 46), Anglada (Nacho Pastor, 46), Euse, Mora; Ronald, Manu Rico (Sandoval, 80), Sergio Carrasco, Fuentes (Barba, 46), Jordi Cano (Aparicio, 67) y Carlos Kevin.

Terrassa: Juanvi, Castillo, Marimón, Lucas Viña, Diego, Aythami (Aythami, 61), Akito (Alberto Fernández, 46), Adri Lledó (Mamau, 80), Morales, Sergi Serrano y Martí Soler.

ÁRBITRO: Patiño Álvarez (Madrileño). Mostró tarjetas amarillas a Carlos Kevin, Carrasco, Manu Rico y Sandoval por el Huesca B y a Marimón, Diego, Mamau y Josué por el Terrassa.

GOL: 1-0 Minuto 49: Carlos Kevin.

HUESCA.- El Huesca B dio un paso de gigante con su segunda victoria consecutiva gracias a un gol de Carlos Kevin en el inicio del segundo tiempo. Un tanto que supo rentabilizar y gestionar bien ante un peligroso rival, al que el filial recorta distancias en su escalada.

No hiló fino el Huesca B en el comienzo, un tanto despistado y desubicado. Consecuencia de ello, con un Terrassa más despierto, las ocasiones que se cobró el equipo egarense en el arranque del encuentro. En realidad llegaron más por errores locales que por aciertos visitantes, porque tampoco anduvieron espabilados para resolve.

Así, apenas dos minutos, Aythami no aprovechó una acción casi de mano a mano tras un error defensivo. Y poco después, tras asistencia de Aythami, Lledó remató al larguero de la portería de Valera. Y no tardó mucho en llegar la tercera opción, en la que Anglada, que había perdido un balón, enmendó su error anticipándose a la llegada de Aythami.

Estaba sufriendo el Huesca B, que no terminaba de hacerse con las riendas del partido pese a que tampoco el Terrassa ejerciese un gran dominio. Pero el hecho de no poder conectar con Carrasco y Manu Rico para proyectar al equipo hacia delante le estaba pasando factura al filial.

Tanto, que aún tuvo otra el cuadro catalán, con el omnipresente Aythami en todas las disputas del área, si bien esta vez el que erró en su remate fue Akito, que a puerta vacía le salió un tiro mordido, fuera.

Tras esta jugada, mediado el primer tiempo, empezó a despertar el Huesca. Lo hizo con una jugada en la que Jordi Cano apareció para combinar con Carlos Kevin, al que se anticipó Marimón. De seguido, otra jugada bien llevaba por el ariete azulgrana por la derecha con un centro atajado por el portero. Y en esa fase de empuje y acoso local llegó un balón de Val al corazón del área, desde la derecha, y un codazo de Marimón a Carlos Kevin que supuso el penalti como mejor ocasión para el filial. Lanzó Carrasco pero se estiró bien a su derecha el meta del Terrasa para evitar el gol. Trató de rehacerse el Huesca con otras dos llegadas, a cargo de Mora y Fuentes, a izquierda y derecha, pero sin concretar en el control ni en el remate.

Y antes del descanso el Terrassa fue el que volvió a la carga, que también dispuso de dos buenas oportunidades. En la primera, un cntro envenenado desde la izquierda que peinó Akito, fue Valera el que desbarató el peligro con una mano prodigiosa. Y justo antes del descanso Lucas Viña, tras controlar en el área, tiró fuera con todo a su favor.

Dani Aso revolucionó el equipo aprovechando el paso por vestuarios. Entraron en danza Manu Molina, Nacho Pastor y Barba y se quedaron fuera Val, Anglada y Fuentes.

La jugada del gol no se hizo esperar. Antes de alcanzar los cinco minutos, un gran centro de Carrasco desde la derecha encontró la cabeza de Carlos Kevin en el corazón del área, que conectó un certero remate al fondo de la red.

El gol, a la larga, se convirtió en la única oportunidad que se cobró el filial en este segundo periodo. Fue un auténtico tesoro que supo defender el equipo para sacarle la máxima rentabilidad.

El filial tiró de intensidad defensiva para hacerse fuerte atrás. Ante un rival poderoso, de gusto por el buen trato al balón, había que multiplicarse atrás, con ayudas constantes y máxima atención y tensión para evitar fisuras.

Dicho y hecho, el Huesca B no tuvo agujeros. Y cuando el Terrassa tuvo algún resquicio, por allí apareció Manu Molina para desbaratar una ocasión de Alberto Fernández o una gran intervención de Valera tras un remate de cabeza. A la contra le faltó pausa al filial para sorprender a la zaga egarense. Una mala cesión de Lledó a su portero la enmendó este último ante la llegada de Carlos Kevin.

El Huesca tuvo el encuentro controlado, logró durante muchos momentos anestesiarlo, sin hacer concesiones y manteniendo su espíritu solidario para conservar el gol.

Aparicio primero y Sandoval después fueron los últimos cambios de Dani Aso para contribuir a la causa colectiva. Se fueron consumiendo los minutos con un Tarrasa que apuró hasta el final pero sin mordiente -había perdido por lesión a su estilete Aythami- y un Huesca despejando todos los balones sin contemplaciones. Y tres puntazos a la saca que suman 20 dando así otro paso al frente.

Etiquetas