Huesca

XIV PREMIO EMPRESA HUESCA 2019

José Fernando Luna: "La ejemplaridad la repartimos los empresarios en el día a día"

Presidente de Ceos-Cepyme Huesca, organizadora junto a IAF y Cámara de Comercio de unos galardones que cumplen 14 años

José Fernando Luna: "La ejemplaridad la repartimos los empresarios en el día a día"
José Fernando Luna: "La ejemplaridad la repartimos los empresarios en el día a día"
D.A.

HUESCA.- José Fernando Luna Maza es el quinto presidente de Ceos-Cepyme Huesca desde que arrancaran los Premios Empresa Huesca de la mano de IAF, a los que se incorporó posteriormente la Cámara. En esta edición, van a repartir sus galardones de la categoría máxima, la de Pyme, Internacionalización, Trayectoria, Innovación y Joven Emprendedor, junto a la Mención de Honor al Hotel Pedro I de Aragón-Grupo Gargallo en el mismo escenario de siempre, el edificio Félix de Azara de Walqa.

Un repaso por el "cuadro de honor" de este premio permite observar "la gran calidad de las empresas distinguidas en las diferentes modalidades. La palabra empresario es singular, pero cuando hablamos en plural de empresarios, o mejor cuando se habla de organización empresarial, te sientes orgulloso de formar parte de este colectivo".

José Fernando Luna interpreta este estímulo como "una inyección de autoestima para los galardonados y una buena dosis de ejemplaridad para nuestra sociedad en general", frutos del rigor del jurado. "El que lo recibe se puede sentir orgulloso consigo mismo: la ejemplaridad la repartimos todos los empresarios con nuestro trabajo y empeño en el día a día".

Veinticuatro concurrentes en esta convocatoria es una buena cifra, y demuestra la fortaleza en las diferentes vertientes del empresariado altoaragonés, "que tiene un rasgo diferencial por cuanto contribuye al desarrollo socioeconómico de la provincia con gran arraigo en nuestro territorio y, como consecuencia, no se producen procesos de deslocalización. Hay grandes ejemplos en la provincia de empresas que, pudiendo instalarse en otras áreas con ventajas competitivas en desarrollo de infraestructuras, con proximidad a los mercados o con gran densidad de población que facilite el negocio, han decidido seguir realizando grandes inversiones en nuestro territorio, que es el suyo. Hay que atender sus necesidades, facilitando su competitividad con infraestructuras viarias, ferroviarias, reducción de trámites, permisos... Facilitar la actividad empresarial para generar riqueza y redistribuirla adecuadamente".

CRECER EN TAMAÑO

El presidente de Ceos-Cepyme Huesca incide en que "la inmensa mayoría de las empresas españolas, también las oscenses, son pequeñas y medianas, microempresas con menos de diez trabajadores. Para procesos de innovación e internacionalización, se necesita incrementar el tamaño medio, directamente o a través de acuerdos con otras, para garantizar la subsistencia y el crecimiento en un entorno global cada vez más competitivo. Se echa de menos un marco propicio para la iniciativa en aspectos fiscales, laborales, energéticos, regulatorios... Y también una educación desde la infancia que promocione el emprendimiento como alternativa de vida. Es difícil encontrar personas cualificadas, especialmente en oficios. Hay que dignificar al máximo la formación profesional".

Defiende la potenciación del sector estratégico agroalimentario y se felicita por las inversiones privadas en ciernes. Apela al sector del conocimiento con alusión a Walqa. Y, en un somero repaso, recalca el potencial logístico en nuestra provincia con Plhus y PlFraga, "ventaja competitiva digna de ser aprovechada junto con otras derivadas del turismo interior, especialmente para los deportes de invierno".

José Fernando Luna estima que la digitalización es el "fiel reflejo de nuestra sociedad", pero demanda ayuda y formación tecnológica para el medio rural y para las empresas pequeñas.

El presidente empresarial, siempre franco y certero, necesitaría un manual para sus reivindicaciones a los dirigentes políticos. Pero las resume en esta enumeración: "Aplicar sentido común en una nueva normativa eliminando burocracia innecesaria; tener bien presente al mundo empresarial en el diálogo social; reconocer el criterio de que sin rentabilidad no hay sostenibilidad social ni medioambiental; apoyar a la empresa como factor clave de desarrollo; y ejecutar las infraestructuras pendientes, incluidas las TIC".

No es demasiado optimista -"los veo más en la búsqueda de votos que en el impulso del mundo empresarial, aunque hay excepciones, pues las últimas consejerías del Gobierno de Aragón con influencia en este ámbito han desarrollado su labor de manera eficaz"- y reclama implicación desde el mundo empresarial en la política para trasladar las ideas al gobernante.

ENTE SOCIAL DE PRIMER ORDEN

Luna define a la empresa como "un ente social de primer orden, que crea riqueza y la redistribuye a través del empleo y del abono de los impuestos. Sin economía generada por la empresa, no podemos aspirar a una sociedad justa ni equitativa".

Y, como colofón, expone su satisfacción por la responsabilidad social que cala en las compañías para "devolver a la sociedad parte de lo que de ella ha obtenido. Cada vez aplica más criterios de igualdad y conciliación familiar, personal y laboral".

Etiquetas