Huesca

PROTECCIÓN CIVIL

El Parque de Bomberos de Huesca no tiene sistema de evacuación y los trabajadores respiran sustancias cancerígenas

El Parque de Bomberos de Huesca no tiene sistema de evacuación y los trabajadores respiran sustancias cancerígenas
El Parque de Bomberos de Huesca no tiene sistema de evacuación y los trabajadores respiran sustancias cancerígenas

HUESCA.- Un servicio de emergencias sin sistema de evacuación de emergencias. Esta paradoja es uno de los incumplimientos graves que Inspección de Trabajo ha detectado en el Parque de Bomberos de Huesca a raíz de la denuncia presentada por los sindicatos este pasado mayo. Inspección, dada "la gravedad de los riesgos a los que diariamente están expuestos los trabajadores", hace una propuesta de requerimiento para que el Consistorio subsane las deficiencias.

En el informe de Inspección de Trabajo, al que ha tenido acceso este periódico, se constatan una veintena de incumplimientos y se fijan unos plazos para que el Ayuntamiento corrija estas infracciones contra la salud y seguridad laboral.

Por su parte, la institución municipal confirmó este viernes que ha presentado alegaciones contra el informe de Inspección de Trabajo. Además, técnicos del Ayuntamiento han preparado "un informe que responde a los requerimientos".

A la espera de conocerse si se aceptan esas alegaciones, los incumplimientos de la normativa laboral reflejados en el informe abarcan una amplia horquilla de apartados, desde la inexistencia de un sistema de evacuación o de emergencias, las "deficiencias" en la puertas de entrada de vehículos que no se detienen automáticamente ante la presencia de una persona y suponen un riesgo de atrapamiento o cómo los trabajadores "se encuentran continuamente" respirando "sustancias tóxicas y cancerígenas" que traen en los trajes al actuar en un incendio ya que las dependencias donde se guardan los equipos no tienen "ningún tipo de ventilación o extracción".

Comenzando por la ausencia de un sistema de evacuación o de emergencias ante posibles casos que se den en el Parque, Inspección de Trabajo da tres meses al Ayuntamiento para solucionar esta infracción.

La propuesta de requerimiento señala que "las dependencias en las que se guardan los equipos de protección individual (EPI) de incendios no presentan ningún tipo de ventilación o extracción que impida la propagación de las sustancias tóxicas, cancerígenas que se traen de los incendios".

"Por ello -añaden a continuación las inspectoras de Trabajo-, durante la jornada laboral el personal se encuentra continuamente respirándolas fruto de las corrientes de aire". Tres meses da Inspección para poner fin a este incumplimiento.

Por otra parte, las inspectoras detectaron "deficiencias" en las puertas de entrada de vehículos, ya que no queda asegurado que se paren automáticamente si pasa una persona, "con el consiguiente riesgo de atrapamiento". En este caso, Trabajo concede otros tres meses.

Relacionado con los vehículos, Inspección también aprecia que, "dada la ubicación del Parque", el lugar es compartido por bomberos probando herramientas de corte, aparatos a presión, camiones maniobrando y familias "que pasan por delante justo del Parque a los centros escolares más cercanos, por lo que en algún momento pueden coincidir en la misma ubicación exacta con el riesgo que ello conlleva". Trabajo otorga un plazo de dos meses.

Y en el garaje donde están los camiones con los que se hacen las salidas, "la altura de los techos es insuficiente, rozando o teniendo que adoptar posturas forzadas los trabajadores para no tener que tocar el techo con su cabeza". Seis meses desde la recepción de este requerimiento tiene el Consistorio para poner fin a esta situación.

Sin dejar los techos, Inspección comprueba en su visita que hay "diferentes huecos" en los mismos "con el consiguiente riesgo de que puedan caer elementos constructivos y puedan ocasionar golpes". El Ayuntamiento, según la propuesta de Trabajo, tiene tres meses para arreglarlo.

Volviendo a la zona del garaje, la propuesta de requerimiento señala que "apenas existe espacio para poder maniobrar los trabajadores en condiciones de seguridad" (dos meses de plazo) y que la escalera fija que hay, que supera los dos metros, no tiene barandillas en ambos lados "con el consiguiente riesgo de caída" (un mes).

En el suelo del garaje, por otra parte, hay riesgo de caída "por la presencia de diferentes obstáculos u objetos y escalones en el suelo, irregularidades", por la zona "donde los trabajadores deben pasar o incluso salir de forma urgente para realizar sus servicios". Trabajo da cuatro meses al Consistorio para que los suelos del garaje sean regulares. También se comprueba riesgo de caída por existir sustancias deslizantes.

EQUIPOS DE PROTECCIÓN "INSUFICIENTES"

El informe de Inspección recoge varios incumplimientos relacionados con los equipos de trabajo, como que no haya zonas diferentes en el vestuario para guardar la ropa de trabajo o de protección y la de vestir. El Ayuntamiento cuenta con tres meses para solucionarlo.

Por otra parte, se infringe la normativa sobre uso compartido de los EPI "al no existir en número suficiente por cada uno de los trabajadores". Esta situación, señala Inspección, se debe corregir en un mes.

Asimismo, "se incumple" la norma que prohibe que los trabajadores se lleven la ropa de trabajo a casa para lavarla y desinfectarla o bien se lava en el propio Parque pero mezclando equipos de trabajo con ropa y, por tanto, "sin adoptar las medidas necesarias". En este caso, Trabajo da dos meses.

En otro orden de cosas, las inspectoras observaron "heces y orines de gatos", y se les comunicó durante su visita que en San Lorenzo "el patio de bomberos sirve de tránsito de los toros a los corrales de la plaza, acumulándose así restos, que no son limpiados hasta que finalizan todos los festejos".

Tampoco hay un lugar determinado para guardar los EPI "verificando que se limpian y comprobándose su buen funcionamiento, si fuera posible con anterioridad y, en todo caso, después de cada uso".

Y en el mismo espacio se limpian los EPI y los equipos de trabajo que usan en su actividad "sucios de hollín, humos y subproductos de los incendios, fluidos corporales de las camillas de rescate y cualquier tipo de sustancia química con el consiguiente riesgo de contaminación del agua, no indicándose en ningún caso, cuando es potable o no", algo a lo que se debe poner fin en dos meses.

Las inspectoras también repararon en la instalación eléctrica, comprobando que se acumulan "cables sueltos sin proteger ni señalar". Además, el cuadro eléctrico está "sin cerrar". Ambos aspectos deben solucionarse en un mes.

Las últimas deficiencias constatadas son el almacenaje de productos químicos junto a la caseta de carga de botellas sin su información de seguridad (dos meses de plazo), la falta de formación específica del personal en materia preventiva sobre los riesgos a los que están expuestos (cuatro meses), la falta de medidas de seguridad como anclajes o líneas de seguridad en la zona de prácticas y entrenamiento (tres meses) y que las duchas no estén junto a los vestuarios, sino en otras dependencias (cuatro meses)l

Etiquetas