Huesca

CATEDRAL DE HUESCA

La "Catedral Oculta 2.0" saca a la luz restos de la época romana y medieval en Huesca

Las excavaciones se realizan en el entorno del antiguo claustro de la seo oscense, en una zona sobre la que apenas se ha intervenido a pesar de su riqueza arqueológica

La "Catedral Oculta 2.0" saca a la luz restos de la época romana y medieval en Huesca
La "Catedral Oculta 2.0" saca a la luz restos de la época romana y medieval en Huesca
M.D.

El campo de trabajo "La Catedral Oculta 2.0" finalizó su segunda edición este sábado. Se trata de una iniciativa organizada por el Museo Diocesano en colaboración con la Comarca de la Hoya en la que un grupo de 20 personas junto a la arqueóloga Julia Justes realizan excavaciones en el antiguo claustro de la seo oscense, concretamente entre la "parroquieta" y la calle Forment. En este espacio que fue la zona de los canónigos, apenas se han realizado intervenciones sistemáticas a lo largo del tiempo, por lo que, tal y como explica Justes, el terreno está prácticamente intacto. Este es uno de los aspectos que también señala Susana Villacampa, técnico del Museo. "Eran zonas que se llevaban sin tocar mucho tiempo, desde los años 2001 y 2002 cuando la escuela taller Joaquín Costa trabajó en este entorno".

Los participantes de la "Catedral Oculta 2.0" no son expertos en arqueología, sino interesados en este ámbito y en la historia. A diferencia de la primera edición, en lugar de ser un campamento juvenil, la iniciativa ha contado con personas de entre 16 y 60 años que se juntaban el primer sábado de cada mes para retomar las excavaciones.

UN DESCUBRIMIENTO DE "ÚLTIMA HORA"

Durante los trabajos de la última jornada, justo una hora antes de que finalizara esta edición de la actividad, descubrieron la esquina de un imponente edificio de grandes dimensiones y realizado con sillares. Debido a la falta de tiempo, no han podido investigar más sobre este elemento situado por debajo del nivel de la catedral. "Nos hemos quedado con la miel en los labios", señala la arqueóloga, quien subraya la importancia de esta zona que es "riquísima" al poseer restos de diferentes ocupaciones (fases históricas).

El punto cero sobre el que comenzaron a trabajar fue un arco de herradura que podría tratar de la época andalusí (aunque ahora existen dudas al respecto y se ha retrasado su fecha). Tal y como señala Susana Villacampa, este elemento arquitectónico es el punto sobre el que se inició el campo de trabajo el pasado verano. A raíz de este descubrimiento, y como continuación de los sondeos realizados el verano pasado, los trabajos se han centrado en dos puntos en los que han aparecido restos que datan de la época romana y alto medieval, como por ejemplo fragmentos de cerámica. Aunque por el momento existe cierto desconocimiento, según Julia Justes, sobre todos estos fragmentos.

Del mismo modo, con los descubrimientos realizados hasta ahora, han podido sacar restos de salas, habitaciones y distintas dependencias que había en esa zona y también en los niveles inferiores al arco.

Debido a la ausencia de intervenciones en el lugar donde se desarrolla el campo, la zona estaba totalmente abandonada, por lo que la "Catedral Oculta" busca volver a tomar contacto con esa parte donde "hay historia viva de la ciudad y de la catedral". De este modo, uno de sus objetivos es tratar de sacarla a la luz, comprenderla, ponerla en valor e integrarla dentro de todo el conjunto monumental de la catedral y el museo.

Por el momento y durante las dos ediciones organizadas, todas las tareas se realizan a mano sin utilizar maquinaria. "A lo mejor sería necesario en un futuro alguna pequeña máquina o aparataje para retirar las partes de escombro más superficiales donde estamos trabajando", indica Villacampa, quien afirma que la "Catedral Oculta" tendrá su continuidad con una nueva convocatoria prevista para el próximo otoño.

Etiquetas