Huesca

ALTO ARAGÓN ECONÓMICO

Fernando Callizo Oliván: "O se tiene en cuenta el territorio y la población o Aragón va a ser una comunidad perjudicada"

El presidente de Ceoe Aragón cede el testigo el próximo día 14 a Ricardo Mur después de consolidar "una organización fuerte, con mucho futuro y muy unida a todo Aragón"

Fernando Callizo Oliván: "O se tiene en cuenta el territorio y la población o Aragón va a ser una comunidad perjudicada"
Fernando Callizo Oliván: "O se tiene en cuenta el territorio y la población o Aragón va a ser una comunidad perjudicada"
P.S.

HUESCA.- Fernando Callizo Oliván (Sabiñánigo, 1956) ha cumplido un papel histórico en la confederación empresarial aragonesa que, durante su mandato, se ha transformado de Crea a Ceoe Aragón, solventando algunas diferencias pasadas, "luchando por la unión, aprovechando sinergias" y, sobre todo, con un éxito: "Contar con el territorio". Llegó en medio de una crisis profunda en 2013 y, tras la adaptación -incluso de un presupuesto de 7 a 2,5 millones de euros-, hoy presume de "una organización fuerte, con mucho futuro y muy unida a todo Aragón". El día 14 cede el testigo al zaragozano Ricardo Mur.

¿Considera que Ceoe Aragón ha dado ejemplo de vertebración de Aragón?

- Si tenemos el 3 % de la población y el 11 % del territorio, tenemos un desbarajuste. Tenemos un problema que es el tipo de financiación autonómica. O se contempla el territorio y la población de forma proporcional y clara, o Aragón va a ser una comunidad históricamente perjudicada, como otras. Hay que vertebrarlo en las organizaciones empresariales, en el mundo político y en el Gobierno de Aragón. Sólo se puede asentar población con actividad económica, trabajo y empresas que inviertan, con ventajas fiscales y propiciando la inversión. En Aragón nos cuesta mucho contar con el territorio.

Usted llegó en una coyuntura truculenta a la presidencia.

- Han sido años duros y difíciles, con desaparición de empresas muy grandes, con una crisis profunda, con una rigidez laboral con convenios firmados para 3-4 años con IPC+ 2 o 3 puntos... Tocó acompañar a muchas empresas, buscar soluciones, viabilidad y financiación en un momento de reestructuración del sistema financiero. El tejido empresarial aragonés ha sabido estar a la altura y se ha ido recuperando aunque muchas han quedado por el camino. España ha crecido dos o tres años por encima del 3 %, ha habido una reforma laboral importante para generar empleo y se ha reducido el 50 % el nivel de desempleados aunque queda trabajo por hacer. Ahora, vivimos una desaceleración económica dentro del crecimiento, que será por encima de España y la UE, y la creación de empleo no tendrá la misma velocidad, pero coge a la empresa un poco más fuerte.

¿Coincide usted en la diferenciación de Aragón en el marco de la paz social?

- El diálogo social es fundamental para el desarrollo del territorio. Históricamente, en Aragón ha funcionado bien, pero en esta legislatura hemos avanzado bastante. Con diferencias pero buscando soluciones, sacamos adelante la Ley de Participación Institucional y Diálogo Social con consenso de todos los grupos de las Cortes. Yo mismo hablé con todos para hablarles de las bondades y he hecho pedagogía. Y ha servido para salvar dificultades como la de General Motors. Eso se reconoció con el Premio San Jorge a los agentes sociales. Esto no pasa en Madrid, donde vemos en los últimos meses cómo el Gobierno trata de cargarse el diálogo siguiendo instrucciones de su socio principal, al que las organizaciones empresariales ni las sindicales le interesan nada. No se pueden tomar medidas que afecten al mundo del trabajo sin contar con el mundo del trabajo. La subida del SMI así, que en el Acuerdo Nacional de Negociación Colectiva habíamos contemplado en tres años, es un error y los datos de paro de enero tienen mucho que ver. Esto es mucho más amplio que una medida alegre que no contempla esos jubilados que con su pensión no podrán tener un asistente con ese salario.

Da la sensación de que no se ha aprovechado la crisis para reformas como el sector público.

