Huesca

UNIVERSIDAD

Los trabajadores sociales exigen a la UZ que acabe con su exclusión

Piden que la contratación de profesores tenga en cuenta la formación en Trabajo Social

Los trabajadores sociales exigen a la UZ que acabe con su exclusión
Los trabajadores sociales exigen a la UZ que acabe con su exclusión

HUESCA.- El Colegio Profesional de Trabajo Social de Aragón exige, una vez más, a la Universidad de Zaragoza que ponga fin a la "exclusión" que sufren a la hora de acceder a los puestos de profesor de estas enseñanzas en la universidad pública aragonesa.

La entidad colegial acusó a la UZ de "despreciar" la formación de los futuros trabajadores sociales, "interpretando que cualquier persona sin una formación en trabajo social puede ser profesor de estas materias".

En los últimos años, las contrataciones de los trabajadores sociales "se han relegado a las plazas de profesor asociado, excluyéndolos de manera sistemática de la carrera docente universitaria" y "menospreciando" la formación, investigación y contribución de la profesión al saber de esta disciplina, agregó el Colegio.

El Colegio detalló que esta exclusión se produce porque las comisiones de selección del profesorado, "formadas mayormente por docentes que no son trabajadores sociales", han interpretado que cualquier carrera da la formación necesaria para ser docente de este área, "incluso aquellas que no figuran como áreas asimiladas o próximas según los criterios aprobados por el propio departamento".

La situación llega al punto de que "incluso en las plazas con perfil de Trabajo Social se ha decidido que ser diplomado o graduado en Trabajo Social no es un requisito, contrariamente a lo que hacen otras universidades, como la de Valencia, que exigen la formación en Trabajo Social para acceder a las plazas de profesor en este área".

IMPACTO EN LOS FUTUROS PROFESIONALES Y USUARIOS

Esta exclusión no sólo repercute en los profesionales en activo, sino también en los trabajadores sociales que se están formando y en los usuarios que tratarán, criticó Inma Loscertales, vocal de defensa de la profesión y atención a colegiados en el Colegio.

Loscertales resaltó el impacto que sufrirán especialmente los usuarios, recordando que las personas a las que atienden los trabajadores sociales son "personas con especial vulnerabilidad".

"Cuanto más bajemos el nivel (de la formación que reciben los futuros profesionales), más vamos a bajar en la atención que den los futuros trabajadores sociales y esto no tiene que permitirlo la sociedad", declaró la representante del Colegio, insistiendo en que los trabajadores sociales atienden a "lo más frágil y vulnerable de la sociedad".

Loscertales reclamó que la Universidad cumpla de una vez con lo que el Colegio le ha venido reclamando desde hace años, que no es ni más ni menos que hacer como "otras universidades españolas" e incluir la formación específica en Trabajo Social como requisito para ser profesor La raíz del problema también está en la composición de las comisiones de valoración de los futuros profesores. "Ni siquiera ellos son trabajadores sociales y de allí viene todo el problema. No pueden valorar quién será el mejor" docente en Trabajo Social, manifestó la vocal del Colegio.

"Tenemos suficientes conocimientos, formación y habilidades, y somos los únicos que podemos transmitirlo con ilusión a los estudiantes", afirmó Loscertales sobre los trabajadores sociales que quieren ser profesores en la UZ.

El Colegio -que representa a unos 1.800 colegiados de todo Aragón- subrayó que el argumento de que no hay trabajadores sociales que cumplan los requisitos "se acabó hace tiempo".

"Este año, más de 50 trabajadores sociales se han presentado para las plazas de profesor asociado, más del doble que los años anteriores, y cada vez son más los trabajadores sociales doctores que se presentan a las plazas de ayudante doctor", en muchos de los casos, además de con doctorado, teniendo la acreditación de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad.

En resumen, una situación que Loscertales consideró de "auténtico disparate" y que lleva a que profesionales de otros ámbitos, como Antropología o Comunicación Audiovisual, estén dando clases a los trabajadores sociales del futuro. "Nadie admitiría que en la carrera de Medicina y en un área específica como podría ser Cirugía, no sólo no se requiriera que el docente fuera cirujano, sino que ni siquiera se le pidiera que tuviera la carrera de Medicina", evidenció el Colegio.

Etiquetas