Huesca

INFRAESTRUCTURAS

Vecinos de Tabernas de Isuela denuncian el "peligro" que supone la ampliación de la carretera a Buñales

Defienden que ya existía una vía alternativa y de titularidad municipal, que habría evitado el gasto innecesario de dinero público

Vecinos de Tabernas de Isuela denuncian el "peligro" que supone la ampliación de la carretera a Buñales
Vecinos de Tabernas de Isuela denuncian el "peligro" que supone la ampliación de la carretera a Buñales
V.L.

HUESCA.- Vecinos de Tabernas de Isuela han denunciado en un comunicado "el peligro" que supone la ampliación de la carretera que discurre entre esta localidad y Buñales, prevista por la Diputación Provincial de Huesca.

La DPH ha anunciado recientemente el inicio de los trabajos para mejorar la carretera HU-V-8130 , que desde 2016 han sido objeto de alegaciones por parte de estos oscenses.

"En 2001 se ejecutó ya una ampliación de esa misma vía, que se quedó a mitad de camino", indican en la nota. El Ayuntamiento de Huesca y la DPH, según recuerdan, actuaron en unos 350 metros desde la salida del casco urbano de Tabernas hacia Buñales, "dejando sin hacer el resto de la carretera".

Las ocupaciones de los terrenos en esta actuación "no han sido indemnizadas ni compensadas a ninguno de los propietarios hasta el día de hoy, a pesar de las numerosas protestas y quejas realizadas desde 2001 hasta la fecha", se lamentan.

"Consideramos que es un auténtico despropósito querer iniciar una nueva actuación sin haber dejado solventada y zanjada la anterior. La ampliación actual no supone únicamente completar lo que quedaba, sino volver a hacer una nueva obra sobre lo que ya se ensanchó en 2001, tomando ahora incluso suelo urbano", explican los afectados.

Añaden que la DPH ha dicho que quiere permitir de forma segura el cruce de dos vehículos, pero no ha mencionado que debido a que los edificios están demasiado próximos, no pueden pasar dos coches a la vez ni en la entrada de Buñales, ni por la parte de la carretera que discurre por dentro del núcleo de Tabernas (sobre la que no se actúa), lo que convierte estos puntos en "auténticos cuellos de botella".

"Es más -subrayan-, en Buñales debido a la disposición de varias casas no puede acceder ni el camión de recogida de basuras ni incluso uno de bomberos", que tienen que utilizar un camino rural que rodea el pueblo para ello.

Además, el tramo que transcurre dentro del núcleo de Tabernas "no ofrece seguridad para los peatones, al existir viviendas a ambos lados de la calzada. No existen aceras que faciliten el paso de los peatones, constituyendo un peligro real por la estrechez y visibilidad reducida en varios puntos", señalan.

Los vecinos denuncian que, "tras dejar a medias" en 2001 el Ayuntamiento y DPH la mejora de la carretera y aprovechando que por aquellas fechas se estaba realizando en la zona la concentración parcelaria, tras una reunión entre el Consejero de Agricultura, Gonzalo Arguilé, el alcalde de Huesca, Fernando Elboj y los alcaldes pedáneos de Tabernas y Buñales, "se construyó un camino asfaltado con una anchura de 6 metros y cunetas que conecta directamente Buñales con la misma carretera A-1212, pero sin atravesar el núcleo de Tabernas, aliviando la mayoría de incomodidades habidas hasta entonces".

La Diputación Provincial de Huesca, continúan en el escrito, proyecta gastar 241.578,46 euros en las obras, una cantidad que, según consideran, "vulnera el principio de gestión eficaz de los recursos públicos al entender que no se potencia la eficiencia de las infraestructuras ya existentes (es decir, ese nuevo camino asfaltado con anchura suficiente) frente a la construcción e implantación de otras nuevas".

Al respecto, insisten en que "ya existe una vía alternativa, cuya principal ventaja es que está ya asfaltada en su totalidad, ofrece una anchura constante que permite el cruce de dos vehículos y no discurre por el casco urbano de Tabernas". Esa carretera es además de titularidad municipal, con lo cual "se hubiera podido evitar el procedimiento de expropiación, con el correspondiente ahorro de tiempo, trámites administrativos y dinero público".

Estos argumentos, según dicen, han sido trasladados a tiempo a los distintos organismos oficiales competentes y solo se ha tenido en cuenta "la posibilidad de poner en nuestra localidad pasos sobre-elevados y regulación semafórica (en un pueblo con 40 vecinos) para frenar el paso de los vehículos".

"Queremos hacer un llamamiento a la opinión pública oscense para que conozca el proceso, que según pensamos, responde a unos intereses que no quedan claros, ya que se anteponen a la seguridad y a evitar un gasto público repetido. Y que al menos quede constancia, en el caso de que suceda algún desgraciado accidente, y ojalá nos equivoquemos, que se está poniendo en entredicho la seguridad vial de los vecinos de Tabernas de Isuela", concluyen.

Etiquetas