Huesca

TRADICIONES

Los zaragozanos descubren los encantos de Huesca en el día de San Valero

Con motivo de la jornada festiva en la capital aragonesa, el Concejo organizó visitas guiadas

Los zaragozanos descubren los encantos de Huesca en el día de San Valero
Los zaragozanos descubren los encantos de Huesca en el día de San Valero
R.G.

HUESCA.- La capital aragonesa se sitúa a tan solo 74 kilómetros de Huesca, sin embargo, muchos zaragozanos la conocen simplemente "de paso". Por esta razón, y durante la festividad de San Valero, desde hace ya varios años se organizan visitas gratuitas que cuentan con una "buena aceptación", tal y como señala José Andrés Pintado, guía y coordinador de la actividad, organizada por el Área de Turismo y Cultura del Ayuntamiento.

Las visitas que se realizaron por la mañana y por la tarde, contaron con la participación de 180 y 80 personas aproximadamente, procedentes en su mayoría de Zaragoza, pero también de Teruel, Huesca y la provincia. La vecina de Zaragoza Sagrario Colera disfrutó de la visita junto con su marido y su hija. "No conocíamos los monumentos ni la historia de Huesca y hemos aprovechado que los tres teníamos fiesta para venir", señaló. Al igual que Miriam Latre, que junto con una amiga buscaban "conocer los lugares emblemáticos y el casco histórico".

El recorrido, que duró en torno a 2 horas, acercó a los visitantes a los lugares más representativos de la ciudad. La visita comenzó en el conjunto románico de San Pedro el Viejo para visitar la iglesia, el claustro y el panteón de los reyes de Aragón, donde están enterrados el rey Ramiro II el Monje y Alfonso I el Batallador.

Continuaron hasta el Ayuntamiento (palacio renacentista del siglo XVI), donde además de contemplar la sala del Justicia donde se escenificó la leyenda de Huesca, los turistas pudieron degustar productos típicos de la matacía, como torteta, chorizo o longaniza, acompañados de un porrón de vino, en la recreación de una cocina tradicional aragonesa de las que aún existen en algunas casas del Pirineo.

Tras el aperitivo, la visita prosiguió en la Catedral gótica y el Museo Diocesano hasta finalizar en el Museo Provincial donde pudieron contemplar la sala que alberga la historia de la Campana.

Había visitantes que ya conocían Huesca como Francisco Javier Sanz quien indicó: "He venido ya varias veces pero siempre es una buena ocasión para aprovechar estas visitas y más en un día festivo".

La visita ofrece aspectos diferentes como teatralizaciones en las que aparece el rey Ramiro o curiosidades señaladas por los guías, como la vinculación entre San Vicente y San Valero -copatrones de Huesca y Zaragoza-, la presencia del Grial en Huesca o la aparición de un crismón del claustro de San Pedro el Viejo en la última novela de Javier Sierra, "El fuego invisible".

Se trata de una apuesta que también repercute de manera directa en los negocios locales. "Nosotros nos quedamos todo el día en Huesca, hacemos algunas compras y comemos aquí", indicó Celsa Sancho, que ya había trabajado en Huesca y en esta ocasión venía a la visita con su marido y su hijo.

Por su parte, Yolanda de Miguel, concejala de Turismo, valoró positivamente las visitas de este año. "Estamos muy contentos con la recepción que tienen y con el gran número de visitantes, además de la repercusión económica en los establecimientos de la ciudad", apuntó.

Para la cincomarzada, el Ayuntamiento ya tiene previstas nuevas actividades.

Etiquetas