SD Huesca

SD HUESCA

Nwakali acusa al Huesca de presiones, intimidación y trato inhumano

El nigeriano lanza graves acusaciones contra el club y directamente hacia Rubén García y la AFE anuncia que defenderá al jugador en los tribunales

Nwakali, durante el partido contra el Valladolid.
Nwakali, durante el partido contra el Valladolid.
PABLO SEGURA

HUESCA.- El nigeriano Kelechi Nwakali ha salido al paso tras anunciar el Huesca la rescisión de su contrato con un comunicado hecho público en sus redes sociales en las que acusa al club, y de manera específica al director deportivo, Rubén García, de presiones, intimidación y trato inhumano.

“Me he callado por respeto a la afición del Huesca y a mis compañeros, pero ya no sufriré más en silencio. Ha llegado el momento de que la gente sepa la verdad y por qué estos ´ltimos meses han sido terribles para mí y mi familia”, comienza el nigeriano.

En su versión, “en diciembre de 2021 tuve el mayor honor de mi vida después de recibir una convocatoria para mi amaga Nigeria. Pero la alegría de este momento terminó rápidamente cuando el director deportivo del Huesca, Rubén García, me presionó mucho para que no fuera a AFCON porque “no era un torneo importante”. Me dijo que si me voy a la AFCON no volverá a jugar en el Huesca”.

Según Nwakali, “este comportamiento y la falta de respeto para mi país, Nigeria, fue solo el último ejemplo para intentar intimidarme para que haga lo que quieren”.

El centrocampista señala a continuación que “durante meses, el club ha estado abusando de su poder para intimidarme para que firme un nuevo contrato. Estas tácticas han incluido pagarme tarde en numerosas ocasiones. La ruptura completa de las negociaciones se produjo cuando mi madre se enfermó y le pedí a Rubén García los salarios que el club ya me debía para pagar la factura del hospital y el tratamiento de mi madre. Rubén García respondió ‘Firma este nuevo contrato y te pagaremos lo que debes esta noche’”.

Nwakali afirma que “a pesar de estas acciones, no podía permitir que el club me impidiera representar a mi país en uno de los torneos internacionales más importantes y me uní a mis compañeros de Camerún”.

Y prosigue para indicar que tras el último partido de Nigeria en la Copa de África (el pasado 23 de enero) “comencé a sentirme mal y me diagnosticaron una infección del tracto respiratorio. Como resultado, no estaba en mi mejor momento para jugar el partido contra Túnez”.

Relata Nwakali que tras la eliminación de la Copa de África, no pudo regresar al club de inmediato porque se encontraba enfermo y siguió los consejos de los médicos de no viajar. “Entonces, el último día del mercado de enero, cuando volvía reunirme con mis compañeros en el Huesca, Rubén García me llamó para decirme que tenía que irme del club después de que llegara una oferta de otro club de LaLiga 2”, en alusión a la propuesta de ir cedido al Burgos.

“Me amenazó con que no me pagaría si no me iba del club. La opción que me dieron fue salir o abrirnos medidas disciplinarias. Antes del 31 de enero, el club nunca me dijo que querían dejarme ir en enero y esta no fue una decisión que sentí que era la correcta para mí en ese momento”, indica Nwakali.

Tras su vuelta a la entidad el 1 de febrero, prosigue el jugador, “Rubén García y los abogados del club abrieron un expediente disciplinario contra mí, suspendiéndome de los entrenamientos y prohibiéndome de la ciudad deportiva”.

Fue entonces, dice el futbolisa, cuando buscó la ayuda de la AFE, “que han estado en una disputa en curso con el Huesca. Después de más de un mes, el club me permitió volver a la ciudad deportiva, pero me obligaron a entrenar solo y no me permitieron recibir tratamiento de los fisios del club”.

Explica Nwakali que durante este tiempo el Huesca no le ha pagado sus salarios y que ha permanecido en silencio “esperando que se encontrara una solución razonable”.

“Pero ayer, cuando me presenté en la ciudad deportiva, un miembro del club intentó obligarme a firmar papeles de rescisión mutua, a lo que me negué. Tengo una familia que depende de mí, y ningún jugador debería psar por este trato inhumano”, afirma el futbolista.

Asegura Nwakali que nunca se arrepentirá de su decisión de representar a Nigeria y que todo lo que quiere es volver a jugar a fútbol.

Finalmente, “quiero agradecer y desear todo lo mejor a la afición y a mis compañeros del Huesca, que han sido increíbles durante mi tiempo aquí. Siempre he dado el cien por cien por el club, a pesar de mi trato durante los últimos tres años. Dios los bendiga”.

La AFE defenderá a Nwakali en los tribunales

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) emitió un comunicado en el que indica que “desde que se tuvo constancia de la enorme indefensión que esta situación estaba provocando en el afectado, se puso a disposición de Kelechi Nwakali, asesorándole y defendiendo sus legítimos intereses”.

El sindicato de futbolistas anuncia que “el despido se impugnará -como no puede ser de otra manera- ante los tribunales de la ciudad de Huesca con el objetivo de continuar salvaguardando los derechos laborales del futbolista”.

“AFE entiende que, con esta resolución unilateral adoptada por el club, se han vulnerado claramente los derechos laborales de Kelechi Nwakali”, concluye.

Etiquetas