Huesca

METEOROLOGÍA

Las tormentas del lunes dejaron en Huesca 26 litros e incidencias leves

Bomberos y Policía Local se desplegaron para prevenir problemas esa noche

Las tormentas del lunes dejaron en Huesca 26 litros e incidencias leves
Las tormentas del lunes dejaron en Huesca 26 litros e incidencias leves
S.E.

HUESCA.- Ante la previsión de tormentas durante el pasado lunes, efectivos de Bomberos y Policía Local reforzaron su actuación en las calles para anticiparse a los problemas derivados de las fuertes lluvias. Durante esa jornada apenas se recogieron 26,6 litros por metros cuadrado -en la estación meteorológica del Parque de Bomberos-, un registro menor al que hubo en otras localidades de la provincia como Hecho, con casi 50 litros o Bailo, con 43. Sin embargo, la tasa máxima llegó a ser de casi 100 litros por hora (99,8), a lo que habría que sumar el viento, con rachas máximas de 36 kilómetros por hora.

Fue a partir de las 22.30 horas del lunes cuando la incidencia de este fenómeno fue mayor y antes de la medianoche ya se habían recogido 20 litros por metro cuadrado. A raíz del comienzo de la tormenta, los Bomberos y Policía Local recorrieron la ciudad para vigilar las zonas con más peligro por la caída de ramas de grandes dimensiones, como el Parque Miguel Servet, o colaborar en las labores de limpieza y desatasco de sumideros para que el sistema pudiera recoger sin problemas toda el agua que cayo durante esa noche.

Según la información facilitada por fuentes municipales, no se produjeron incidencias importantes durante las tormentas. Según la información recogida por este periódico se produjeron los habituales problemas de inundaciones que sufren muchos garajes, especialmente en Los Olivos y hubo zonas anegadas en la avenida Martínez de Velasco o en el cruce de la Avenida Monegros con calle Calatayud por las dificultades para drenar el agua.

Las consecuencias de la lluvía también se notaron en el barrio rural de Apiés. Desde la Asociación de Vecinos Afectados por el Plan de Restitución mostraron el estado de una de las calles de este municipio una vez pasada la tormenta, convertida en un "barranco". Por fortuna, no se vivió la misma situación que hace un año, cuando cayeron 137 litros por metro cuadrado, inundando esta zona y causando abundantes daños. "¿Cómo se puede permitir que todas las aguas que vienen del resto del pueblo se recojan en una calle urbana?", se preguntó Pablo de la Horra, portavoz de la asociación. A esta configuración de la recogida de aguas se suma el estado de los sumideros que, dijeron desde la asociación, no se mantienen limpios, con lo que no tienen capacidad para recoger toda el agua.

Las tormentas del lunes trajeron consigo, además del viento y las descargas de truenos y relámpagos, una bajada de las temperaturas que en menos de cuatro horas pasaron de los 26,2 grados que hubo a las 20 horas a los 17 grados de la medianoche. No fue hasta este martes, a partir de la tarde, cuando el mercurio comenzó a recuperarse levemente y a las 17 horas había casi 24 grados.

Con las lluvias que también se recogieron durante la mañana de este martes, en torno a las 5 de la madrugada, y que fueron unos 11,6 litros por metro cuadrado, llevamos acumulados 154,8 litros por metro cuadrado. Con estos registros, los dos días de esta semana semana, junto con el 17 de mayo, han sido los que más ha llovido en lo que llevamos de año.

Una vez desactivada la alerta amarilla por tormentas, mejoran las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) durante los próximos días. Las temperaturas subirán y el viernes podría alcanzarse la máxima temperatura, con 37 grados y una mínima 19 grados.

Etiquetas