SD Huesca

sd huesca

Mendilibar se cae de la terna

El técnico vasco, objeto de deseo, se descuelga como candidato al banquillo del Huesca y Pérez Bolo y Rubén Albés vuelven a la "escena" azulgrana

Rubén Albés, a la izquierda, y Jon Pérez Bolo, derecha
Rubén Albés, a la izquierda, y Jon Pérez Bolo, derecha
S. E.

José Luis Mendilibar no será el entrenador del Huesca esta próxima temporada. El técnico vizcaíno era la primera opción del director deportivo, Ángel Martín González, por la buena relación y el trabajo que hicieron juntos en el pasado, en Osasuna, pero finalmente ha desestimado la posibilidad de volver a unir sus caminos.

En efecto, Mendilibar era objeto de deseo. Pero no el único en la agenda del Huesca. El club azulgrana quiere un técnico con experiencia en la categoría y que pueda tener recorrido y continuidad en el banquillo.

Y aquí encaja como anillo al dedo Jon Pérez Bolo (48 años), el técnico que ha dirigido a la Ponferradina las cinco últimas temporadas. Desde el ascenso a Segunda, en la temporada 18-19, hasta esta campaña 21-22. Un largo ciclo en el que ha afianzado al conjunto berciano en la categoría y se ha despedido ganándose el respeto y el cariño de la afición tras haber quedado en puertas de clasificarse para el playoff de ascenso a Primera.

Además de estar curtido en Segunda, tiene también un envidiable pasado en su trayectoria en el fútbol profesional en el Athletic, Osasuna, Hércules, Rayo, Nàstic, Numancia y en su última etapa en el Barakaldo.

El nombre de Jon Pérez Bolo ha estado sobre la mesa en la terna de candidatos para el banquillo del Huesca, al igual que el de Rubén Albés (37 años), un técnico joven que ha llevado las riendas del Lugo desde que sustituyó a Luis César Sampedro la temporada 20-21 como cuarto entrenador de los gallegos en ese momento y casi a la desesperada para intentar la salvación a falta de siete jornadas. Sumó 10 de 12 puntos que le dieron la permanencia al Lugo y la continuidad en el cargo a Albés. Y en la temporada recién concluida ha logrado la salvación a falta de tres jornadas, batiendo el récord de jornadas sin perder del club en Segunda División.

Ángel Martín González es quien lleva personalmente las negociaciones. Cabe recordar que en su presentación como nuevo director deportivo fue tajante sobre este asunto al afirmar sin pestañear que “al entrenador lo elijo yo”. En ese momento habló de “negociaciones avanzadas”, que entonces apuntaban directamente a Mendilibar, quien ayer por cierto estaba como un aficionado más en la grada de Ipurúa presenciando el choque del playoff de ascenso entre el Eibar y el Girona.

Ahora cabe pensar que Jon Pérez Bolo y Rubén Albés son los dos favoritos para ser los nuevos inquilinos del banquillo, aunque tampoco los únicos porque hay más balas en la recámara. El Huesca ya no quiere más experimentos, sobre todo después de lo vivido con Ambriz y Xisco esta última campaña, y quiere apostar sobre seguro.

Y hacerlo pensando además en técnicos que puedan tener un largo recorrido en el club. Y tanto uno como otro reúnen los requisitos para esa continuidad que contribuya a consolidar al Huesca en el fútbol profesional, más allá de otros objetivos más elevados que no se descartan pero ante los que habrá que ir con pies de plomo porque en el futuro inmediato habrá recursos pero también habrá que tener en cuenta el recorte presupuestario de aproximadamente 10 millones de euros, con respecto a la temporada pasada, que deberá acometer el club para hacer el correspondiente reajuste. 

Etiquetas