Huesca

PARTIDOS POLÍTICOS

Cambiar Huesca cuestiona el reparto ramas de olivo a las iglesias de la ciudad en Semana Santa

García observa que se usa personal público y presupuesto municipal para un fin privado

Cambiar Huesca cuestiona el reparto ramas de olivo a las iglesias de la ciudad en Semana Santa
Cambiar Huesca cuestiona el reparto ramas de olivo a las iglesias de la ciudad en Semana Santa
D.A.

HUESCA.- El grupo municipal de Cambiar Huesca ha preguntado al Ayuntamiento oscense si la institución municipal va a continuar con la tradición de repartir ramas de olivo para la Semana Santa entre las distintas iglesias de la ciudad.

La portavoz de la plataforma de confluencia, Carmen García, resaltó que esas ramas de olivo proceden de árboles de zonas verdes públicas y de fincas particulares, y reclamó que se tenga en cuenta que para tal finalidad "deben acometerse labores de poda especiales que repercuten en más horas de trabajo y más medios a cargo de las brigadas municipales".

La portavoz del grupo municipal de Cambiar Huesca recordó que "la limitación de medios y recursos" para abordar los trabajos encomendados a la unidad de parques y jardines del servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento "impide asumir tareas extraordinarias ajenas a las obligaciones municipales".

En este mismo sentido, la representante municipal de la plataforma de confluencia también recordó que ya el año pasado el Ayuntamiento remitió una carta al obispo de Huesca, firmada por la propia Carmen García -en aquel momento concejala de Medio Ambiente-, en la que se informaba al prelado de que el reparto especial de ramas de olivo, "por las razones aducidas", no se llevaría a cabo como sí venía ocurriendo en años anteriores.

Sin embargo, el alcalde, el socialista Luis Felipe, "declinó firmar (esa misiva al obispo), sin aclarar los motivos" de su rechazo, afirmó la concejala de Cambiar Huesca en un comunicado.

A CARGO DEL PRESUPUESTO PARA UN FIN PRIVADO

En dicha carta, prosiguió la nota de prensa de la plataforma de confluencia, "se especificaban las más de 20 parroquias en las que se hacían el reparto de más de cien fardos en total que las propias brigadas debían podar y preparar con motivo de la Semana Santa".

Al respecto, la entonces edil de Medio Ambiente insistía en que estas labores se llevaban a cabo "con personal público, con cargo al presupuesto municipal al que todos contribuimos, pero para un fin privado".

La misiva escrita por la concejala de Medio Ambiente "sí ofrecía al Obispado la posibilidad de disponer de las ramas de olivos que se poden en la campaña habitual, haciendo coincidir la poda con las fechas previas a la Semana Santa, de forma que se depositaran en un espacio municipal a su disposición".

Etiquetas