- Hemos perdido una gran oportunidad, y entonces tenía el PP la mayoría absoluta. Estamos acostumbrados a que los gobiernos actúen para sus cuatro años, que es un tremendo error. Hay que trabajar de cara al futuro. Su teoría nos lleva hoy a la fiscalidad por la que toman medidas no equilibradas, con lo que nos vamos del déficit previsto del 1,2 al 2,5 %, que es una barbaridad, sin generar recursos y subiendo impuestos. Llega un momento en que la gente está asfixiada y pide que le dejen un poco en el bolsillo, que va a ser más rentable, porque voy a invertirlo, voy a consumir y generar economía. Yo no sé si nuestros políticos han pensado que los podemos sacar del mercado cuando el mundo empresarial diga que no puede pagar un euro más, cuando el contribuyente diga que de mi nómina no puede usted quitar un euro más. Hay que acometer una reforma profunda de nuestro sistema público general. Es la asignatura pendiente. Los empresarios somos importantes, creamos riqueza, redistribuimos con los impuestos y los salarios y queremos devolver a la sociedad parte de lo que nos aporta. Estamos convencidos de que hay que sostenerlo con impuestos, pero vamos a ser racionales, déjennos ser competitivos. Si nuestras cotizaciones sociales están por encima de todos los países europeos salvo Francia, habrá más dificultades para contratar. No me sangre más. No hipotequemos una empresa al pasar de una generación a otra con un tema impositivo, hagamos distinto el traspaso de un patrimonio basado en el mérito y en el esfuerzo, y que además ya ha tributado por él. Y, si además es una actividad que genera riqueza y empleo, no le pongamos trabas.

Insisten ustedes en un problema estructural: el tamaño de las empresas

- Vivimos en un mundo globalizado, donde nuestro cliente, nuestro proveedor y nuestro competidor pueden estar en la misma calle o a 7.000 kilómetros. Para ser competitivos hay que tener un tamaño determinado para salir fuera y competir. Hay que primar ganar tamaño, pero en este momento está penalizado porque, si pasas de una facturación, vas a los IVA mensuales en vez de trimestrales, si llegas a una cifra de trabajadores, pasas de delegado a comité de empresa. Circunstancias para las que no está preparada la empresa por facturar un euro más. Si la pyme española tiene una media de 8 empleados y la alemana 27, nos debiera hacer pensar. Vamos en el camino contrario.

¿Cómo se encuentran de salud nuestros grandes ejes estratégicos?

- Aragón y la provincia de Huesca tienen un peso agrario del 11 % del PIB, por encima de la media nacional. A nivel de transformación, se avanza bastante, con grupos como Costa, Jorge o el matadero de Binéfar, y se trabaja bastante en ese sentido. Es uno de los pilares estratégicos de la Comunidad Autónoma. Tanto el sector agroalimentario como el turístico estamos cometiendo un error importante históricamente: no aprovechamos los esfuerzos, no sumamos sinergias, y tenemos que vender Aragón como marca agroalimentaria y como marca turística. Es verdad que, aun con todo, llegaremos a Estados Unidos y alguno nos preguntará dónde está España o Aragón. Pero, si queremos vender la sierra de Albarracín o de Guara, que son dos maravillas, estamos equivocados. Hemos de vender el lote y traer a la gente al aeropuerto y, a partir de ahí, vamos a vender turismo religioso, de nieve, de todo tipo, que lo tenemos en el territorio, pero desde esa marca. Y con el agroalimentario exactamente igual. Hay que vender la marca Aragón, potenciar las denominaciones de origen, el vino, el queso y todo. Son dos sectores estratégicos y hay que evolucionar. El turismo no lo hemos de basar en la nieve, que es algo más. Tenemos un valle, el Sobrarbe, que está sacando actividades económicas y está al margen de la nieve. Claro que hay que seguir potenciando la nieve y trabajar en la unión de estaciones para darnos un atractivo como la gente hoy habla de Suiza y de grandes dimensiones, pero todo de lo que hablemos necesita de infraestructuras y estoy pensando en Benasque o Cerler. Hay que diversificar. Y, si hablamos de estratégico, el automóvil lo es, toda la industria auxiliar que lleva por detrás es importantísima, la más fuerte de toda España.

Quizás la posición demanda ambición y reivindicación.

