Huesca

ESTUDIO SOBRE VIVIENDA

Enrique Domínguez: "La vivienda es un derecho que se vulnera"

Cáritas analiza la situación en Huesca y reclama medidas para un problema "que se ha disparado"

Enrique Domínguez: "La vivienda es un derecho que se vulnera"
Enrique Domínguez: "La vivienda es un derecho que se vulnera"
R.G.

HUESCA.- Cáritas Huesca puso en común el análisis de la situación de la vivienda en la provincia, "un derecho humano que se vulnera constantemente", afirmó Enrique Domínguez, responsable del Programa de Personas Sin Hogar y Vivienda de Cáritas Española, que reclamó "compromiso y reflexión" por parte tanto de la Administración como de la sociedad.

La entidad eclesial lleva varios meses estudiando la situación "muy compleja" de la vivienda en toda España. En el Alto Aragón se han analizado Huesca ciudad, con una mirada especial a los barrios del Perpetuo Socorro, Santo Domingo y Catedral, y algunas de las localidades más importantes del ámbito diocesano de Huesca, como Almudévar, Tardienta, Ayerbe o Grañén.

El objetivo de este análisis es concretar los problemas de la vivienda, saber dónde hay viviendas sociales, ocupadas, en mal estado o puntos frecuentados por personas sin hogar. Y a partir de allí, Cáritas pretende concienciar a la sociedad y reclamar medidas para solucionar o paliar este problema.

Todo este análisis se puso en común en una jornada celebrada el pasado martes en la iglesia de Santiago. Antes de comenzar los debates, Luis Rodríguez, responsable de Vivienda de Cáritas Huesca, explicó que el mapeo de la ciudad oscense refleja que en los barrios del Perpetuo Socorro, Catedral y Santo Domingo "se ha detectado mucha vivienda vacía, mucha vivienda en malas condiciones de construcción o conservación y ciertos focos de vivienda ocupada por necesidad ante la falta de otras alternativas habitacionales".

No son los únicos problemas encontrados, ya que la iniciativa de Cáritas ha localizado puntos de chabolismo, unos "ya conocidos" y otros "no conocidos porque se ocultan o porque no se quieren ver".

La campaña de Cáritas incide especialmente en "la cara más visible" de las personas afectadas por la situación de la vivienda, los sin hogar, declaró el responsable nacional del programa. Domínguez aseguró que "hay muchas más personas sin hogar de las que nos imaginamos" y pidió abordar el asunto desde "una mirada estructural", más allá de los tópicos y prejuicios de los sin techo.

En esta línea estructural, el responsable del Programa de Personas Sin Hogar y Vivienda de Cáritas Española apuntó al mercado laboral, "con salarios cada vez más bajos que no permiten mantener una vivienda", y al mercado de la vivienda y sus precios y alquileres cada vez más caros. El laboral y el de la vivienda son "dos mercados centrales" en la vida de cualquier persona y ambos "están dejando fuera" a muchas personas y "creando un círculo muy complejo" de romper.

Además de los sin techo, de esta "cara más visible", "también hay una exclusión oculta" del derecho a la vivienda, como las viviendas inadecuadas, la falta de suministros, la no habitabilidad, las infraviviendas...

La crisis "ha disparado" todos estos casos y "ha puesto de manifiesto que este sistema socioeconómico vulnera derechos y que considera la vivienda como un bien de inversión y de especulación". Este último punto "preocupa" especialmente a Cáritas ya que "parece que vuelve otro boom" del ladrillo, "con precios que no paran de subir y que no están regulados por las Administraciones, que deberían tomar medidas".

A juicio de Domínguez, la inacción de las instituciones públicas "tiene que cambiar porque si el mercado regula la vivienda y no lo hace la Administración para poner a las personas en el centro, muchos van a seguir siendo expulsados tanto de la compra como del alquiler".

VIVIENDA SOCIAL Y DESAHUCIOS

Las medidas que reclama Cáritas pasan en primer lugar por ampliar el parque de vivienda social, "que en España está entre el 1,5 y el 2 por ciento del total, lo que nos pone a la cola de Europa". La segunda propuesta central de la entidad eclesial es la de poner en marcha "acciones de prevención contra los desahucios. Que si no hay alternativa habitacional, no haya desahucio".

En definitiva, Cáritas reclama "fundamentalmente que la Administración garantice que nadie" se vea excluido de la vivienda digna y adecuada, un derecho recogido en el artículo 47 de la Constitución.

El responsable oscense del programa agregó que la campaña "Con-moviéndonos para cambiar las cosas. Nadie sin hogar" también plantea medidas más allá de las Administraciones, como las que puede realizar la sociedad o las que se pueden hacer a nivel individual.

Etiquetas