Huesca

REGISTRO HORARIO

Servicios, el sector con mayor dificultad en el registro horario en la provincia de Huesca

Los sindicatos estiman que hostelería es la que presenta más complejidad

Servicios, el sector con mayor dificultad en el registro horario en la provincia de Huesca
Servicios, el sector con mayor dificultad en el registro horario en la provincia de Huesca
S.E.

HUESCA.- La implantación del control de la jornada laboral se está desarrollando con normalidad en la provincia, aunque los sindicatos mayoritarios precisaron que en el sector servicios, especialmente en la hostelería, se están encontrando las mayores dificultades.

Tanto UGT como CCOO destacaron lo positivo de esta medida, especialmente para los trabajadores y las arcas de la Seguridad Social.

José de las Morenas, secretario de Política Sindical e Industria de UGT Aragón, apuntó que el control diario de la jornada laboral aún genera algunas dudas sobre su aplicación concreta, aunque la medida lleve ya más de un mes y medio en vigor.

Sin embargo, esas inquietudes se están resolviendo en general y la mayor preocupación que se está detectando es cuánto tiempo deben conservarse esos registros.

Pero "la preocupación que subyace" en realidad en la aplicación de la norma es "la cotización y el pago de horas, sobre todo de las extra".

UGT espera a que acabe el verano, en especial por la campaña turística, para tener una perspectiva suficientemente amplia para poder hacer una valoración de la norma y su efectividad.

"En determinados sectores (el impago y la no cotización de las horas extraordinarias) ha sido una práctica corriente, aunque no generalizada, incluso con contratos de media jornada en los que se hace jornada completa", afirmó De las Morenas, que expresó su confianza de que esta situación cambie con la nueva medida.

"Si hay un control de las cotizaciones que antes no se hacían" supondrá mejoras tanto para el trabajador -y no sólo en salario, sino también en prestaciones ligadas al mismo, como bajas o paro- como para la Seguridad Social, "que no está en una situación en la que pueda permitirse los excesos que se estaban dando".

De las Morenas argumentó que declaraciones de empresarios a raíz de esta ley -como que "ahora los trabajadores quieren cobrar las horas extra" o que "acaban el horario y se van"- justifican la necesidad de la misma.

En la misma línea, la secretaria general de CCOO Huesca, Conchita Giménez, apuntó que "la aplicación de esta ley es beneficiosa para todos, trabajadores, empresarios y, sobre todo, para enriquecer las arcas de la Seguridad Social". Este último punto, agregó, "repercute en beneficio de todos, ya que incrementa el bienestar social".

A juicio de la representante de Comisiones Obreras en la provincia, las empresas demuestran "intención" de aplicar el registro horario, que "ya se está llevando a cabo en muchas empresas".

Asimismo, su implantación "no conlleva ninguna complicación ya que las empresas pueden optar por distintos modelos", como el manual, el informático, la huella dactilar o a través de aplicaciones.

Otra novedad de calado del mercado laboral ha sido la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 900 euros mensuales. Aunque en general se están pagando esta nueva cuantía, "todavía hay empresas que no lo están aplicando o, si lo aplican, lo aplican mal porque meten dentro del SMI conceptos que no son absorbibles", criticó la secretaria general de Comisiones Obreras.

Giménez también refutó las declaraciones que las organizaciones empresariales han ido realizando sobre este incremento del SMI, afirmando que la subida "para nada destruirá empleos". Al revés, "dignificará muchos salarios, mejorará el nivel de vida de muchas personas y familias y esto redundará en tener un mayor poder adquisitivo y la posibilidad de consumo, lo que siempre favorece la economía del país".

"Ya va siendo hora de que los beneficios empresariales que se vienen dando desde hace unos años se repartan equitativamente para que haya un equilibrio económico", concluyó la dirigente provincial de CCOO.

Y por parte de UGT, De las Morenas indicó que, como normal general, los sueldos más bajos se están adaptando al nuevo SMI, "pero hay algunos escenarios, sobre todo en agricultura, reticentes" a su aplicación. "Más allá de esto, hay poco conocimiento de incumplimientos", apostilló. Pero ante estos "incumplimientos" en el sector primario, el sindicato "no descarta movilizaciones" para hacer cumplir la ley.

Al mismo tiempo, UGT seguirá trabajando para mejorar los salarios dentro de la negociación colectiva con el acuerdo nacional que fija el mínimo en 1.000 euros para el año que viene.

Etiquetas