- Tenemos que hacer de la debilidad de la gran cantidad de kilómetros cuadrados una fortaleza. Aragón está a 300 kilómetros de las cuatro o cinco capitales más importantes de España, a 300 del 70 % del PIB del país y de unas ciudades muy importantes del sur de Francia. Hay que trabajar por puertos secos y muchas otras cuestiones porque estamos ante veintitantos millones de posibles consumidores. El sector de la logística es estratégico y fuerte en nuestra comunidad. Aragón ha estado históricamente maltratado en infraestructuras, cuando ha habido el mismo color en Aragón y Madrid porque dicen que hay otras prioridades, y, cuando no, tampoco nos hacen caso. Me parece lamentable que las dos principales capitales de España tengan 700 kilómetros de autovías que las unen menos 70 que están dentro de Aragón, y que tengamos unido el Cantábrico con el Mediterráneo a través del norte de Aragón con 700 kilómetros de autovía absolutamente terminadas en País Vasco, Navarra y Cataluña y faltan cincuenta y tantos kilómetros por terminar en Aragón. Ya sé que somos solo un millón y pico y nuestros votos suponen solo unos pocos diputados. Los políticos han de trabajar para una sociedad que es la que paga y las infraestructuras son fundamentales para que Aragón desarrolle todos sus sectores estratégicos: automóvil, agroalimentario, turismo, logística y tecnologías. Tenemos un centro muy importante en Walqa al que hay que dar un empujón y trabajar más. Es un sector donde prima el talento, que hay que retener, recuperar e importar. El Pacto por la Ciencia es un ejemplo y ahí estuvo Ceoe Aragón.

¿Piensa, como dijo Juan Rosell, que los empresarios deben aportar más a sus organizaciones?

- Cada uno debemos pagarnos nuestro club, el de tenis y el empresarial. Pero quiero dejar claro que Ceoe Aragón no recibe un solo euro de la administración a fondo perdido. Hemos trabajado en un programa, que ha sido un éxito, de parados de larga duración con el resto de agentes sociales, donde se puso una meta del 22 % y hemos llegado al 40 %. Y en esto, en vez de destinar el Inaem una serie de gente, la destina a Ceoe Aragón y los sindicatos y eso se paga, queda absolutamente justificado y ni un euro para la organización. Y así es toda la relación con la administración. Y nuestra participación institucional, en 77 organismos dependientes del Gobierno de Aragón, se prepara con nuestros equipos y hay que consensuarlo. Y, si hay que acompañar a Bruselas al gobierno, ahí estamos y nos cuesta dinero. Pero estoy de acuerdo en que, si queremos tener organizaciones, los empresarios debemos pagar nuestra organización sectorial.

LA TRAVESÍA CENTRAL "TENEMOS QUE CREÉRNOSLA Y DEFENDERLA"

Una de las prioridades de Ceoe Aragón y de Fernando Callizo es la Travesía Central del Pirineo, dentro del concepto de que "las infraestructuras son el desarrollo o no del territorio".

"Que Aragón tenga una comunicación con Europa, y esa no es otra que la TCP, es fundamental. Pero no para el desarrollo de Aragón y Huesca, sino para España, el norte de África, los tráficos del crecimiento de Asia y de Europa con el mundo".

Se acuerda de José Blanco, protagonista en la defenestración de este eje en beneficio de otras comunidades "con más votos". "Si nos conformamos con eso, seguiremos dando pasos atrás". Recuerda la saturación de Irún y la Junquera, además de una realidad política que engendra inquietud: "La TCP garantiza hoy y siempre una salida por su territorio al resto de Europa. El Gobierno de Aragón debe retomar esta bandera, la sociedad aragonesa la debe defender y desde las organizaciones empresariales la seguimos defendiendo". Va por otro cauce que el Canfranc, "complementario y turístico, pero sin la alta capacidad de la Travesía". "Hay que ir a Europa para hacer ver que una red que consideró prioritaria tiene que volver a serlo, y que está hecha en su mayoría, que lo que falta es el túnel".

"NO SE ADAPTA LA FORMACIÓN A LAS NECESIDADES DEL MERCADO"

"No nos cansamos de argumentar que no hemos avanzado lo que debiéramos en formación". Fernando Callizo parte de la diferenciación entre la reglada y la continua, porque trabajadores y empresarios aportan "a través de la nómina el 0,7% para que el empleado pueda adaptarse a la digitalización y a la velocidad vertiginosa en la que nos movemos".

Pero aún resulta más inquietante la incapacidad "para adaptar la formación a las necesidades productivas de la empresa. Hablo de universidad, Formación Profesional y sobre todo la FP Dual. Aragón tiene 60.000 parados y hay empresas que tienen dificultad para cubrir determinados puestos. Es paradójico". Agrega que "deben ir de la mano los departamentos de Educación y Economía y Empleo con el mundo sindical y de las empresas, para adecuar la formación a las necesidades reales y productivas. Hay que buscar fórmulas para que la preparación termine en la empresa. Todo no puede ser solamente a cargo de la empresa. Primero está la formación teórica y luego la práctica. A través de las organizaciones empresariales se puede coordinar para distribuir según las necesidades y contemplar el territorio para asentar la población".

Etiquetas