Huesca

EMPRESAS FAMILIARES

Óptica Arenas, 131 años de profesionalidad, honestidad y dedicación

El negocio oscense combina su apuesta por la innovacióncon la cercanía y el trato excelente dispensado durante más de un siglo

Óptica Arenas, 131 años de profesionalidad, honestidad y dedicación
Óptica Arenas, 131 años de profesionalidad, honestidad y dedicación
S.E.

HUESCA.- La reforma integral que Óptica Arenas acometió en 2017 para dar mejor servicio a sus clientes fue "un paso muy importante" en esta empresa familiar, que va ya por la cuarta generación desde que fue fundada, en 1888, por Juan Arenas, bisabuelo de las actuales propietarias, Celia y Carmen Aineto Arenas.

Las nuevas instalaciones de Óptica Arenas conjugan "la historia familiar y de la óptica con la modernidad de los tiempos que vivimos", afirman las actuales responsables de la empresa. Desde 1888 a hoy, Óptica Arenas "ha ido evolucionando acorde a los avances en el mundo de la óptica y de la moda". "No en vano -abundan-, aquí se conjugan por un lado el aspecto sanitario con la labor del optometrista en gabinete y, por otro, el aspecto estético, moda, tendencia, ya que las gafas hoy en día son un complemento más de moda".

A pesar de contar con las últimas novedades del sector y la tecnología más avanzada -lo que es una apuesta hecha "sin ninguna duda"-, Óptica Arenas sigue concediendo una gran importancia al trato personalizado y a la atención exquisita a los clientes. "Un trato profesional y cercano a la vez, porque con el paso de los años se va creando una relación especial con nuestros pacientes, clientes, amigos. Conocemos a varias generaciones de familias que vienen a nuestro establecimiento y eso es un verdadero orgullo", afirman.

Esa decidida apuesta por la innovación -conjugada, eso sí, con los principios de la empresa familiar- nace de la convicción de que "la óptica del futuro pasa por la especialización y la aplicación de la última tecnología tanto en instrumental del gabinete, como en la forma de tomar las medidas para realizar un montaje cada vez más preciso, más personalizado y más perfecto", comentan Carmen y Celia. Por ello, disponen de maquinaria de última generación para un acabado excelente de las gafas, que también se pueden personalizar con grabados y formas.

Además de una formación continua del equipo y una atención al cliente excelente heredada "desde la época de nuestro abuelo José María Arenas y nuestra madre María Carmen Arenas", Óptica Arenas es desde octubre Centro Varilux Ambassador, el único de toda la provincia, lo que supone que tiene la tecnología más avanzada.

¿El secreto para mantenerse más de 125 años? "Profesionalidad, honestidad, cercanía, dedicación diaria y estar rodeado de un equipo humano extraordinario. En definitiva, todo esto nos hace estar orgullosos de ser la cuarta generación", resumen las dos propietarias actuales.

Etiquetas